El cam­bio en Pam­plo­na

Diario de Noticias (Spain) - - Opinión - POR Ana Iba­rra Laz­koz

Ave­ces no me sor­pren­de que ha­ya gen­te que se que­de en su ca­sa as­quea­da de la po­lí­ti­ca y que par­ti­dos ul­tra­de­re­chis­tas, xe­nó­fo­bos , que des­pre­cian a to­das la mu­je­res (por­que to­das su­fri­mos la de­sigual­dad es­truc­tu­ral que nie­ga Vox) y que di­fun­den bu­los so­bre los in­mi­gran­tes o las mu­je­res mal­tra­ta­das se dis­pa­ren en vo­tos co­mo ha ocu­rri­do en An­da­lu­cía. Se­rán sin du­da mu­chos los fac­to­res que han pro­vo­ca­do la cri­sis in­ter­na de Po­de­mos en Na­va­rra y la de­ri­va de Aranzadi (vin­cu­la­da a Po­de­mos en la ciu­dad) en el Ayun­ta­mien­to de Pam­plo­na. Par­to de la ba­se de que am­bos pro­yec­tos con­te­nían (y por su­pues­to han apor­ta­do) mu­cho de bueno en su idea­rio de iz­quier­da an­ti­sis­te­ma. Sin em­bar­go, la abs­ten­ción de Aranzadi a los pre­su­pues­tos de Pam­plo­na de­no­ta a mi jui­cio fal­ta de cin­tu­ra po­lí­ti­ca y el pe­li­gro de de­fen­der es­que­mas ideo­ló­gi­cos in­fle­xi­bles. Ha­brá quien di­ga que don­de las dan las to­man, que si los echa­ron del go­bierno tie­nen de­re­cho a boi­co­tear las cuen­tas , en­men­da­das o no. Ha­brá quien pien­se que no se ha si­do lo su­fi­cien­te­men­te ra­di­cal en po­lí­ti­cas de de­fen­sa pa­ra los más gol­pea­dos por la cri­sis. Pue­do en­ten­der su fren­tis­mo a lo que ellos mis­mos lla­man “pe­lo­ta­zos ur­ba­nís­ti­cos” de cor­te neo­li­be­ral, pro­yec­tos to­dos ellos he­re­da­dos de an­te­rio­res man­da­tos. Es­toy ha­blan­do de la cons­truc­ción de to­rres de vi­vien­das en el so­lar de Sa­le­sia­nos (com­pro­mi­sos bien ata­dos por par­te de UPN y PSN con la con­gre­ga­ción re­li­gio­sa), el plan ur­ba­nís­ti­co en­torno a la es­ta­ción TAV en Et­xa­ba­koitz, el pro­yec­to co­mer­cial de la Me­ca o la im­plan­ta­ción de Ikea. In­clu­so po­de­mos dis­cu­tir de la di­men­sión del hos­tel en el so­lar de Un­zu, por cier­to un es­pa­cio muy in­tere­san­te pa­ra que el Ayun­ta­mien­to hu­bie­ra in­ter­ve­ni­do en su mo­men­to. O so­bre la ido­nei­dad de mar­car ín­di­ces de pre­cios má­xi­mos al al­qui­ler por ba­rrios. Lo que no es en­ten­di­ble es que aca­be la le­gis­la­tu­ra y tras ha­ber con­se­gui­do mu­chos lo­gros pa­ra la ciu­dad se rom­pa aho­ra la ba­ra­ja de­jan­do a un mal sa­bor de bo­ca a la ciu­da­da­nía que vo­tó el cam­bio en 2015. Pre­ci­sa­men­te por­que son in­nu­me­ra­bles las in­ver­sio­nes de ca­la­do so­cial que se han im­pul­sa­do en ape­nas tres años gra­cias a las cua­tro fuer­zas y las que se po­dían ha­ber sal­va­do en es­te úl­ti­mo año de man­da­to. Qui­zá to­da­vía es­te­mos a tiem­po. Se va a pro­mo­ver vi­vien­da de al­qui­ler so­cial (so­la­res mu­ni­ci­pa­les) y se va a li­mi­tar la crea­ción de nue­vos alo­ja­mien­tos tu­rís­ti­cos. In­clu­so se lle­gó a re­nun­ciar al hos­tel. No fue su­fi­cien­te, ha­bía que de­cla­rar to­do el Cas­co Vie­jo zo­na sa­tu­ra­da de alo­ja­mien­tos ho­te­le­ros pa­ra apo­yar los pre­su­pues­tos... El to­do o na­da. En Do­nos­ti lo han he­cho, sí, en la par­te vie­ja y puer­to, pe­ro no de for­ma im­pro­vi­sa­da. Po­de­mos in­ten­tar su­bir­nos más a la bi­ci, realo­jar a to­das las fa­mi­lias sin te­cho y evi­tar que se ma­si­fi­que lo Vie­jo de ne­go­cios, pe­ro en tres años no pa­re­ce po­si­ble trans­for­mar de arri­ba a aba­jo la ciu­dad. Pa­ra lo­grar una eco­no­mía más jus­ta hay que sa­ber ce­der. Y es­pe­rar. De lo con­tra­rio, ve­re­mos den­tro de po­cos me­ses un mo­de­lo del que se tra­tó de huir, ani­ma­do por un ci­clo eco­nó­mi­co fa­vo­ra­ble. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.