La pre­sión an­te la vo­ta­ción del ‘bre­xit’ desata te­mor e in­tri­gas en West­mins­ter

The­re­sa May ten­drá tres días pa­ra pre­sen­tar su Plan B si ma­ña­na el Parlamento bri­tá­ni­co re­cha­za el acuer­do de sa­li­da de la UE

Diario de Noticias (Spain) - - Unión Europea - Ri­ta Ál­va­rez Tu­de­la LON­DRES

Tras mu­cho re­tra­so, fi­nal­men­te ma­ña­na lle­ga el mo­men­to de la his­tó­ri­ca vo­ta­ción en la que la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes vo­te el Tra­ta­do de Re­ti­ra­da de Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea (UE), que mar­ca la ho­ja de ru­ta pa­ra la sa­li­da del país de la Unión tras el acuer­do ne­go­cia­do por la pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­sa May.

La vo­ta­ción es­ta­ba pre­vis­ta pa­ra el 11 de di­ciem­bre, pe­ro la lí­der con­ser­va­do­ra la re­tra­só por mie­do a per­der­la por un “mar­gen sig­ni­fi­ca­ti­vo”. Sin em­bar­go, el año nue­vo no es si­nó­ni­mo de que aho­ra sí va­ya a con­se­guir el vis­to bueno de los par­la­men­ta­rios y Bru­se­las re­pi­te por ac­ti­va y pa­si­va que el tra­ta­do –de 585 pá­gi­nas– no pue­de ser re­ne­go­cia­do, mos­trán­do­se rea­cia a emi­tir una guía le­gal­men­te vin­cu­lan­te so­bre cómo de­be in­ter­pre­tar­se.

La vo­ta­ción es­ta pre­vis­ta a par­tir de las 19.00 ho­ras ho­ra lo­cal (20.00 ho­ras de Na­va­rra) del mar­tes 15. Un nú­me­ro ili­mi­ta­do de en­mien­das pue­den ser so­me­ti­das a vo­ta­ción an­tes de la vo­ta­ción prin­ci­pal, y ca­da una de es­tas pue­de ser tra­ta­da unos 15 mi­nu­tos, se­gún un por­ta­voz de la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes, por lo que po­drían pa­sar in­clu­so dos ho­ras, has­ta de que se pro­duz­ca la vo­ta­ción del in­cier­to acuer­do de sa­li­da.

Si se aprue­ba el do­cu­men­to, es­to per­mi­ti­rá que el bo­rra­dor del bre­xit se pre­sen­te co­mo el Pro­yec­to de Ley del Acuer­do de Re­ti­ra­da de la UE, y el Reino Uni­do aban­do­na­rá ofi­cial­men­te la UE el pró­xi­mo 29 de mar­zo, ini­cian­do un pe­río­do de tran­si­ción de dos años du­ran­te el cual se lle­va­rán a ca­bo más ne­go­cia­cio­nes.

Que se con­si­ga, a prio­ri, no pa­re­ce fá­cil. Se con­ta­bi­li­za que más de 100 par­la­men­ta­rios con­ser­va­do­res no res­pal­dan el acuer­do de May, al igual que los 10 dipu­tados del Par­ti­do Unio­nis­ta De­mo­crá­ti­co, que le pro­por­cio­nan a los con­ser­va­do­res su ma­yo­ría en West­mins­ter. Los par­la­men­ta­rios fa­vo­ra­bles a se­guir en la UE no pier­den la es­pe­ran­za de con­se­guir un se­gun­do re­fe­ren­do.

La ver­dad es que May no ha con­se­gui­do las “garantías adi­cio­na­les” que bus­có en Bru­se­las pa­ra con­ven­cer a los to­ries eu­ro­es­cép­ti­cos y a los unio­nis­tas no­rir­lan­de­ses del DUP, por lo que es po­si­ble que nos aden­tre­mos en lo que ella mis­ma lla­mó co­mo “te­rri­to­rio des­co­no­ci­do”.

Si May pier­de la vo­ta­ción, no ten­drá más de tres días par­la­men­ta­rios an­tes de te­ner que vol­ver a los Co­mu­nes con un Plan B. La en­mien­da fue pues­ta so­bre la me­sa por un dipu­tado del pro­pio Par­ti­do Con­ser­va­dor, ade­más los dipu­tados po­drán agre­gar en­mien­das a la nue­va ho­ja de ru­ta que de­be­rá pre­sen­tar la pri­me­ra mi­nis­tra, lo que pue­de fa­ci­li­tar que so­me­tan a vo­ta­ción op­cio­nes al­ter­na­ti­vas co­mo ce­le­brar un se­gun­do ple­bis­ci­to o pos­po­ner el bre­xit.

En ca­so de ser re­cha­za­do el tex­to, May se ve­ría forzada a re­ne­go­ciar y tra­tar de ob­te­ner al­gu­nas en­mien­das só­li­das so­bre el acuer­do pa­ra traer­lo de vuel­ta al Parlamento en una se­gun­da vo­ta­ción, o in­clu­so for­zar una ter­ce­ra.

No hay que ol­vi­dar que en 1993, el pri­mer mi­nis­tro John Ma­jor per­dió una vo­ta­ción de los Co­mu­nes so­bre el tra­ta­do de Maas­tricht por ocho vo­tos, pe­ro ga­nó una vo­ta­ción si­mi­lar al día si­guien­te.

La di­fi­cul­tad que tie­ne May es que su de­rro­ta en la pri­me­ra vo­ta­ción po­dría ser abru­ma­do­ra y no dar­le mar­gen a más. Ade­más, el te­ma cla­ve, el fu­tu­ro de la fron­te­ra ir­lan­de­sa, no es­tá abier­to a re­ne­go­cia­cio­nes.

May po­dría tam­bién in­ten­tar de­mo­rar el pro­ce­so re­vo­can­do el Ar­tícu­lo 50 pa­ra per­mi­tir que to­do vuel­va a co­men­zar, pe­ro es­to se­ría muy di­fí­cil de jus­ti­fi­car pa­ra el go­bierno sin pre­gun­tar a los vo­tan­tes.

OP­CIÓN DE RE­FE­RÉN­DUM La op­ción de un se­gun­do re­fe­ren­do pa­re­ce aho­ra más pro­ba­ble que cuan­do la cam­pa­ña por el Peo­ple’s Vo­te fue pre­sen­ta­da ha­ce seis me­ses por Chu­ka Umun­na, con el am­pa­ro de más de un mi­llón de fir­mas.

Fi­gu­ras co­mo el ex pri­mer mi­nis­tro, Tony Blair, tam­bién lo pi­den, re­cha­zan­do que va­ya a crear una di­vi­sión aún ma­yor en el país. Por el mo­men­to, The­re­sa May lo re­cha­za di­cien­do que el Parlamento “tie­ne el de­ber de­mo­crá­ti­co de cum­plir con aque­llo por lo que vo­ta­ron los bri­tá­ni­cos”.

Si la de­rro­ta en la vo­ta­ción es es­tre­pi­to­sa, el par­ti­do la­bo­ris­ta po­dría lla­mar a un vo­to de no con­fian­za en el go­bierno con­ser­va­dor. Si se res- pal­da la mo­ción en el Parlamento, se de­be for­mar un nue­vo go­bierno con el apo­yo de la ma­yo­ría de los dipu­tados en 14 días. Si eso no se lo­gra, el Parlamento se di­sol­ve­rá y se ce­le­bra­rán elec­cio­nes ge­ne­ra­les.

Otra op­ción que el Go­bierno de May ya em­pie­za a te­ner so­bre la me­sa se­ría la pla­ni­fi­ca­ción de un es­ce­na­rio acuer­do, el apo­da­do co­mo bre­xit duro, a pe­sar de que más de 200 dipu­tados fir­ma­ron una car­ta ins­tan­do a May a des­car­tar es­ta op­ción. Si es­to ocu­rre, el Reino Uni­do aban­do­na­rá la UE el 29 de mar­zo y pa­sar a es­tar su­je­to a las nor­mas co­mer­cia­les de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio, con una pro­fun­da in­cer­ti­dum­bre so­bre el su­mi­nis­tro de bie­nes, ser­vi­cios, me­di­ca­men­tos y mo­vi­mien­to de per­so­nas.

Uno de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes es la subida del pre­cio de la co­mi­da, pues el 79% de los ali­men­tos y be­bi­das im­por­ta­dos a Reino Uni­do pro­vie­nen de la UE. A eso hay que su­mir una de­va­lua­ción aún ma­yor de la libra es­ter­li­na, que ya se ha vis­to afec­ta­da des­de la vic­to­ria del bre­xit en el re­fe­rén­dum. ●

Fo­to: Efe

La pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, jun­to a su es­po­so, Phi­lip, acu­den a un ser­vi­cio re­li­gio­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.