Ya es­tá aquí un 2019 po­lí­ti­ca­men­te ex­plo­si­vo. La de­ri­va del PP, la no­to­rie­dad de la ex­tre­ma de­re­cha y el ma­cro­jui­cio a los po­lí­ti­cos in­de­pen­den­tis­tas con­for­man un es­ce­na­rio que re­tro­trae a tiem­pos que pa­re­cían pa­sa­dos.

Diario de Noticias (Spain) - - España - Je­sús Bar­cos

La neo­az­na­ri­dad ya tie­ne la­bo­ra­to­rio. Con la pre­si­den­cia del PP en An­da­lu­cía, Ca­sa­do ha apun­ta­la­do su li­de­raz­go no exen­to de ries­gos. El pre­si­den­te del PP tie­ne ora­to­ria pa­ra dar dis­cur­sos sin pa­pe­les, pe­ro es­tá por ver si su es­tra­te­gia de ra­di­ca­li­za­ción le con­du­ce a la Mon­cloa o a un ca­lle­jón sin sa­li­da. Ca­sa­do tra­ta­rá de re­pli­car en otras au­to­no­mías el acuer­do ma­te­ria­li­za­do en An­da­lu­cía, co­mo tram­po­lín ha­cia unas Ge­ne­ra­les que Sán­chez si­túa aho­ra en 2020.

LAS PRI­SAS DEL ‘PABLISMO’ En el bai­le de la yen­ka del Go­bierno an­te un ade­lan­to elec­to­ral, pa­re­cía oc­tu­bre un mes pro­ba­ble pa­ra unos co­mi­cios, que ade­más trae dos buenos re­cuer­dos al PSOE. Fe­li­pe Gon­zá­lez ga­nó un 28-O (1982) y un 29-O (1989). Es­te año el 27 cae en do­min­go. Pe­ro Sán­chez y sus ase­so­res pa­re­cen in­cli­nar­se por aguan­tar has­ta 2020, re­afir­mar­se fren­te al ex­tre­mis­mo de de­re­chas y ges­tio­nar el post­jui­cio a los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas, cu­ya sen­ten­cia po­dría co­no­cer­se en agos­to o sep­tiem­bre. Sán­chez ne­ce­si­ta pre­sen­tar­se co­mo un pre­si­den­te só­li­do, y pa­ra ello re­quie­re re­te­ner la ini­cia­ti­va, por en­dia­bla­da que es­té la agen­da. De lo con­tra­rio, si con­vo­ca elec­cio­nes, en­via­rá un men­sa­je de im­po­ten­cia y de­bi­li­dad.

Con es­te es­ce­na­rio, y sin des­car­tar otra even­tua­li­dad, en Ca­sa­do man­dan las pri­sas, pa­ra po­ner cuan­to an­tes con­tra las cuer­das a Sán­chez. Pe­ro las pri­sas, re­fle­ja­das en dis­cur­sos fal­sos, sim­ples o abra­si­vos, no son bue­nas con­se­je­ras. El nue­vo lí­der del PP ha si­tua­do al PP en una vo­rá­gi­ne que pue­de ter­mi­nar de­bi­li­tan­do los ya mal­tre­chos ci­mien­tos de su for­ma­ción. Es po­si­ble que a Ca­sa­do le ven­ga gran­de o pre­ma­tu­ra la pre­si­den­cia de los po­pu­la­res, pe­ro en vis­ta de la de­bi­li­dad del PSOE BAR­CE­LO­NA es­tá en con­di­cio­nes de ga­nar unas elec­cio­nes. Así que su apues­ta es ca­si a ca­ra o cruz. Si su­ma, lle­ga­rá a la Mon­cloa en un tiem­po ex­prés. Si pier­de, pe­ro no por go­lea­da, tra­ta­rá de rear­mar­se, co­mo hi­zo Az­nar del 93 al 96.

Ca­sa­do re­pre­sen­ta la ter­ce­ra az­na­ri­dad. Po­co que ver con la pri­me­ra (1996-2000) y bas­tan­te más ra­di­cal que la se­gun­da (2000-2004), cu­yo abrup­to final uni­do al nue­vo pro­ce­der de Ra­joy ali­men­ta­ron la so­ber­bia del ex­pre­si­den­te, que ha es­pe­ra­do du­ran­te años a que cam­bia­sen las tor­nas. Sin em­bar­go, esa neo­az­na­ri­dad que ins­pi­ra a Ca­sa­do tie­ne tres pun­tos dé­bi­les. El pri­me­ro, de­jar el cen­tro a Pe­dro Sán­chez. El se­gun­do, que crez­can las vo­ces dis­cre­pan­tes den­tro del PP. Y el ter­ce­ro, que Ri­ve­ra, en mi­sa y re­pi­can­do, acu­cia­do pa­ra mar­car dis­tan­cias con Vox, aca­be pac­tan­do un día con Sán­chez un acuer­do con eti­que­ta so­cio­li­be­ral, muy del gus­to eu­ro­peo, bus­can­do de nue­vo la abs­ten­ción de Po­de­mos. Al­go pa­re­ci­do a lo que ocu­rrió en 2016, es­ta vez ba­jo ame­na­za de la vo­xi­za­ción. En su es­qui­na Vox es un ins­tru­men­to muy útil pa­ra de­ter­mi­na­dos in­tere­ses, y lle­ga don­de no al­can­za Ciu­da­da­nos ni PP a la ho­ra de ra­di­ca­li­zar a la opinión pú­bli­ca. Vox sir­ve pa­ra ata­car a Po­de­mos, ins­ta­lar la preo­cu­pa­ción en el PSOE e in­ten­tar ate­mo­ri­zar más al so­be­ra­nis­mo. Ade­más de apro­ve­char el con­tex­to in­ter­na­cio­nal, Vox se be­ne­fi­cia de la di­ná­mi­ca de la era del es­pec­tácu­lo y de la lu­cha por los ín­di­ces de au­dien­cia, que de­ri­va aho­ra en su no­to­rie­dad. El jui­cio a los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas, en el que Vox ejer­ce la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, se­rá otro es­ca­pa­ra­te.

HUE­CO EN EL CEN­TRO. Una en­ten­te PSOE-CS, que aho­ra pa­re­ce har­to di­fí­cil, no es del to­do inima­gi­na­ble a fu­tu­ro, en vis­ta del pa­pel de los ba­ro­nes del PSOE y de me­dios de co­mu­ni­ca­ción que dis­fra­zan de cen­tris­mo y mo­de­ra­ción lo que so­lo es al­go de ver­sa­ti­li­dad pa­ra al­can­zar el po­der. Sin em­bar­go, pa­ra una par­te de vo­tan­tes de Cs que jus­ti­fi­ca­ba a Ri­ve­ra en sus po­si­cio­nes res­pec­to a Ca­ta­lun­ya, di­fí­cil­men­te el lí­der de Cs pue­de re­pre­sen­tar al cen­tro po­lí­ti­co tras lo su­ce­di­do en An­da­lu­cía. Su ca­rre­ra, su in­con­ti­nen­cia na­rra­ti­va y gran par­te de su es­tra­te­gia se le­van­ta so­bre la ba­se de un na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol pu­ni­ti­vo, que des­de ha­ce un año com­par­te con PP y Vox el de­seo de un cas­ti­go ejem­pla­ri­zan­te a los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas. Hay un po­lo del es­car­mien­to en Es­pa­ña, y ba­jo esa pul­sión se mue­ve Cs.

EL CA­LEN­DA­RIO OBLI­GA. O se va co­ci­nan­do la dé­bil vía de diá­lo­go en­tre go­bierno es­pa­ñol y el Go­vern ca­ta­lán, aun­que sea a fue­go len­to, o la sen­sa­ción de año es­té­ril da­rá lu­gar a una suer­te de ru­le­ta ru­sa pa­ra las for­ma­cio­nes im­pli­ca­das, in­clu­yen­do a Uni­dos Po­de­mos, cu­yo pa­no­ra­ma tam­po­co pin­ta des­pe­ja­do. Su revés en An­da­lu­cía ha si­do se­ve­ro. Un re­sul­ta­do muy frus­tran­te, an­ti­ci­po tal vez de lo que pue­de su­ce­der en otros te­rri­to­rios. El re­gre­so de Ire­ne Mon­te­ro a la pri­me­ra lí­nea en el Con­gre­so es cla­ve en es­ta co­yun­tu­ra. Su au­sen­cia ha­bía de­ja­do un va­cío que ni Igle­sias ni Gar­zón han si­do ca­pa­ces de cu­brir. Si Uni­dos Po­de­mos no su­cum­be a la so­bre­ac­tua­ción o a las di­vi­sio­nes in­ter­nas pue­de ju­gar un pa­pel in­tere­san­te al final de la le­gis­la­tu­ra. Eso tam­bién de­pen­de de los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas, ate­na­za­dos an­te el in­mi­nen­te jui­cio a la ma­yo­ría de sus lí­de­res, pe­ro aho­ra un po­co más cons­cien­tes de es­tar al bor­de de un pre­ci­pi­cio. Cier­ta­men­te ni si­quie­ra una en­ten­te en­tre Sán­chez y los so­be­ra­nis­tas ase­gu­ra la dis­ten­sión a me­dio pla­zo. Tan­to si Sán­chez ade­lan­ta elec­cio­nes co­mo si ago­ta su man­da­to, el de­re­chis­mo se pre­sen­ta­rá desata­do, pe­ro pue­de que den­tro de un año más con­su­mi­do por sus ex­ce­sos. Por eso mis­mo, se re­quie­re va­len­tía y al­tu­ra de mi­ras en­tre Mon­cloa y la Ge­ne­ra­li­tat. El mo­men­to es el que es: grave y de­li­ca­do. ●

Fo­to: Efe

El pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.