Ro­pa usa­da

Diario de Noticias (Spain) - - Tribunas - Ju­len Re­kon­do POR

Vi­vi­mos en una so­cie­dad en la que el con­su­mis­mo es el pa­ra­dig­ma que do­mi­na to­do. Ca­da vez los pe­rio­dos de re­ba­jas du­ran más tiem­po, y se ex­pan­den en to­do el mun­do mo­das co­mo el Black Fri­day o el Cy­ber Mon­day, et­cé­te­ra, de ca­ra a fo­men­tar el con­su­mo en­tre la ciu­da­da­nía. El con­su­mis­mo tie­ne efec­tos desas­tro­sos en la in­dus­tria de la mo­da. Se­gún el es­tu­dio de la Ellen Ma­cart­hur Foun­da­tion y la Cir­cu­lar Fi­bres Ini­tia­ti­ve, Una nue­va eco­no­mía tex­til: re­di­se­ñar el fu­tu­ro de la mo­da, en­tre los años 2000 y 2015 se du­pli­có la pro­duc­ción de pren­das a ni­vel mun­dial, pa­san­do de 50.000 mi­llo­nes de pren­das a 100.000 mi­llo­nes. En ese mis­mo pla­zo de tiem­po el uso de la ro­pa dis­mi­nu­yó un 36%, lo que sig­ni­fi­ca que los con­su­mi­do­res usa­mos me­nos una pren­da an­tes de desechar­la. Y otro dato ver­da­de­ra­men­te im­pre­sio­nan­te: los con­su­mi­do­res no es­tre­na­mos o usa­mos ra­ra­men­te na­da me­nos que el 40% de las ro­pas que ad­qui­ri­mos.

De es­ta ma­ne­ra, sin du­da, los ni­ve­les ac­tua­les de pro­duc­ción y ge­ne­ra­ción de re­si­duos no son sos­te­ni­bles en el tiem­po. Nues­tro pla­ne­ta va de mal en peor. Si se­gui­mos usan­do los re­cur­sos al rit­mo ac­tual, pa­ra el año 2050 ne­ce­si­ta­re­mos, en con­jun­to, el equi­va­len­te de más de dos pla­ne­tas pa­ra sos­te­ner­nos. Te­ne­mos que asis­tir, más pron­to que tar­de, a un cam­bio de mo­de­lo pro­duc­ti­vo en el que se pon­ga el én­fa­sis en que los pro­duc­tos pue­dan ser re­uti­li­za­dos, re­pa­ra­dos, ac­tua­li­za­dos, et­cé­te­ra, pa­ra pro­lon­gar al má­xi­mo su vi­da útil. Es­to es un pro­ble­ma fun­da­men­tal, so­bre to­do, en de­ter­mi­na­dos sec­to­res co­mo en el de la ro­pa, el re­si­duo ur­bano ol­vi­da­do en los úl­ti­mos 25 años, con al­gu­nas ex­cep­cio­nes co­mo Tra­pe­ros de Emaús en nues­tra co­mu­ni­dad. La ro­pa usa­da es uno de los re­si­duos con ma­yor po­ten­cial de apro­ve­cha­mien­to. En torno a 9 de ca­da 10 pren­das usa­das son sus­cep­ti­bles de te­ner una se­gun­da vi­da a tra­vés de la re­uti­li­za­ción o el re­ci­cla­je. Sin em­bar­go, en el Es­ta­do es­pa­ñol ape­nas se re­cu­pe­ra un 10% de to­das las pren­das que se desechan anual­men­te.

La Unión Eu­ro­pea por fin ha mar­ca­do el ca­mino pa­ra que los Es­ta­dos miem­bros im­pul­sen los me­ca­nis­mos que per­mi­ti­rán que los ayun­ta­mien­tos, res­pon­sa­bles de la ges­tión de re­si­duos, con­tem­plen siem­pre la re­co­gi­da se­pa­ra­da de tex­til, pues­to que se­rá obli­ga­to­ria an­tes de 2025. Con ello, se po­ten­cia­rá el re­ci­cla­je y la re­uti­li­za­ción de ro­pa y el cal­za­do.

A fi­na­les de fe­bre­ro, la UE de­ci­dió ele­var del 44% al 55% el por­cen­ta­je de re­si­duos mu­ni­ci­pa­les que de­ben re­ci­clar­se a par­tir de 2025, una me­di­da en­mar­ca­da en un pa­que­te de ac­cio­nes pa­ra me­jo­rar la ges­tión de re­si­duos. En el Es­ta­do es­pa­ñol, ape­nas se re­ci­cla el 30% de los re­si­duos que ge­ne­ra­mos, así que hay un lar­go ca­mino por re­co­rrer. Al igual que en nues­tra co­mu­ni­dad, aun­que tras la apro­ba­ción de la Ley Fo­ral de Re­si­duos el pa­sa­do mes de ju­nio por el Par­la­men­to na­va­rro, se fi­ja un ob­je­ti­vo am­bi­cio­so, cual es, con­se­guir pa­sar del 33% de re­co­gi­da se­lec­ti­va de los re­si­duos en 2015 al 70% en 2027 pa­ra su pos­te­rior re­uti­li­za­ción y re­ci­cla­je, lo que pue­de per­mi­tir si­tuar a Na­va­rra a la al­tu­ra de los paí­ses más avan­za­dos en Eu­ro­pa en ma­te­ria de re­si­duos.

En Na­va­rra, des­de 1972 con­ta­mos con Tra­pe­ros de Emaús, que con­ti­núan vi­vien­do de su tra­ba­jo co­mo tra­pe­ros, re­co­gien­do y re­cu­pe­ran­do lo que la so­cie­dad re­cha­za. Una fun­da­ción, dig­na de elo­gio, y me que­do cor­to, cu­yo fin prin­ci­pal es crear un es­pa­cio de con­vi­ven­cia y desa­rro­llo in­te­gral pa­ra per­so­nas con di­fi­cul­ta­des di­ver­sas, y pa­ra aque­llas que creen que otro mun­do es po­si­ble. Un es­pa­cio ba­sa­do en la li­ber­tad y el res­pe­to, y don­de su ma­yor ri­que­za es la di­ver­si­dad.

Un co­lec­ti­vo, com­pues­to ac­tual­men­te por unas 210 per­so­nas de vein­te na­cio­na­li­da­des di­fe­ren­tes, dis­tri­bui­das en sus cen­tros de tra­ba­jo de Sa­ra­sa, Pamplona, Bel­zun­ce, Es­te­lla y Tu­de­la. Ac­tual­men­te, Tra­pe­ros de Emaús, con el apo­yo de di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes, en­tre ellas, el Go­bierno de Na­va­rra y el Ayun­ta­mien­to de Be­rrio­zar, y en­ti­da­des co­mo la Man­co­mu­ni­dad de la Co­mar­ca de Pamplona (MCP), cuen­ta con una nue­va ins­ta­la­ción en Be­rrio­zar, de una su­per­fi­cie de 20.000 m2, que al­ber­gan una lí­nea de tra­ta­mien­to de ma­te­rial tex­til, un nue­vo ras­tro, una au­la am­bien­tal –que tam­bién con­ta­rá con una lu­do­te­ca– y el ta­ller Arré­gla­te­las: pri­mer es­pa­cio pú­bli­co de au­to­rre­pa­ra­ción de Na­va­rra.

De es­ta ma­ne­ra, y ya que es­ta­mos ha­blan­do de los re­si­duos tex­ti­les, con la nue­va plan­ta de Tra­pe­ros de Emaús, a la que vi­si­té re­cien­te­men­te, te­ne­mos una bue­na oca­sión y opor­tu­ni­dad, en­tre otras cues­tio­nes, de pa­sar de un mo­de­lo de eco­no­mía li­neal –“fa­bri­car, usar y desechar”, re­fle­jo de una épo­ca en que los re­cur­sos y la ener­gía se creían ili­mi­ta­dos– a cir­cu­lar, que pre­ten­de con­se­guir que los pro­duc­tos, com­po­nen­tes y re­cur­sos en ge­ne­ral man­ten­gan su uti­li­dad y valor en to­do mo­men­to o lo que es lo mis­mo se cam­bie la men­ta­li­dad pen­san­do en los re­si­duos co­mo re­cur­sos, apro­ve­chán­do­se una y otra vez en un pro­ce­so cí­cli­co, que es im­pres­cin­di­ble pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad de la in­dus­tria de la mo­da. Apli­can­do una apro­pia­da ges­tión en la úl­ti­ma par­te del ci­clo de vi­da del tex­til, es po­si­ble re­in­tro­du­cir­lo en el mer­ca­do, ya sea co­mo pren­das de se­gun­da mano o en for­ma de otros pro­duc­tos. Tra­pe­ros de Emaús, es­ke­rrik as­ko. ● El au­tor es ex­per­to en te­mas me­dioam­bien­ta­les y Pre­mio Na­cio­nal de Me­dio Am­bien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.