Téc­ni­cas de mí­ni­ma in­va­sión en el Macarena

La Uni­dad de Ci­ru­gía To­rá­ci­ca se con­so­li­da co­mo re­fe­ren­te

Diario de Sevilla - - Portada - Noe­lia Már­quez

La Uni­dad de Ci­ru­gía To­rá­ci­ca del Hos­pi­tal Macarena, re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal en téc­ni­cas mí­ni­ma­men­te in­va­si­vas, ex­tir­pa ca­da año en torno a 200 tu­mo­res ma­lig­nos de pul­món, una en­fer­me­dad al al­za es­pe­cial­men­te en­tre las mu­je­res. El 85% de es­tas in­ter­ven­cio­nes se rea­li­zan a tra­vés de téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas mí­ni­ma­men­te in­va­si­vas, que fa­vo­re­cen, en gran me­di­da, la re­cu­pe­ra­ción del pa­cien­te, al re­du­cir las com­pli­ca­cio­nes de la ci­ru­gía abier­ta. “Los pa­cien­tes su­fren me­nos do­lor y, tras la ope­ra­ción, re­cu­pe­ran an­tes la ca­li­dad de vi­da”, ase­ve­ra el doc­tor Ra­fael Ji­mé­nez Mer­chán, di­rec­tor de la Uni­dad de Ci­ru­gía To­rá­ci­ca en el Hos­pi­tal Vir­gen Macarena.

“La ci­ru­gía es, hoy por hoy, el úni­co tra­ta­mien­to con in­ten­ción cu­ra­ti­va del cán­cer de pul­món”, ex­pli­ca el doc­tor Miguel Con­gre­ga­do, es­pe­cia­lis­ta en Ci­ru­gía To­rá­ci­ca y res­pon­sa­ble de Ca­li­dad y Do­cen­cia.

La vía de abor­da­je más fre- cuen­te en los qui­ró­fa­nos de es­ta uni­dad se de­no­mi­na VATS, por sus si­glas en in­glés (Vi­deo As­si­ted Tho­ra­cic Sur­gery), o vi­deo­to­ra­cos­co­pia, co­mo se co­no­ce en Es­pa­ña; es de­cir, ci­ru­gía de mí­ni­ma in­va­sión. Es­ta vía de abor­da­je se uti­li­za, en la ma­yo­ría de los tu­mo­res pul­mo­na­res, pa­ra pro­ce­der a la lo­bec­to­mía, in­ter­ven­ción que con­sis­te en la ex­tir­par un ló­bu­lo pul­mo­nar. “La re­vis­ta de im­pac­to in­ter­na­cio­nal The Lan­cet pu­bli­có que es­ta téc­ni­ca de­be ser la pri­me­ra op­ción pa­ra el tra­ta­mien­to del cán­cer de pul­món en fa­ses ini­cia­les, de acuer­do a la evi­den­cia cien­tí­fi­ca”, re­cuer­da el doc­tor Con­gre­ga­do.

LA TÉC­NI­CA, PA­SO A PA­SO

La téc­ni­ca más fre­cuen­te pa­ra eli­mi­nar el cán­cer de pul­món, uno de los más le­ta­les, VATS, re­quie­re só­lo de dos puer­tas de en­tra­da (in­ci­sio­nes). “Pri­me­ro rea­li­za­mos una in­ci­sión de un cen­tí­me­tro en el tó­rax, por don­de in­tro­du­ci­mos una óp­ti­ca (una mi­ni­cá­ma­ra) que al­can­za a la zo­na a in­ter­ve­nir”, ex­pli­ca el doc­tor Ji­mé­nez Mer­chán. El si­guien­te pa­so de los ci­ru­ja­nos es abrir otra puer­ta de en­tra­da o in­ci­sión justo de­ba­jo de la ma­ma o pec­to­ral. “Es­ta in­ci­sión es de tres cen­tí­me­tros, y por ella in­tro­du­ci­mos el ma­te­rial qui­rúr­gi­co: unas pin­zas es­pe­cia­les; un bis­tu­rí ul­tra­só­ni­co; pin­zas bi­po­la­res, que ayu­dan a su­tu­rar o se­llar los te­ji­dos; y una má­qui­na que uti­li­za­mos pa­ra cor­tar y gra­par”, pre­ci­sa el doc­tor Con­gre­ga­do.

A tra­vés de las imá­ge­nes cap­ta­das por la mi­ni­cá­ma­ra, y me­dian­te es­tos ins­tru­men­tos qui­rúr­gi­cos, los ci­ru­ja­nos ma­nio­bran en el tó­rax del pa­cien­te pa­ra ex­tir­par el te­ji­do pul­mo­nar afec­ta­do (ló­bu­lo), sin ne­ce­si­dad de rea­li­zar gran­des in­ci­sio­nes.

An­tes de en­trar en qui­ró­fano, los es­pe­cia­lis­tas pla­ni­fi­can la in­ter­ven­ción me­dian­te las prue­bas diag­nós­ti­cas por ima­gen pre­vias (PET y TAC, prin­ci­pal­men­te). La in­ter­ven­ción, que re­quie­re unas dos ho­ras de qui­ró­fano, re­du­ce la es­tan­cia hos­pi­ta­la­ria a só­lo tres o cua­tro días de los pa­cien­tes. En la téc­ni­ca con­ven­cio­nal, la ci­ru­gía abier­ta, la es­tan­cia hos­pi­ta­la­ria de los pa­cien­tes se pro­lon­ga du­ran­te, al me­nos, diez días”, aña­de

Los pa­cien­tes su­fren me­nos do­lor, y las es­tan­cias en el hos­pi­tal se li­mi­tan a tres días

el doc­tor Con­gre­ga­do. Du­ran­te la in­ter­ven­ción los ci­ru­ja­nos ex­traen el te­ji­do afec­ta­do por el tu­mor a tra­vés de una bol­sa en la que de­po­si­tan el ló­bu­lo o ló­bu­los, si son va­rios. “Es una bol­sa especial pa­ra ais­lar las cé­lu­las can­ce­ro­sas y evi­tar que se de­po­si­ten du­ran­te su ex­trac­ción, y aniden”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta.

Una vez ex­traí­do el te­ji­do pul­mo­nar del pa­cien­te es en­via­do al Ban­co de Tu­mo­res del hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio pa­ra su aná­li­sis. El prin­ci­pal ries­go de es­ta in­ter­ven­ción se de­be a la de­li­ca­da si­tua­ción anató­mi­ca de los pul­mo­nes, y a las es­truc­tu­ras vi­ta­les que los ro­dean. Los es­pe­cia­lis­tas en qui­ró­fano es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra reac­cio­nar y re­pa­rar po­si­bles da­ños en ve­nas o ar­te­rias vi­ta­les du­ran­te las ma­nio­bras qui­rúr­gi­cas. La ci­ru­gía to­rá­ci­ca mí­ni­ma­men­te in­va­si­va apor­ta enor­mes ven­ta­jas fren­te a la ci­ru­gía abier­ta: la téc­ni­ca con­ven­cio­nal re­quie­re gran­des in­ci­sio­nes en el tó­rax (unos 20 cen­tí­me­tros), lo que se tra­du­ce en el ries­go de que el pa­cien­te su­fra com­pli­ca­cio­nes de la he­ri­da: in­fec­cio­nes, pro­ble­mas de ci­ca­tri­za­ción, do­lor muy in­ten­so, di­fi­cul­tad pa­ra ex­pec­to­rar y, por lo tan­to, re­tra­so de la re­cu­pe­ra­ción y ma­yor pro­ba­bi­li­dad de pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios y/o car­dia­cos, en­tre otras. No obs­tan­te, la ci­ru­gía abier­ta con­ti­núa sien­do hoy la téc­ni­ca de pri­me­ra op­ción pa­ra de­ter­mi­na­dos ca­sos, que no son sus­cep­ti­bles de ser so­me­ti­dos a téc­ni­cas de mí­ni­ma in­va­sión de­bi­do, en­tre otras cau­sas, al ta­ma­ño del tu­mor. “An­te tu­mo­res muy gran­des no po­de­mos ac­ce­der a tra­vés de la mí­ni­ma in­ci­sión pa­ra ex­traer­los”, aña­de el di­rec­tor de la uni­dad hos­pi­ta­la­ria.

El desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía mé­di­ca de ima­gen ha per­mi­ti­do en los úl­ti­mos años re­gis­trar un con­si­de­ra­ble au­men­to en el diag­nós­ti­co pre­coz del cán­cer de pul­món; es de­cir, la po­si­bi­li­dad de de­tec­tar los tu­mo­res más pe­que­ños, lo que per­mi­te a los es­pe­cia­lis­tas op­tar, con ma­yor fre­cuen­cia, por ci­ru­gías me­nos agre­si­vas. mé­nez Mer­chán en el Hos­pi­tal Macarena, in­te­gra­do por cin­co ci­ru­ja­nos y en­fer­me­ros es­pe­cia­li­za­dos, se ha con­so­li­da­do co­mo re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal en la apli­ca­ción de la Ci­ru­gía To­rá­ci­ca Mí­ni­ma­men­te In­va­si­va.

Ca­da año es­te equi­po in­ter­vie­ne a unos 450 pa­cien­tes, y 200 son ca­sos de tu­mo­res ma­lig­nos de pul­món. Ade­más del área hos­pi- ta­la­ria Macarena, es­te equi­po qui­rúr­gi­co atien­de a los pa­cien­tes del área Sa­ni­ta­ria Sur de Se­vi­lla (Val­me) y de Huel­va, cu­yos hos­pi­ta­les ca­re­cen de Ci­ru­gía To­rá­ci­ca. Pa­ra ello, de ma­ne­ra pe­rió­di­ca, los ci­ru­ja­nos to­rá­ci­cos del Macarena par­ti­ci­pan en co­mi­tés de es­pe­cia­lis­tas, a tra­vés de vi­deo­con­fe­ren­cia, con los equi­pos hos­pi­ta­la­rios de Huel­va; y de ma­ne­ra pre­sen- cial, con los equi­pos del Val­me. Des­de ha­ce dos dé­ca­das, el equi­po del doc­tor Ji­mé­nez Mer­chán for­ma y en­tre­na en téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas de mí­ni­ma in­va­sión a es­pe­cia­lis­tas de to­do el ám­bi­to na­cio­nal y de La­ti­noa­mé­ri­ca.

En­tre otras ini­cia­ti­vas, es­te equi­po del hos­pi­tal se­vi­llano se tras­la­da de ma­ne­ra pe­rió­di­ca al Cen­tro de Ci­ru­gía de Mí­ni­ma In-

Ra­fael Ji­mé­nez Mer­chán Di­rec­tor Ci­ru­gía To­rá­ci­ca Es­ta­mos vien­do un au­men­to ex­po­nen­cial de cán­cer de pul­món en­tre las mu­je­res” El equi­po del Macarena fue pio­ne­ro en 1993 en apli­car es­tas téc­ni­cas en cán­cer de pul­món

va­sión Je­sús Usón de Cá­ce­res, que go­za de gran re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal.

Los ci­ru­ja­nos, du­ran­te su cur­va de apren­di­za­je y tras la for­ma­ción de la es­pe­cia­li­dad, acu­den a es­te cen­tro pa­ra en­tre­nar­se en las téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas, de ma­ne­ra ex­pe­ri­men­tal, con ani­ma­les. El Hos­pi­tal Macarena y sus ci­ru­ja­nos to­rá­ci­cos fue­ron pio­ne­ros en 1993 en la apli­ca­ción de las téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas mí­ni­ma­men­te in­va­si­vas, jun­to a otros es­pe­cia­lis­tas de gran re­nom­bre co­mo los doc­to­res Ro­via­ro, en Mi­lán (Ita­lia); y Wal­ker, en Edim­bur­go (Es­co­cia). “En los pri­me­ros años exis­tía mu­cho re­cha­zo en la co­mu­ni­dad mé­di­ca a la in­cor­po­ra­ción de las téc­ni­cas mí­ni­ma­men­te in­va­si­vas en Ci­ru­gía To­rá­ci­ca y, du­ran­te dé­ca­das, fue­ron po­cos los cen­tros que co­men­za­ron a in­cor­po­rar­la”, re­cuer­da Ji­mé­nez Mer­chán.

En 1993 el doc­tor Je­sús Los­cer­ta­les di­ri­gía en el Vir­gen Macarena al equi­po de Ci­ru­gía To­rá­ci­ca y fue el pri­me­ro en el ám­bi­to es­ta­tal en in­cor­po­rar la mí­ni­ma in­va­sión. El res­to de las uni­da­des hos­pi­ta­la­rias de­di­ca­das a es­ta es­pe­cia­li­dad no co­men­za­ron a apli­car la mí­ni­ma in­va­sión en la ci­ru­gía del cán­cer de pul­món has­ta mu­chos años des­pués.

Du­ran­te es­te pe­rio­do ini­cial, el equi­po de del doc­tor Los­cer­ta­les se con­vir­tió en re­fe­ren­te mun­dial y, a fe­cha de hoy, es­ta uni­dad del Macarena se ha con­so­li­da­do co­mo cen­tro de re­fe­ren­cia. Sus ci­ru­ja­nos for­man par­te, o han for­ma­do par­te, de los equi­pos di­rec­ti­vos en las prin­ci­pa­les so­cie­da­des cien­tí­fi­cas de­di­ca­das a es­ta es­pe­cia­li­dad, en­tre las que des­ta­can la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Ci­ru­gía To­rá­ci­ca; la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neu­mo­lo­gía y Ci­ru­gía To­rá­ci­ca; y la Aso­cia­ción Ibe­roa­me­ri­ca­na de Ci­ru­gía To­rá­ci­ca, en­tre otras.

Si en los pri­me­ros años las téc­ni­cas de mí­ni­ma in­va­sión se apli­ca­ban en el 10% de los ca­sos, hoy es­te por­cen­ta­je ha cre­ci­do has­ta el 85% de la ci­ru­gías en el tó­rax. Es­te au­men­to se de­be a los bue­nos re­sul­ta­dos, con evi­den­cia, que arro­ja la mí­ni­ma in­va­sión en Ci­ru­gía To­rá­ci­ca, fren­te a la téc­ni­ca con­ven­cio­nal o abier­ta.

R. S.

Ci­ru­ja­nos del Hos­pi­tal Macarena du­ran­te una in­ter­ven­ción.

. FO­TOS: VÍC­TOR RODRÍGUEZ.

Los doc­to­res Ra­fael Ji­mé­nez Mer­chán y Miguel Con­gre­ga­do. Úr­su­la Muñoz, Ana Bu­zón, María José An­tú­nez, Mar­ta Ló­pez, Ju­lia Gon­zá­lez, Joaquín Co­rra­les, Juan Carlos Gi­rón, Ra­fael Ji­mé­nez Mer­chán, Miguel Con­gre­ga­do y Ser­gio Mo­reno, en el ac­ce­so prin­ci­pal del Hos­pi­tal Vir­gen Macarena.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.