Diario de Noticias (Spain)

Ca­nal de Na­va­rra, ni ver­de ni sos­te­ni­ble

- POR Be­lén Au­se­jo Ecology · Europe · European Union

Re­cien­te­men­te, el con­se­je­ro de Cohe­sión Te­rri­to­rial, Ber­nar­do Ci­ri­za, anun­ció que el Go­bierno Fo­ral va a pre­sen­tar el pro­yec­to de la Se­gun­da Fa­se del Ca­nal de Na­va­rra al Fon­do de Re­cons­truc­ción eu­ro­peo que se ha crea­do a raíz de la pan­de­mia. Pos­te­rior­men­te, han lle­ga­do a afir­mar que el ca­nal es “un eco­sis­te­ma de ra­cio­na­li­za­ción de re­cur­sos hí­dri­cos de for­ma sos­te­ni­ble y prós­pe­ra”. Va a ser muy di­fí­cil de­mos­trar la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal, eco­nó­mi­ca y so­cial del ca­nal que exi­ge Eu­ro­pa, so­bre to­do si si­guen plan­tean­do po­ner en re­ga­dío 21.000 nue­vas hec­tá­reas (has).

Las or­ga­ni­za­cio­nes am­bien­ta­lis­tas aba­jo fir­man­tes, des­pués de ha­cer un ejer­ci­cio pre­vio de si­mu­la­ción de sos­te­ni­bi­li­dad, nos per­mi­ti­mos un sin­ce­ro con­se­jo: no pier­dan tiem­po ni opor­tu­ni­da­des y pre­sen­ten otro pro­yec­to con po­si­bi­li­da­des.

¿Sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal? Con­su­mos de agua y ener­gía desor­bi­ta­dos

El con­se­je­ro Ci­ri­za afir­ma que la Se­gun­da Fa­se del Ca­nal ser­vi­rá “pa­ra mi­ti­gar los po­si­bles efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co, co­mo el des­cen­so de las pre­ci­pi­ta­cio­nes”. Es to­do lo con­tra­rio: po­ner en rie­go 21.000 hec­tá­reas va a su­po­ner un fuer­te in­cre­men­to del con­su­mo en un horizonte de cam­bio cli­má­ti­co, don­de los es­tu­dios oficiales ase­gu­ran una me­nor dis­po­ni­bi­li­dad de agua. Aho­ra mis­mo el em­bal­se de Itoiz no re­ci­be to­dos los años el agua su­fi­cien­te pa­ra los usos pre­vis­tos que al­can­zan los 460 hm3, la CHE lo sa­be muy bien y de­ne­gó un au­men­to de la con­ce­sión de rie­go so­li­ci­ta­do por la Co­mu­ni­dad de Re­gan­tes del Ca­nal. Las 15.000 hec­tá­reas de la am­plia­ción de la pri­me­ra fa­se, que aco­me­tió el go­bierno de Bar­ci­na, van a con­su­mir bue­na par­te del agua pre­vis­ta pa­ra la Ri­be­ra en la Se­gun­da Fa­se. Si se po­ne en mar­cha el ma­cro­pro­yec­to de re­ga­dío va a ser a cos­ta de los cau­da­les me­dioam­bien­ta­les de los ríos Ira­ti y Ara­gón y de las re­ser­vas pa­ra uso ur­bano. Real­men­te, ven­der más con­su­mos de agua de rie­go en ple­na cri­sis cli­má­ti­ca, no tie­ne mu­cho de sos­te­ni­ble. Hoy to­ca adap­tar los cul­ti­vos a la fal­ta de re­cur­sos hí­dri­cos y pro­mo­ver otros con me­nos de­pen­den­cia.

Hay otro agra­van­te: la ma­yor par­te de las 21.000 nue­vas hec­tá­reas re­quie­ren ele­va­ción de agua pa­ra su rie­go y, por tan­to, un im­por­tan­te in­cre­men­to del con­su­mo energético. A nues­tro jui­cio, un go­bierno que se de­fi­ne ver­de y que apues­ta por la tran­si­ción eco­ló­gi­ca no pue­de de­fen­der con­su­mos de agua y de ener­gía desor­bi­ta­dos.

¿Sos­te­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca? No sa­len las cuen­tas

La Di­rec­ti­va Mar­co del Agua de la UE es­ta­ble­ce la re­cu­pe­ra­ción de cos­tes co­mo me­di­da de sos­te­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, un asun­to que va a ser di­fí­cil de de­mos­trar. Ci­ri­za afir­ma que el cos­te de la con­duc­ción se­rá en­tre 143 y 162 mi­llo­nes, y que la mi­tad se­rá asu­mi­da por los usua­rios, asun­to im­po­si­ble se­gún se ha cons­ta­ta­do en la pri­me­ra fa­se. Pe­ro lo sig­ni­fi­ca­ti­vo es que el con­se­je­ro se ol­vi­da de su­mar los cos­tes de la zo­na re­ga­ble, que ron­da­rán por los 400 mi­llo­nes a pa­gar en 30 años, si se ha­ce me­dian­te pea­je en la som­bra co­mo en la pri­me­ra fa­se (o cer­ca de 150 mi­llo­nes a to­ca­te­ja si el go­bierno fo­ral eje­cu­ta la obra). Fal­tan tam­bién de su­mar los cos­tes de la trans­for­ma­ción de las par­ce­las, que pue­den su­po­ner pa­ra las ar­cas fo­ra­les otros 50 mi­llo­nes, si se man­tie­nen por­cen­ta­jes de sub­ven­ción si­mi­la­res a la pri­me­ra fa­se. Y al­gu­nos mi­llo­nes más si se in­clu­yen par­ques eó­li­cos y so­la­res pa­ra la ele­va­ción del agua. Es­ta­mos ha­blan­do de cien­tos de mi­llo­nes de eu­ros.

Los da­tos de re­cu­pe­ra­ción de cos­tes de la Pri­me­ra Fa­se del Ca­nal por apor­ta­cio­nes de re­gan­tes, hi­dro­eléc­tri­cas y abas­te­ci­mien­tos ur­ba­nos son es­cla­re­ce­do­res. En el em­bal­se de Itoiz, ges­tio­na­do por la CHE, la re­cu­pe­ra­ción de cos­tes en 30 años va ser del 7%. En el Ca­nal, ges­tio­na­do por Ca­na­sa (60% CHE, 40% Na­va­rra), no se al­can­za el es­pe­ra­do 50%, por lo que el Go­bierno de Na­va­rra se vio obli­ga­do a fa­ci­li­tar un prés­ta­mo a Ca­na­sa pa­ra ha­cer fren­te al dé­fi­cit. Res­pec­to a la zo­na re­ga­ble, ges­tio­na­da en la prác­ti­ca por las em­pre­sas del pea­je en la som­bra, el por­cen­ta­je cos­tea­do por los re­gan­tes es­tá sien­do del 8%, asu­mien­do los con­tri­bu­yen­tes el 92% res­tan­te. La obra eje­cu­ta­da ya nos cues­ta una for­tu­na a na­va­rros y na­va­rras: só­lo en pea­je en la som­bra pa­ga­re­mos 900 mi­llo­nes, 30 mi­llo­nes anua­les du­ran­te 30 años. Des­pués del desas­tre fi­nan­cie­ro de la Pri­me­ra Fa­se del Ca­nal, ¿les pa­re­ce ho­nes­to fi­nan­ciar el ca­nal con los fon­dos eu­ro­peos pa­ra la emergencia del co­vid-19?

La sos­te­ni­bi­li­dad so­cial, en en­tre­di­cho

Se nos ven­de el pro­yec­to co­mo la sal­va­ción de la Ri­be­ra, cuan­do ya exis­ten mi­les de hec­tá­reas de re­ga­dío y un sec­tor agroin­dus­trial más que po­ten­te. Hay dudas más que ra­zo­na­bles so­bre el in­te­rés so­cial del pro­yec­to. En la pri­me­ra fa­se del ca­nal se es­tá pro­du­cien­do una fuer­te con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad y una cre­cien­te agru­pa­ción en em­pre­sas coo­pe­ra­ti­vas agrí­co­las que es­tán con­vir­tien­do a mu­chos agri­cul­to­res en ren­tis­tas. Es­ta ten­den­cia a la agri­cul­tu­ra in­dus­tria­li­za­da es­tá ce­rran­do el pa­so a la in­cor­po­ra­ción de jó­ve­nes agri­cul­to­res. Es de te­mer que ocu­rra lo mis­mo o más en es­ta se­gun­da fa­se.

El em­bal­se de Itoiz y el Ca­nal de Na­va­rra se de­cla­ra­ron de in­te­rés ge­ne­ral con el ob­je­ti­vo de man­te­ner los agri­cul­to­res en el cam­po. Las gran­des in­ver­sio­nes pú­bli­cas a fon­do per­di­do be­ne­fi­cian prin­ci­pal­men­te a las em­pre­sas cons­truc­to­ras y a las que par­ti­ci­pan en el pea­je en la som­bra, que a me­nu­do son las mis­mas.

Agua po­ta­ble de ca­li­dad, por su­pues­to que sí Mu­chas per­so­nas es­tán in­dig­na­das, y con ra­zón, de que la Ri­be­ra de Tu­de­la sea la úni­ca co­mar­ca im­por­tan­te de Na­va­rra que be­be un agua de ma­la ca­li­dad.

Hay una ex­pli­ca­ción, des­de ha­ce 30 años, la ne­ce­sa­ria y ur­gen­te rei­vin­di­ca­ción de be­ber agua de ca­li­dad se ha li­ga­do con un ma­cro­pro­yec­to de rie­go que no es tan ne­ce­sa­rio, ni tan ur­gen­te y, ade­más, ex­tre­ma­da­men­te ca­ro. Es­pe­ran­do al Ca­nal y de­jan­do pa­sar opor­tu­ni­da­des, a prin­ci­pios de los 90 se cons­tru­yó el em­bal­se de El Fe­rial, que se lle

na con aguas de bue­na ca­li­dad de Ye­sa, del que ya po­dría es­tar abas­te­cién­do­se to­da la Ri­be­ra, tal y co­mo pro­po­nía en su pro­yec­to el in­ge­nie­ro Ga­lán. So­lo Ar­gue­das y Val­tie­rra de­ci­die­ron no es­pe­rar y hoy, afor­tu­na­da­men­te, be­ben bue­na agua.

Por la mis­ma ra­zón –que hay que es­pe­rar al Ca­nal de Na­va­rra– la Man­co­mu­ni­dad de Cin­trué­ni­go, Fi­te­ro y Cas­can­te, que cuen­ta con con­ce­sio­nes de agua de ca­li­dad del na­ce­de­ro del Quei­les en el Mon­ca­yo, nun­ca re­ci­bió sub­ven­ción pa­ra man­te­ner las con­duc­cio­nes, que hoy se en­cuen­tran inu­ti­li­za­das. La Man­co­mu­ni­dad de Aguas del Mon­ca­yo, que agru­pa a Mur­chan­te, Mon­tea­gu­do, Abli­tas, Corella y otros pue­blos, tam­po­co ha en­con­tra­do fa­ci­li­da­des pa­ra me­jo­rar las con­duc­cio­nes y evi­tar la con­ta­mi­na­ción por aguas de rie­go. Otra vez se plan­tea el mis­mo di­le­ma pa­ra la gen­te de la Ri­be­ra: el ne­ce­sa­rio pro­yec­to de abas­te­ci­mien­to va uni­do a un ma­cro­pro­yec­to de re­ga­dío in­sos­te­ni­ble. ¿Otros 30 años de es­pe­ra? Aun­que ha­bía me­jo­res al­ter­na­ti­vas que se han de­ja­do per­der, hoy la me­nos ma­la po­dría ser, ade­más de man­te­ner las fuen­tes de ca­li­dad exis­ten­tes del Quei­les y del Fe­rial, un pro­yec­to de una tu­be­ría pa­ra abas­te­ci­mien­to ur­bano e in­dus­trial. Hay que di­men­sio­nar el cos­te y ha­cer un pro­yec­to ra­cio­nal y fac­ti­ble, por fa­vor, sin ven­der­nos co­mo in­te­rés ge­ne­ral el in­te­rés de unos po­cos. ●

En re­pre­sen­ta­ción de las or­ga­ni­za­cio­nes am­bien­ta­lis­tas de Na­va­rra: Green­pea­ce, Eco­lo­gis­tas en Ac­ción, Eko­lo­gis­tak Mart­xan, AEMS-RÍOS con vi­da, Ur­bi­zi (Red na­va­rra en de­fen­sa de los ríos)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain