Rein­ven­tan­do a He­ming­way

Diario de Noticias (Spain) - - Tribunas - Mi­guel Izu POR

Por ter­cer año con­se­cu­ti­vo el Ayun­ta­mien­to de Pamplona nos ob­se­quia en di­ciem­bre con un ci­clo de ac­ti­vi­da­des reu­ni­das ba­jo el tí­tu­lo de Re­cu­pe­ran­do a He­ming­way y que in­clu­ye una ex­po­si­ción en el cuar­to de es­tar de la ciu­dad, en la pla­za del Cas­ti­llo. Es­ti­ma­ble ini­cia­ti­va de la cual dis­cre­po en el nom­bre. De­bie­ra ti­tu­lar­se co­mo es­te ar­tícu­lo, rein­ven­tan­do a He­ming­way, ya que de eso se tra­ta, no de leer­le ni co­no­cer­le sino de in­ven­tar­se un nue­vo He­ming­way más adap­ta­do a los tiem­pos.

El año pa­sa­do el ci­clo se cen­tró en pre­sen­tar “la pri­vi­le­gia­da po­si­ción que tu­vo Pamplona en­tre las per­so­nas y ar­tis­tas que mar­ca­ron la re­vo­lu­ción cul­tu­ral eu­ro­pea en los años 19201930”, en des­cu­brir “có­mo He­ming­way, en de­fi­ni­ti­va, si­tuó a la ciu­dad en el eje cul­tu­ral de Eu­ro­pa, una po­si­ción que se trun­ca­ría con la Gue­rra Ci­vil”. Es­te año el pro­pó­si­to era mos­trar la can­ti­dad de los im­por­tan­tes ac­to­res, ac­tri­ces, guio­nis­tas y di­rec­to­res de Holly­wood que pa­sa­ron por Pamplona des­de 1924 has­ta la dé­ca­da de los 80, có­mo nues­tra pe­que­ña ciu­dad de pro­vin­cias “en­tra­ba en el ca­si re­cién crea­do mun­do del ci­ne de la mano de Er­nest He­ming­way” y “es­tu­vo de mo­da” en el ci­ne ame­ri­cano. No ha­bía­mos sos­pe­cha­do que Pamplona fue­se tan im­por­tan­te. En am­bas edi­cio­nes se ha ci­ta­do una lar­ga re­la­ción de in­sig­nes per­so­na­jes que acu­die­ron a Pamplona o a co­no­cer los San­fer­mi­nes lla­ma­dos por la fa­ma pro­por­cio­na­da por He­ming­way. He­mos de ob­viar el pe­que­ño de­ta­lle de que mu­chos de ellos ja­más vi­nie­ron a Pamplona. Ha­ce tiem­po que, en es­tas mis­mas pá­gi­nas, he apor­ta­do las prue­bas de que Ger­tru­de Stein, Man Ray, Scott Fitz­ge­rald,

Co­le Por­ter, Pi­cas­so, Do­rothy Par­ker, Luis Quin­ta­ni­lla, Ava Gard­ner o Lau­ren Ba­call no es­tu­vie­ron nun­ca. Pe­se a ello he pro­pues­to que, igual­men­te, se les in­clu­ya en un fu­tu­ro pa­seo de la fa­ma de vi­si­tan­tes ilus­tres que po­dría ubi­car­se a lo lar­go de la ave­ni­da Car­los III. Cuan­do la le­yen­da es más ren­ta­ble que la reali­dad, co­mo se de­cía en El hom­bre que ma­tó a Li­berty Va­lan­ce, hay que im­pri­mir la le­yen­da. Es­te año los res­pon­sa­bles de Re­cu­pe­ran­do a He­ming­way vuel­ven a in­cluir en­tre las es­tre­llas que nos vi­si­ta­ron a Man Ray, Co­le Por­ter, Ava Gard­ner (con la im­pa­ga­ble le­yen­da de que en 1959 en­tró al ho­tel Yol­di bus­can­do de­ses­pe­ra­da­men­te a Luis Mi­guel Do­min­guín, pe­se a que es­te no vol­vió a to­rear en Pamplona des­pués de 1952) o Lau­ren Ba­call (ilus­tran­do su su­pues­ta vi­si­ta con una fo­to to­ma­da en ju­nio de 1959 en el ae­ro­puer­to de Má­la­ga). Aña­den nom­bres nue­vos co­mo Ar­chi­bald Ma­cleish (que no es­tu­vo con He­ming­way vien­do to­ros en Pamplona en 1924, sino en Za­ra­go­za en 1926) o Gary Coo­per (a es­te so­lo en el tex­to de la pre­sen­ta­ción del ci­clo, no se le men­cio­na en la ex­po­si­ción), que tam­bién re­sul­ta más que du­do­so que nos vi­si­ta­ra. Pe­ro, sin du­da, to­dos esos nom­bres dan mu­cho bri­llo a nues­tras fies­tas y lo da­rían tam­bién a nues­tro pa­seo de la fa­ma.

En to­do ca­so, con es­ta anual ci­ta cul­tu­ral se per­si­gue un loa­ble pro­pó­si­to, crear nue­vas le­yen­das so­bre He­ming­way con las que sus­ti­tuir a las le­yen­das an­te­rio­res, que se han que­da­do ob­so­le­tas. El es­cri­tor ha pres­ta­do ines­ti­ma­bles ser­vi­cios a Pamplona y a sus fies­tas, pe­ro se tra­ta de un per­so­na­je que ne­ce­si­ta re­no­va­ción, su ima­gen em­pie­za a re­sul­tar in­có­mo­da y po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­ta pa­ra es­tos tiem­pos. Un su­je­to afi­cio­na­do a los to­ros y ami­go de to­re­ros, bo­xea­dor ama­teur, que ade­más pes­ca­ba atu­nes en el Ca­ri­be y ca­za­ba leo­nes, bú­fa­los y an­tí­lo­pes en Áfri­ca, que be­bía co­mo un co­sa­co y se va­na­glo­ria­ba de que, tras en­trar en Pa­rís en 1944 al fren­te de las tro­pas alia­das, se ha­bía di­ri­gi­do a li­be­rar el bar del ho­tel Ritz, sos­pe­cho­so de an­ti­se­mi­tis­mo, mu­je­rie­go em­pe­der­ni­do que pe­rió­di­ca­men­te cam­bia­ba de es­po­sa y que tu­vo la des­fa­cha­tez de es­cri­bir que los San­fer­mi­nes no eran un lu­gar ade­cua­do pa­ra lle­var a la pro­pia mu­jer por­que se con­ver­tía en una mo­les­tia; en su­ma, un ti­po em­pe­ña­do en ejer­cer to­da la vi­da de ma­cho al­fa. Igual que la pro­pa­gan­da po­lí­ti­co tu­rís­ti­ca del fran­quis­mo tu­vo que ma­qui­llar el pa­sa­do re­pu­bli­cano de He­ming­way, sos­la­yar la cen­su­ra y prohi­bi­ción a que ha­bía so­me­ti­do sus obras y pre­sen­tar­lo co­mo un sin­ce­ro ad­mi­ra­dor de Es­pa­ña, de los to­ros, del sol, del vino y del fla­men­co que no se me­tía en po­lí­ti­ca (que ala­ba­se la re­vo­lu­ción cu­ba­na y se fo­to­gra­fia­se ha­cien­do bue­nas mi­gas con Fi­del Cas­tro fue una pe­que­ña mo­les­tia per­fec­ta­men­te sub­sa­na­ble), hoy es pre­ci­so di­si­mu­lar que He­ming­way, que nun­ca pi­só la uni­ver­si­dad y que no fre­cuen­tó círcu­los in­te­lec­tua­les ni li­te­ra­rios, ve­nía a Pamplona prin­ci­pal­men­te a ver to­ros, a co­mer y a be­ber (igual que sus ami­gos, los que de ver­dad vi­nie­ron con él a los San­fer­mi­nes, aun­que ca­si nin­guno re­pi­tió pe­se a es­cri­bir que se lo ha­bían pa­sa­do en gran­de be­bien­do y bai­lan­do con unos rús­ti­cos mon­ta­ñe­ses ata­via­dos con boi­nas y ris­tras de ajos al cue­llo). No, la mi­sión cul­tu­ral de po­ner a Pamplona en el cen­tro de las van­guar­dias ar­tís­ti­cas eu­ro­peas de es­te nue­vo He­ming­way, me­jor adap­ta­do a un tiem­po postau­rino y pos­pa­triar­cal, re­sul­ta mu­cho más ade­cua­da pa­ra la pro­mo­ción de nues­tra ciu­dad en el mer­ca­do del tu­ris­mo de ca­li­dad, su­peran­do el de sol y pla­ya o to­ros y bo­te­llón. Que He­ming­way des­pre­cia­ra a Holly­wood, que nun­ca le gus­ta­ran las pe­lí­cu­las que se ha­cían so­bre sus li­bros y ra­bia­ra por ha­ber enaje­na­do sus de­re­chos y que tu­vie­ra so­na­dos des­en­cuen­tros con gen­te co­mo Orson Welles, Da­vid O. Selz­nick o Darryl F. Za­nuck, no es óbi­ce pa­ra no te­ner­lo por un imán de es­tre­llas del sép­ti­mo ar­te ha­cia nues­tra ciu­dad. El fin jus­ti­fi­ca que nos to­me­mos al­gu­nas li­ber­ta­des con los da­tos.

En fin, lar­ga vi­da a es­te ci­clo pa­ra rein­ven­tar a He­ming­way. La ver­dad os ha­rá li­bres, pe­ro la le­yen­da os ha­rá más fe­li­ces. ●

He­ming­way ha pre­sen­ta­do ines­ti­ma­bles ser­vi­cios a Pamplona y a sus fies­tas, pe­ro se tra­ta de un per­so­na­je que ne­ce­si­ta re­no­va­ción

Lar­ga vi­da a es­te ci­clo pa­ra rein­ven­tar a He­ming­way. La ver­dad os ha­rá li­bres, pe­ro la le­yen­da os ha­rá más fe­li­ces

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.