Pe­did y se os da­rá

Diario de Noticias (Spain) - - Tribunas - Ja­vier Ota­zu Ojer POR

Va­ya con las pe­ti­cio­nes de Vox pa­ra ter­mi­nar pac­tan­do la in­ves­ti­du­ra de Juan Ma­nuel Mo­reno en An­da­lu­cía. La más con­tra­dic­to­ria, la de­vo­lu­ción de com­pe­ten­cias au­to­nó­mi­cas. ¿No se­ría más ra­zo­na­ble pe­dir­la en el ám­bi­to de la po­lí­ti­ca na­cio­nal? La más di­ver­ti­da, la so­li­ci­tud de cam­biar la fies­ta de An­da­lu­cía al día 2 de enero pa­ra ce­le­brar el fin de la Re­con­quis­ta, en el año 1492. Sea de una u otra for­ma, cuan­do hay un pas­tel pa­ra re­par­tir y la al­ter­na­ti­va es ce­ro o al­can­za un al­to gra­do de in­cer­ti­dum­bre, es muy di­fí­cil no lle­gar a un acuer­do. El res­to no de­ja de ser tea­tro. Eso sí, la es­tra­te­gia ha lo­gra­do su efec­to: es­tar en la bo­ca de to­dos. Son los nue­vos tiem­pos. Se tra­ta de es­tar en los me­dios aca­pa­ran­do la ma­yor par­te de los ti­tu­la­res y de­jar dos o tres ideas muy muy arrai­ga­das (a ser po­si­ble, pe­ga­di­zas) que es­tén en la men­te de las per­so­nas. El ejem­plo más co­no­ci­do es el de las elec­cio­nes que ga­nó Bill Clin­ton en el le­jano 1996: “es la eco­no­mía, es­tú­pi­do”. El res­to de es­ló­ga­nes, más que co­no­ci­dos. Ba­rack Oba­ma: “sí, po­de­mos”. O re­cien­te­men­te, Do­nald Trump: “Amé­ri­ca pa­ra los ame­ri­ca­nos”. Sin du­da, el pri­mer premio es pa­ra el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, ya que ha lo­gra­do que to­dos le co­pien. El le­ma es muy sen­ci­llo: “pri­me­ro, los de aquí”. Pen­se­mos en el ti­po de for­ma­cio­nes que de una u otra for­ma pre­di­can esa idea.

No es Vox el úni­co agen­te eco­nó­mi­co que, te­nien­do una po­si­ción de fuer­za, se de­di­ca a pe­dir. Lo ha­ce­mos to­dos. Y tie­ne sen­ti­do que des­de cier­ta je­rar­quía em­pre­sa­rial, fa­mi­liar o de un gru­po or­ga­ni­za­ti­vo al que li­bre­men­te de­sea­mos afi­liar­nos co­mo una re­li­gión, club de­por­ti­vo o cual­quier ti­po de or­ga­ni­za­ción so­cial se pi­da. El je­fe pi­de re­sul­ta­dos a to­das las per­so­nas que se en­cuen­tran ba­jo su mando. Los pa­dres pi­den a los hi­jos de­sa­rro­llo per­so­nal. To­dos aque­llos que ocu­pan un pues­to eje­cu­ti­vo es­tán ca­pa­ci­ta­dos pa­ra pe­dir y so­li­ci­tar un es­fuer­zo. Es jus­to y equi­li­bra­do; son las re­glas del jue­go. No po­de­mos fun­cio­nar de otra ma­ne­ra co­mo so­cie­dad.

Sin em­bar­go, exis­ten as­pec­tos que lla­man la aten­ción. Sien­do evi­den­te que no se pue­de pe­dir sa­cri­fi­cios só­lo en un sen­ti­do (por su­pues­to, los em­plea­dos, los hi­jos o las per­so­nas que per­te­ne­cen a una ins­ti­tu­ción tie­nen sus derechos, sien­do el prin­ci­pal, pe­dir ejem­pla­ri­dad al je­fe, pa­dres o pre­si­den­te), es sor­pren­den­te co­mo mu­chas ve­ces pa­re­ce te­ner más fuer­za, si se per­mi­te la ex­pre­sión, el la­do más dé­bil. ¿Cómo pue­de ser?

A ni­vel pa­ra­dig­má­ti­co, lla­ma la aten­ción el ca­so de Ma­ría An­to­nia Mu­nar. An­ti­gua pre­si­den­ta de Unió Ma­llor­qui­na, su par­ti­do siem­pre sa­ca­ba un nú­me­ro mi­núscu­lo de es­ca­ños. Sin em­bar­go, era su­fi­cien­te pa­ra po­der de­ci­dir quién go­ber­na­ba la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de Ba­lea­res. Eso sí, tan­to pe­dir, tan­to pe­dir lle­vó a mu­cho re­ci­bir. Y mu­cho re­ci­bir mu­cho re­ci­bir lle­va, en oca­sio­nes, o atri­buir­se el de­re­cho de co­ger, co­ger. Y el que se pa­sa co­gien­do ter­mi­na co­gi­do. ¿Cómo no se con­for­man con me­nos? En ca­so de du­das, con­sul­tar a Oriol Pu­jol. Pri­me­ra con­clu­sión, que me­re­ce ser re­mar­ca­da: por po­der se da lo que sea. El que es­tá en po­si­ción in­fe­rior lo sa­be y en con­se­cuen­cia, a pe­dir. Es fá­cil, pe­dir. Se ha­ce de­bi­do a otra ra­zón, és­ta de ín­do­le cul­tu­ral. Nos de­ci­mos, y de­ci­mos a los de­más, pa­ra re­mar­car­nos en nues­tra po­si­ción ini­cial y sen­tir­nos así más con­for­ta­dos, “el no ya lo ten­go”. En fin, que al­go es­té ins­tau­ra­do en nues­tras men­tes no sig­ni­fi­ca que sea lo me­jor. No es agra­da­ble ser ta­cha­do de pe­di­güe­ño (uno de los sim­pá­ti­cos ad­je­ti­vos con los que Jo­sé Ma­ría Az­nar ob­se­quia­ba a Fe­li­pe Gon­zá­lez cuan­do so­li­ci­ta­ba fon­dos en la Unión Eu­ro­pea). Pe­ro hay un es­ce­na­rio en el que no im­por­ta: la pe­ti­ción de ayu­das so­cia­les. En ese ca­so, de­be­mos in­for­mar­nos bien. Se­gu­ro que en In­ter­net se pue­den de­jar más cla­ras las ayu­das a las que as­pi­ran las per­so­nas que cum­plan los re­qui­si­tos per­ti­nen­tes, pe­ro mu­chas ve­ces tan­ta pe­ti­ción lle­va a un gas­to ocul­to que no ve­mos. Pe­ro no nos im­por­ta. To­tal, “el no ya lo ten­go”. Esa se­ría la se­gun­da con­clu­sión que ten­dría­mos. La ter­ce­ra, si quie­ro 50, pi­do 200. Cla­ro que se co­rre el ries­go de que el otro se le­van­te de la me­sa y no ha­ya acuer­do, pe­ro exis­ten cir­cuns­tan­cias es­pe­cia­les. Den­tro del jue­go de po­der, cuan­do in­flu­yen las emo­cio­nes o cuan­do hay in­for­ma­ción ocul­ta (con­sul­tar a la em­pre­sa Pro­duc­cio­nes Vi­lla­re­jo) se pue­de lo­grar to­do lo que pi­da­mos, siem­pre y cuan­do no con­cul­que los va­lo­res más pro­fun­dos del otro la­do. El ca­so más ex­tre­mo de pe­ti­cio­nes se da en el ca­so de ma­fias que ex­tor­sio­nan a em­pre­sa­rios pa­ra que pue­dan man­te­ner su ne­go­cio.

Con­tra el vi­cio de pe­dir es­tá la vir­tud de no dar. In­clu­so una evi­den­cia em­pí­ri­ca nos re­cuer­da que no es­tá mal em­pe­zar de otra for­ma. Así lo di­ce la sa­bi­du­ría po­pu­lar: “ma­nos que no dais, ¿qué es­pe­ráis?”. ●

Eco­no­mía de la Con­duc­ta. UNED de Tu­de­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.