Diario de Noticias (Spain)

PE­LLO BIL­BAO VA A POR EL ROSA

GI­RO 2020 EL VIZCAÍNO APUES­TA POR SU CAN­DI­DA­TU­RA CON UN ATA­QUE QUE PO­NE EN JA­QUE AL LÍ­DER EL DÍA QUE GA­NA PE­TER SA­GAN Y QUE DE­JAN LA CA­RRE­RA POR CO­RO­NA­VI­RUS MIT­CHEL­TON-SCOTT, JUM­BO-VIS­MA Y MATT­HEWS (SUN­WEB)

- Cé­sar Or­tu­zar Bilbao · Una · Peter Sagan · Van, Turkey · Steven Kruijswijk · Michael Matthews · Jos van Emden

PAM­PLO­NA – Hi­jo de la llu­via, Pe­llo Bil­bao (Bah­rain) se pin­tó las pin­tu­ras de gue­rra en­tre cur­vas y ca­rre­te­ras es­tre­chas, le­jos de los gran­des es­ce­na­rios del Gi­ro. En un te­rreno abrup­to e in­có­mo­do, el ger­ni­ka­rra, de­ci­di­do y va­lien­te, in­ter­pre­tó de ma­ra­vi­lla las co­rrien­tes in­ter­nas de la ca­rre­ra pa­ra agi­tar el Gi­ro, de por sí con el pul­so tem­blo­ro­so y el sis­te­ma ner­vio­so ata­ca­do por la irrup­ción trau­má­ti­ca del co­ro­na­vi­rus en el te­ji­do de la ca­rre­ra ita­lia­na, una prue­ba in­go­ber­na­ble. Pe­llo Bil­bao ob­ser­vó que en una ca­rre­ra lo­ca, don­de pre­va­le­ce el caos co­mo for­ma de vi­da, na­da me­jor que ser un re­bel­de y ac­tuar por li­bre. El ger­ni­ka­rra ac­tuó con tono desafian­te. Sin el pa­so mar­cial de los equi­pos po­de­ro­sos ca­pa­ces de con­tro­lar ca­da pal­mo de te­rreno, se tra­ta­ba de gue­rri­lla ur­ba­na y tác­ti­ca. Se en­cen­dió Pe­llo Bil­bao a 20 ki­ló­me­tros de Tor­to­re­ro, cuan­do el pe­lo­tón es­ta­ba ba­que­tea­do ba­jo la tor­men­ta. Ra­dio­gra­fió sus ca­ras. Vio en ellos el mie­do. Arries­gó. “En los úl­ti­mos ki­ló­me­tros vi la oca­sión de ata­car y pro­bé. Sa­bía que al­gu­nos ri­va­les di­rec­tos es­ta­ban en di­fi­cul­ta­des. Lo te­nía que in­ten­tar y fue lo que hi­ce”, ana­li­zó el ger­ni­ka­rra.

Bil­bao, un co­li­brí, ma­ne­ja con sol­tu­ra ese ma­nual de es­ti­lo. El vizcaíno se ató a la lo­cu­ra y al arre­ba­to tras es­tu­diar ca­da re­co­ve­co del tra­za­do. Una vez asi­mi­la­do ca­da ji­rón de as­fal­to de la eta­pa, Pe­llo Bil­bao, piel de cam­peón, apos­tó por su dor­sal. Di­ga 33. En­mas­ca­ra­do, ca­mu­fla­do en cier­to ano­ni­ma­to, Bil­bao sor­pren­dió al res­to, más pen­dien­tes de pa­sar el día sin caer­se, pen­san­do en el fin de se­ma­na, don­de aguar­da una crono y la ci­ma de Pian­ca­va­llo. El de Ger­ni­ka se quitó la más­ca­ra. Que­ría ves­tir­se de rosa en Tor­to­re­ro. Era su mi­sión. No es­ta­ba dis­pues­to a es­pe­rar. Glo­ria y ho­nor. “Hu­bo reac­ción atrás y no pu­de lle­gar a me­ta por de­lan­te de los hom­bres de la ge­ne­ral. Por lo me­nos lo in­ten­ta­mos. Tra­ta­ré de vol­ver­lo a ha­cer, que­da mu­cho Gi­ro”, avi­só el ger­ni­ka­rra.

LA VA­LEN­TÍA DE PE­LLO BIL­BAO Con esa idea fi­ja, Pe­llo Bil­bao se ju­gó el gaz­na­te en ca­da cur­va mien­tras por de­trás no en­con­tra­ban res­pues­ta a su arro­jo. El vizcaíno tra­zó con ries­go y subió obs­ti­na­do, fuer­te, for­mi­da­ble. Pe­llo Bil­bao se col­gó de los fu­ga­dos. A to­dos los so­bre­pa­so, sal­vo a Pe­ter Sa­gan, al fin vic­to­rio­so. Su pri­me­ra co­se­cha del año. En­tre los je­rar­cas, se mo­vió Al­mei­da pa­ra de­fen­der su ca­sa­ca y ob­tu­vo 4 se­gun­dos de bonificaci­ón en me­ta. Kel­der­man le mi­dió an­tes. Ni­ba­li y Fuglsang se mi­ra­ron. Des­pués, el da­nés pin­chó y se que­dó va­ra­do. Al ar­cén. Fuglsang se de­jó más de un mi­nu­to en me­ta. Se le pin­cha la cor­sa rosa. “Tu­ve un pin­cha­zo en el peor mo­men­to que pue­das te­ner. Lo di to­do y tra­té de li­mi­tar le pér­di­da de tiem­po, pe­ro el ci­clis­mo es así”, des­cri­bió el da­nés. El Gi­ro, desata­do, sin pa­trón, era una clá­si­ca ma­ra­vi­llo­sa. Una mon­ta­ña ru­sa de sen­sa­cio­nes. Sa­gan se es­tre­nó en un cur­so es­car­pa­do pa­ra él mien­tras Pe­llo Bil­bao se lan­zó de ca­be­za ha­cia la ma­glia rosa. No le al­can­zó con su arro­jo, pe­ro sub­ra­yó su nom­bre en­tre la al­ta so­cie­dad que pre­ten­de la vic­to­ria fi­nal. Pe­llo Bil­bao si­gue sien­do ter­ce­ro, pe­ro mi­ra con des­ca­ro la ma­glia rosa. El ger­ni­ka­rra no tie­ne mie­do.

Eso es co­sa del Gi­ro, cu­ya tra­mo­ya se sos­tie­ne con las pier­nas tré­mu­las, es un bo­xea­dor so­na­do que no sa­be si caer o se­guir ade­lan­te.

De mo­men­to, en pre­ca­rio, es­tá dis­pues­to a ago­tar otro asal­to. El di­rec­to al men­tón que re­ci­bió la ca­rre­ra en la ma­ña­na de ayer de­ja al Gi­ro se­ria­men­te per­ju­di­ca­do, no so­lo en el aquí y aho­ra, sino tam­bién en el fu­tu­ro más pró­xi­mo. Los test PCR rea­li­za­dos du­ran­te la jor­na­da de des­can­so han he­ri­do pro­fun­da­men­te a la prue­ba. Ste­ven Kruijs­wijk y Mi­chael Matt­hews die­ron po­si­ti­vo por co­ro­na­vi­rus. Ade­más, cua­tro miem­bros del staff del Mit­chel­ton, más uno del AG2R y otro del Ineos tam­bién se con­ta­gia­ron de co­vid-19. El Mit­chel­ton de­ci­dió de­jar la ca­rre­ra en blo­que, op­ción que tam­bién adop­tó el Jum­bo. La es­truc­tu­ra del Gi­ro tem­bla­ba de pun­ta a pun­ta.

UNA BUR­BU­JA A ME­DIAS An­te la im­po­si­bi­li­dad de que Kruijs­wijk pu­die­ra con­ti­nuar, los man­da­ta­rios del equi­po neer­lan­dés anun­cia­ron que to­do el equi­po de­cía adiós al Gi­ro. Pro­ba­ble­men­te la cla­ve de esa de­ci­sión se en­con­tra­ba en las de­cla­ra­cio­nes rea­li­za­das a cy­cling­pod­cast por Jos van Em­den, com­pa­ñe­ro de Kruijs­wijk. El ci­clis­ta vino a de­cir que la bur­bu­ja del Gi­ro es muy po­ro­sa, de­ma­sia­dos agu­je­ros por los que se pue­de co­lar un vi­rus que ape­nas ne­ce­si­ta na­da pa­ra arra­sar­lo to­do. Pu­so co­mo ejem­plo la con­vi­ven­cia en los hoteles, don­de ade­más de que per­noc­ta­ran va­rios equi­pos jun­tos, “has­ta cua­tro o cin­co”, tam­bién coin­ci­dían con el per­so­nal del co­che neu­tro o con agen­tes mo­to­ri­za­dos que si­guen la ca­rre­ra, ade­más de con clien­tes de los hoteles, “per­so­nas com­ple­ta­men­te aje­nas a la ca­rre­ra” que, se­gún la ver­sión de Van Em­den, com­par­tían es­pa­cio en el buf­fet de los hoteles con to­dos ellos, lo que fa­ci­li­ta­ba la trans­mi­sión del vi­rus. ●

“En los úl­ti­mos ki­ló­me­tros vi la oca­sión de ata­car y pro­bé. Que­da mu­cho Gi­ro y lo vol­ve­ré a in­ten­tar” PE­LLO BIL­BAO Bah­rain-mcla­ren

“Es­toy muy fe­liz por la vic­to­ria por­que lle­va­ba bus­cán­do­la des­de que co­men­zó la tem­po­ra­da” PE­TER SA­GAN Bo­ra-hans­grohe

“Ha si­do un buen día por­que lo­gré ga­nar unos se­gun­dos de bonificaci­ón en la me­ta” JOAO AL­MEI­DA De­ceu­ninck-quick Step

 ?? Fo­to: Bah­rain-mcla­ren ?? Pe­llo Bil­bao, du­ran­te su va­lien­te ata­que de ayer en el Gi­ro.
Fo­to: Bah­rain-mcla­ren Pe­llo Bil­bao, du­ran­te su va­lien­te ata­que de ayer en el Gi­ro.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain