Diario de Noticias (Spain)

El PSN re­cha­za la ex­clu­sión de Na­va­rra Su­ma pa­ra ne­go­ciar los Pre­su­pues­tos

● El Go­bierno abre la ne­go­cia­ción pre­su­pues­ta­ria con EH Bil­du sin aten­der la ex­clu­sión que re­cla­ma la de­re­cha ● Bue­na sin­to­nía con los so­be­ra­nis­tas en as­pec­tos con­cre­tos, co­mo la fis­ca­li­dad, a fal­ta de que con­ti­núen los en­cuen­tros

- A. Iri­sa­rri Pat­xi Cas­can­te Politics · Euskal Herritarrok · Una · Euskal Herria Bildu

PAM­PLO­NA – Los de la pan­de­mia no son tiem­pos ni pa­ra chan­ta­jes ni pa­ra ve­tos cru­za­dos. Y mu­cho me­nos pa­ra la ne­go­cia­ción pre­su­pues­ta­ria que el Go­bierno fo­ral abrió, ya de ma­ne­ra pú­bli­ca y de­fi­ni­ti­va, en el día de ayer. El ca­mino ha­cia los Pre­su­pues­tos pa­ra 2021 arran­có con la no­ti­cia de que Na­va­rra Su­ma ofre­ce su abs­ten­ción a cam­bio de que se ve­te de cual­quier acuer­do a EH Bil­du. Una pos­tu­ra in­tran­si­gen­te y su­pe­ra­da por la pro­pia reali­dad –el Go­bierno acor­dó con los so­be­ra­nis­tas las Cuen­tas de es­te año, y ayer ne­go­ció otra vez con ellos– que fue rá­pi­da­men­te re­ba­ti­da por el pri­mer par­ti­do de Go­bierno, el PSN, que re­cha­zó de for­ma ta­jan­te la ac­ti­tud de “ve­to y chan­ta­je” que exi­ge Es­par­za.

El Eje­cu­ti­vo de Chi­vi­te man­tu­vo por la tar­de los dos pri­me­ros en­cuen­tros con las fuer­zas de opo­si­ción, Na­va­rra Su­ma y EH Bil­du, de los que en úl­ti­ma ins­tan­cia de­pen­de la apro­ba­ción de las Cuen­tas, en un con­tex­to bien di­fe­ren­te al del año pa­sa­do. Mien­tras que des­pués de la reunión que tu­vo lu­gar el 27 de no­viem­bre de 2019 ya que­dó cla­ro que la de­re­cha se au­to­ex­cluía de cual­quier po­si­ble acuer­do y que EH Bil­du te­nía una vo­lun­tad mu­cho más só­li­da de lle­gar a un acuer­do por la iz­quier­da, el en­cuen­tro de aho­ra dio pie a pen­sar que en es­ta oca­sión los con­tac­tos con­ti­nua­rán con am­bas fuer­zas, que ayer hi­cie­ron apor­ta­cio­nes al Eje­cu­ti­vo y que fue­ron más cau­te­lo­sas a la ho­ra de ce­rrar op­cio­nes. Y eso que Na­va­rra Su­ma ha em­pe­za­do po­nien­do un ul­ti­má­tum en­ci­ma de la me­sa: se abs­tie­nen prác­ti­ca­men­te gra­tis a cam­bio de que el Pre­su­pues­to no de­pen­da de EH Bil­du. Una ac­ti­tud bien dis­tin­ta a la de los so­be­ra­nis­tas –que tras la reunión ra­ti­fi­ca­ron la vo­lun­tad de acuer­do en­tre ellos y el Go­bierno en ma­te­rias con­cre­tas, co­mo la fis­ca­li­dad–, y que cen­su­ra­ron los so­cios del Eje­cu­ti­vo, con el PSN –que ayer hi­zo de por­ta­voz del Go­bierno a fal­ta de pro­nun­cia­mien­to ofi­cial– ade­lan­tan­do que no ce­de­rán “ni a los ve­tos ni a los chan­ta­jes” de Na­va­rra Su­ma en tiem­pos en los que la pan­de­mia obli­ga al ma­yor con­sen­so po­si­ble.

LA ‘TRAM­PA’ DE ES­PAR­ZA Son las prin­ci­pa­les ideas que de­jó la aper­tu­ra de las ne­go­cia­cio­nes pre­su­pues­ta­rias en­tre el Go­bierno y la opo­si­ción. Un bai­le de po­si­cio­nes que em­pe­zó mu­cho an­tes, a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, cuan­do se co­no­cía el úl­ti­mo mo­vi­mien­to in ex­tre­mis de Na­va­rra Su­ma: el ofre­ci­mien­to al Go­bierno de po­si­bi­li­tar la apro­ba­ción de las Cuen­tas con tal de que EH Bil­du no par­ti­ci­pe en su con­fec­ción. Un gi­ro de los acon­te­ci­mien­tos que de­no­ta un cam­bio en la es­tra­te­gia de la de­re­cha, que pa­sa de la in­fruc­tuo­sa au­to­ex­clu­sión a mo­ver fi­cha po­lí­ti­ca y tra­ta de dis­fra­zar co­mo una ofer­ta irre­cha­za­ble lo que no es sino un in­ten­to de ero­sio­nar a los so­cios de go­bierno.

Por­que en el fon­do no se tra­ta de otra co­sa. No se es­tá an­te nin­gún ges­to de bue­na vo­lun­tad ni na­da pa­re­ci­do, ni un che­que en blan­co. Abs­te­ner­se a cam­bio so­lo de que EH Bil­du no par­ti­ci­pe es ape­ti­to­so pa­ra cual­quier Eje­cu­ti­vo en mi­no­ría, pe­ro a la lar­ga ge­ne­ra­ría un pro­ble­ma de ma­yo­rías den­tro de los so­cios, y tam­bién con un alia­do con­so­li­da­do de fu­tu­ro –sir­va el ejem­plo de los pa­sa­dos Pre­su­pues­tos– co­mo EH Bil­du. Que­dó cla­ro de que los so­cios ca­la­ron pron­to los in­te­re­ses de Es­par­za.

Ya en la Me­sa y Jun­ta, el por­ta­voz so­cia­lis­ta, Ra­món Al­zó­rriz, re­la­ti­vi­za­ba esa po­si­bi­li­dad re­fi­rién­do­se di­rec­ta­men­te a la ofer­ta de Na­va­rra

Su­ma. “No son tiem­pos ni pa­ra chan­ta­jes ni pa­ra ve­tos”, ade­lan­ta­ba Al­zó­rriz, en un men­sa­je que di­jo es­tar se­gu­ro de que tam­bién com­par­tía el Go­bierno. Mis­mo es­pí­ri­tu que Bar­kos, quien con­si­de­ró que la de­re­cha “se equi­vo­ca” al em­pe­zar la ne­go­cia­ción con un ve­to cru­za­do. Esas fue­ron las de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas, pe­ro que Go­bierno y so­cios han en­ten­di­do el men­sa­je de Na­va­rra Su­ma de la mis­ma ma­ne­ra que­dó pa­ten­te po­co des­pués. El Eje­cu­ti­vo or­ga­ni­zó un al­muer­zo con re­pre­sen­tan­tes de los so­cios, en el que se ana­li­zó la ofer­ta de la de­re­cha co­mo lo que es: un glo­bo son­da pa­ra tra­tar de par­tir la ma­yo­ría mi­no­ri­ta­ria del Go­bierno. En el en­cuen­tro del me­dio­día la pre­si­den­ta y los gru­pos en los que se sus­ten­ta coin­ci­die­ron en la ne­ce­si­dad de de­vol­ver la pe­lo­ta a Na­va­rra Su­ma, a quien se plan­tea que si quie­ren abs­te­ner­se, que lo de­jen por es­cri­to. Eso obli­ga­ría a ca­da uno a re­tra­tar­se y ver si, en reali­dad, no vuel­ve a ser una nue­va en­vol­ven­te por par­te de Es­par­za, a quien no le ha im­por­ta­do su­mar los vo­tos de EH Bil­du an­tes.

ACUER­DOS EN­TRE LA OPO­SI­CIÓN De he­cho, pue­den re­cor­dar­se dos epi­so­dios en los que Na­va­rra Su­ma y EH Bil­du, de for­ma pú­bli­ca, lle­ga­ron a acuer­dos. En­ton­ces a la de­re­cha le im­por­tó me­nos que los acuer­dos sa­lie­ran de la mano de la iz­quier­da aber­tza­le. El pa­sa­do 3 de abril, Na­va­rra Su­ma y EH Bil­du sa­ca­ron ade­lan­te dos en­mien­das por va­lor de 55 mi­llo­nes de eu­ros que no te­nían el vis­to bueno del Go­bierno: 20 pa­ra ayu­das a au­tó­no­mos y 25 pa­ra un fon­do pa­ra las en­ti­da­des lo­ca­les. Hu­bo más: el 27 de agos­to, am­bas fuer­zas vol­vían a ha­cer va­ler su ma­yo­ría pa­ra apro­bar el cri­ba­do ma­si­vo en Edu­ca­ción, tan­to a do­cen­tes co­mo a alum­nos. Dos ejem­plos que evi­den­cian que los acuer­dos con EH Bil­du no son la lí­nea ro­ja de la de­re­cha, y que re­ve­lan que el ofre­ci­mien­to de Es­par­za, a prio­ri de­sin­te­re­sa­do e irre­nun­cia­ble, es­con­de un úni­co afán de ero­sio­nar a los so­cios de Go­bierno. ●

“No es el mo­men­to de chan­ta­jes, ni de ve­tos, sino de uni­dad pa­ra sa­lir jun­tos de la pan­de­mia”

RA­MÓN AL­ZÓ­RRIZ Por­ta­voz del PSN

“Se equi­vo­ca Na­va­rra Su­ma cuan­do lo que plan­tea es un ve­to a una for­ma­ción po­lí­ti­ca”

UXUE BAR­KOS Por­ta­voz de Ge­roa Bai

“La for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca de Na­va­rra Su­ma es un chan­ta­je ha­cia el Go­bierno”

ADOL­FO ARAIZ Co­por­ta­voz de EH Bil­du

“No que­re­mos que Bil­du de­ci­da y más en un mo­men­to ex­cep­cio­nal co­mo es­te”

MAR­TA ÁL­VA­REZ Par­la­men­ta­ria de Na­va­rra Su­ma

 ??  ?? Bar­kos (Ge­roa Bai) y Ra­món Al­zó
Bar­kos (Ge­roa Bai) y Ra­món Al­zó
 ??  ?? Ba­kart­xo Ruiz y Adol­fo Araiz, a su lle­gau­xue
Ba­kart­xo Ruiz y Adol­fo Araiz, a su lle­gau­xue
 ??  ?? da a la se­de Go­bierno fo­ral pa­ra abor­dar el pri­mer con­tac­to de la ne­go­cia­ción pre­su­pues­ta­ria.
da a la se­de Go­bierno fo­ral pa­ra abor­dar el pri­mer con­tac­to de la ne­go­cia­ción pre­su­pues­ta­ria.
 ??  ?? rriz (PSN), ayer en el Par­la­men­to.
rriz (PSN), ayer en el Par­la­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain