Vér­ti­go

Diario de Noticias (Spain) - - España Política - POR Juan Mari Gas­ta­ca

De re­pen­te, una an­gus­tio­sa sen­sa­ción de vér­ti­go azu­za las es­tra­te­gias in­me­dia­tas del Go­bierno y de los par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios. La in­sos­pe­cha­da con­vul­sión de las ur­nas an­da­lu­zas ha de­vuel­to a un la­be­rin­to des­qui­cian­te las pre­vi­sio­nes más cau­tas a iz­quier­da y derecha. Mien­tras Vox sa­bo­rea su so­bre­ac­tua­da con­di­ción de ár­bi­tro pa­ra des­alo­jar al so­cia­lis­mo an­da­luz de su his­tó­ri­co cor­ti­jo, PP y es­pe­cial­men­te Ciu­da­da­nos se sien­ten pri­sio­ne­ros de una en­re­ve­sa­da opor­tu­ni­dad que les pue­de aca­bar pi­llan­do los de­dos. Pe­ro el desa­so­sie­go con­ta­gia tam­bién la reac­ción de PSOE y Uni­dos Po­de­mos, dos gran­des de­rro­ta­dos el 2-D, in­ca­pa­ces to­da­vía de ca­ta­li­zar las au­tén­ti­cas ra­zo­nes de su es­pec­ta­cu­lar re­tro­ce­so po­si­ble­men­te por su nu­la ca­pa­ci­dad de au­to­crí­ti­ca, de ma­ne­ra pa­té­ti­ca en el ca­so de Susana Díaz. Y al fon­do siem­pre aparece Ca­ta­lun­ya. La suer­te de An­da­lu­cía se de­ci­de en Ma­drid. Se­me­jan­te evi­den­cia su­po­ne la con­tra­dic­ción más la­ce­ran­te en un Es­ta­do au­to­nó­mi­co que lu­cha por man­te­ner su vi­gen­cia tras 40 años de una Cons­ti­tu­ción ávi­da de su re­for­ma con­se­cuen­te. Con es­te des­pre­cio ja­co­bino que­da afea­da la pre­pon­de­ran­cia pa­ra ubi­car el au­tén­ti­co nido de de­ci­sión de los par­ti­dos que ori­llan la ca­pa­ci­dad de sus ter­mi­na­les te­rri­to­ria­les. Juan­ma Mo­reno, el mir­lo del PP pa­ra ta­par su ro­tun­do fra­ca­so elec­to­ral con la can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia de la Jun­ta de An­da­lu­cía, y Juan Ma­rín, un ga­na­dor mo­ral sin op­ción al trono, asis­ten im­pá­vi­dos a las ne­go­cia­cio­nes de sus ge­ne­ra­les pa­ra sa­ber qué suer­te les es­pe­ra.

Pa­blo Ca­sa­do no tie­ne vér­ti­go al ima­gi­nar­se en bra­zos de la ul­tra­de­re­cha. Al­bert Ri­ve­ra, mu­cho, aun­que lo di­si­mu­le. El lí­der de los po­pu­la­res an­sía al­can­zar el po­der aun­que ape­nas tie­ne el res­pal­do de uno de ca­da on­ce an­da­lu­ces. En su ima­gi­na­rio, sa­be que así co­rre­ría un tu­pi­do ve­lo so­bre la ima­gen de ese fra­ca­so elec­to­ral –350.000 vo­tos me­nos– com­par­ti­do con un can­di­da­to en quien nun­ca con­fió y que tam­po­co res­pal­da su de­re­chi­za­da ideo­lo­gía. In­clu­so, ni si­quie­ra quie­re es­cu­char a quie­nes ha­cen lle­gar a la di­rec­ción de Gé­no­va su in­quie­tud por la de­ri­va­da que su­pon­drá pa­ra el fu­tu­ro re­tra­tar­se jun­to al xe­nó­fo­bo y ex­tre­mis­ta San­tia­go Abas­cal. Ca­sa­do quie­re co­brar­se de cual­quier for­ma la co­ti­za­da pie­za que su­po­ne aca­bar con la des­gas­ta­do­ra ti­ra­nía de la iz­quier­da en una pla­za co­mo An­da­lu­cía. El lí­der de C’s tam­bién per­si­gue la mis­ma fo­to­gra­fía pe­ro le preo­cu­pa el pre­cio de la fac­tu­ra y por eso es­tá dis­pues­to a son­dear otras al­ter­na­ti­vas. El PSOE, en cam­bio, si­gue ata­do de pies y ma­nos. El or­gu­llo de Susana Díaz blo­quea des­de su atrin­che­ra­da ce­gue­ra cual­quier mo­vi­mien­to de pie­zas. En el ca­so de An­da­lu­cía por­que to­da­vía na­die ha abier­to la ve­da con­tra la de­rro­ta­da pre­si­den­ta en fun­cio­nes y en Fe­rraz por­que pre­fie­ren que se cue­za en su pro­pia de­ba­cle an­tes de abrir una gue­rra es­té­ril. Los so­cia­lis­tas se re­sis­ten a ad­mi­tir que les ha pe­na­li­za­do con su ci­fra más ba­ja de vo­tos un har­taz­go de­mo­le­dor por las se­cue­las de su in­ter­mi­na­ble gue­rra in­ter­na, su po­lí­ti­ca cau­ti­va de un sec­ta­ris­mo se­cu­lar, la sa­cu­di­da de la co­rrup­ción y los de­va­neos de Pe­dro Sán­chez con el pro­cés en una tie­rra afín a la uni­dad de Es­pa­ña. Ba­jo es­ta ame­na­zan­te fan­tas­ma, el pre­si­den­te se dis­po­ne a to­mar la tem­pe­ra­tu­ra del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán en el pleno del pró­xi­mo miér­co­les. Fiel a su es­ti­lo in­tré­pi­do, im­per­tur­ba­ble an­te las tor­men­tas, no es una qui­me­ra ase­gu­rar que Sán­chez se des­ha­rá de cual­quier som­bra de vér­ti­go pa­ra ten­tar la suer­te an­te las reivin­di­ca­cio­nes so­be­ra­nis­tas en vís­pe­ras de pre­sen­tar el pro­yec­to de Pre­su­pues­tos en el Con­gre­so. Qui­zá lo ha­ga ad­vir­tien­do a ERC y al blo­que ague­rri­do del PDECAT de que mi­ren de reojo a An­da­lu­cía pa­ra ima­gi­nar­se cuál po­dría ser el es­ce­na­rio de su suer­te con un go­bierno par­ti­da­rio de apli­car de in­me­dia­to el 155, aca­bar con TV3, to­mar al asal­to el con­trol de los Mos­sos y en­car­ce­lar sin mi­ra­mien­tos a quien enar­bo­le una es­te­la­da. Igual no cala la ad­mo­ni­ción en quien vi­ve su pro­pia reali­dad y exi­gen­cia, pe­ro es un he­cho que el lo­bo aú­lla ca­da vez más cer­ca. Aho­ra bien, acep­ta­do co­mo he­cho irre­fu­ta­ble la re­pro­ba­ción di­rec­ta que ha te­ni­do en las ur­nas an­da­lu­zas el ges­to dis­ten­di­do de Sán­chez con los so­be­ra­nis­tas en fa­vor del diá­lo­go sin con­di­cio­nes, es ló­gi­co que se agi­gan­te el in­te­rés ma­le­di­cen­te por co­no­cer si fi­nal­men­te coar­ta­rá su pro­pues­ta de acer­ca­mien­to si­quie­ra a la dis­ten­sión. Ca­ta­lun­ya si­gue pro­vo­can­do vér­ti­go. ●

Las du­das so­bre las ho­jas de ru­ta a se­guir en los pol­vo­ri­nes an­da­luz y ca­ta­lán an­gus­tian al Go­bierno es­pa­ñol y a los par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.