El en­tie­rro de la mel­va

Diario de Sevilla - - Sevilla - CARLOS NAVARRO AN­TO­LÍN cna­va­rro@dia­rio­de­se­vi­lla.es

QUÉ ma­ra­vi­lla que dos lí­de­res po­lí­ti­cos acu­dan a un res­tau­ran­te fran­qui­cia­do de co­mi­da rá­pi­da y pon­gan de los ner­vios al ejér­ci­to de de­fen­so­res de la hos­te­le­ría ge­nu­ni­na y au­tén­ti­ca. Nos han he­cho un gran fa­vor sin pre­ten­der­lo. La fo­to­gra­fía de ma­rras evi­den­cia que en Se­vi­lla hay ca­da vez más fran­qui­cias y me­nos ne­go­cios au­tóc­to­nos. Cla­ro que sí, han he­cho la mar de bien. ¿Dón­de pre­ten­día al­gu­nos que al­mor­za­ran Pa­blo Ca­sa­do y Mo­reno Bo­ni­lla con sus cón­yu­ges e hi­jos un me­dio­día de domingo? ¿En Ori­za, jun­to a la se­de re­gio­nal del par­ti­do, a 50 eu­ros la ra­ción de gam­bas? No, de nin­gu­na ma­ne­ra. Pa­ra es­to­ca­das, las del co­so del Ba­ra­ti­llo ba­jo los cie­los de abril. Ade­más, me­jor evi­tar la pe­leí­lla en­tre Ca­sa­do y Mo­reno so­bre quién pa­ga has­ta que al­guien re­cu­rre a la fór­mu­la so­co­rri­da: “Me­jor dos he­ri­dos que un muer­to”. Di­cho sea sin se­gun­das por el 2-D.

¿De­bie­ron qui­zás re­ser­var me­sa en esos res­tau­ran­tes don­de te man­dan su­til­men­te al gue­to de la es­qui­na cuan­do com­prue­ban la pre­sen­cia de ni­ños? ¿Tal vez a esos si­tios en los que hay que pe­dir ra­cio­nes por na­ri­ces y los adul­tos se aca­ban co­mien­do el ex­ce­den­te de las so­co­rri­das cro­que­tas in­fan­ti­les?

No se ras­guen las ves­ti­du­ras con el su­pues­to des­pre­cio a la hos­te­le­ría lo­cal, al acei­te de oli­va vir­gen ex­tra (sin co­ro­nar) y a la die­ta me­di­te­rrá­nea. Se­vi­lla es una gran ba­rra fran­qui­cia­da con me­sas sin ca­ma­re­ros, una ciu­dad don­de hay dos o tres ne­go­cios que se man­tie­nen co­mo es­tan­dar­te de un tiem­po que di­cen fue es­plen­do­ro­so. No hay más. Has­ta en ma­te­ria de ba- res vi­vi­mos del re­cuer­do. Los ase­so­res han bus­ca­do una fo­to que en­ca­ja a la per­fec­ción con la so­cie­dad ac­tual, con el tiem­po que nos ha to­ca­do vi­vir, una ima­gen con la que se iden­ti­fi­ca una gran ma­yo­ría. Sí, es una ins­tan­tá­nea de la­bo­ra­to­rio en una po­lí­ti­ca car­ga­da de apren­di­ces de Pa­no­ra­mix. Im­pos­ta­da, for­za­da y to­dos los ca­li­fi­ca­ti­vos que us­te­des quie­ran, pe­ro un cal­co de la so­cie­dad ac­tual. No se le pue­de ne­gar co­ne­xión con la reali­dad, co­mo pre­ten­día el pre­si­den­te Oba­ma al­mor­zan­do con su nú­me­ro dos en un res­tau­ran­te de co­mi­da rá­pi­da pró­xi­mo a la Ca­sa Blan­ca. Aquí es­tá to­do in­ven­tan­do me­nos la fór­mu­la con­tra el ca­lor.

Una fa­mi­lia con me­no­res no pue­de ir a ha­cer cam­pa­ña en la ba­rra de Ca­sa Viz­caíno, co­mo Alfonso Gue­rra hi­zo en las mu­ni­ci­pa­les de 2011. Más qui­sie­ran a lo me­jor Pa­blo y Juan­ma… O no, que di­ría Ra­joy. Por­que la al­fom­bra de cás­ca­ras de ca­cahue­tes del sa­ne­drín de Viz­caíno en­su­cia mu­cho el an­te de los cal­za­dos.

Lo peor no es co­mer­te una ham­bur­gue­sa en vez de un fi­le­te ru­so. Mu­cho peor es que ha­yas pro­nun­cia­do un pre­gón o un mi­tin ham­bur­gue­sa, de los que sa­cian al ins­tan­te, pe­ro es­tás con ham­bre de lo­bo a las dos ho­ras. La fo­to de ha­ce una se­ma­na es un éxi­to por­que el per­so­nal si­gue sa­cia­do. La co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca ha triun­fa­do. El en­ga­ño es una vía le­gí­ti­ma a la que re­cu­rre el se­vi­llano pa­ra di­se­ñar su pro­pio es­ta­do de fe­li­ci­dad. Se­vi­lla en cues­tión de ba­res es una gran fran­qui­cia pal­pa­ble en el en­torno de la Ca­te­dral y en mu­chos ba­rrios pró­xi­mos al Cen­tro. Ma­los tiem­pos pa­ra la mel­va, Juan Ig­na­cio. Es­to no pa­sa­ba con el al­cal­de de los 20 con­ce­ja­les. ¿Lo ven? Nun­ca es­ta­mos con­ten­tos. Siem­pre que­re­mos más. Prue­ben el Ma­cCa­sa­do, el Bi­gTo­ni (Martín) o el Happ­yBo­ni­lla, aho­ra con do­ble ra­ción de pa­ta­tas. Exis­te un en­tie­rro de la sar­di­na, de la co­qui­na… y aho­ra has­ta uno de la mel­va. Iro­nías del des­tino. En sie­te días se nos cae la Cos­pe­dal, ma­dri­na po­lí­ti­ca de Zoi­do, y Ca­sa­do y Mo­reno se nos van a un fran­qui­cia de ham­bur­gue­sas.

La co­mi­da ba­su­ra une a Mo­reno y Ca­sa­do. Es­ce­ni­fi­can una re­la­ción flui­da des­pués de ha­ber es­ta­do en ban­dos tan dis­tin­tos. La pro­yec­ción de cor­dia­li­dad se uti­li­za pa­ra sal­va­guar­dar a las ins­ti­tu­cio­nes. La Mo­nar­quía sa­ca a pa­sear jun­tas a la rei­na So­fía y a la rei­na Letizia tras el aga­rre de la fo­to de la ni­ña. Hay ma­tri­mo­nios fa­mo­sos que se de­jan re­tra­tar jun­tos pa­ra lue­go sa­car ré­di­to del di­vor­cio. Co­no­ci­da es la ri­ma: pre­sen­cia o au­sen­cia se­gún con­ve­nien­cia. A Mo­reno y Ca­sa­do les in­tere­sa apa­re­cer jun­tos pa­ra sal­var los mue­bles en las elec­cio­nes an­da­lu­zas del 2 de di­ciem­bre. Si el PP go­ber­na­ra, va­yan pi­dien­do he­la­dos pa­ra el pos­tre con los va­si­tos gran­des. Si el par­ti­do cae al ter­cer pues­to por de­trás de PSOE y Ciu­da­da­nos, Mo­reno sal­ta­rá del sillón co­mo los fu­si­bles en un apa­gón. Si que­da el se­gun­do sin op­ción de go­bierno, a Ca­sa­do le cos­ta­rá más tra­ba­jo sa­car a Mo­reno del pues­to, má­xi­me si se tie­ne en cuen­ta el des­ca­la­bro del cos­pe­da­lis­mo an­da­luz y la ame­na­za de nue­vas gra­ba­cio­nes que com­pro­me­tan a los eri­gi­dos co­mo del­fi­nes an­da­lu­ces.

Mu­chos lar­gan del es­ca­so gus­to de Mo­reno y Ca­sa­do al acu­dir a un res­tau­ran­te des­per­so­na­li­za­do y des­ubi­ca­dor en una An­da­lu­cía con tan­tí­si­mo se­llo pro­pio. O eso di­cen. ¿Pe­ro aca­so no es­tán ya des­per­so­na­li­za­dos has­ta los Pa­ra­do­res de Tu­ris­mo? Si pa­re­cen to­dos sa­ca­dos del ca­tá­lo­go de AC o NH. Los nue­vos Pa­ra­do­res son co­mo los cris­tos de Castillo Las­truc­ci: to­dos igua­li­tos. Has­ta qui­ta­ron los tra­jes re­gio­na­les de las ca­ma­re­ras y sa­ca­ron de car­ta los en­tre­me­ses que eran una sín­te­sis de la gas­tro­no­mía lo­cal. ¿Dón­de quie­ren que acu­dan las cria­tu­ras con sus cha­le­cos de Pu­ri­fi­ca­ción García y sus cha­que­tas en­ta­lla­das a lo Bel­trán Pérez? No hu­bie­ra es­ta­do mal acu­dir a Ca­sa Ru­per­to, don­de se sir­ven los pa­ja­ri­tos fri­tos y los mon­ta- di­tos de lo­mo y el nun­ca bien pon­de­ra­do lo­mo es­pe­ciá (siem­pre con til­de fi­nal), pe­ro hay que es­tar de pie y lo de las aves no siem­pre en­tra por el ojo a to­do el mun­do.

La fo­to tie­ne otra gran ven­ta­ja. Pue­de es­tar he­cha en Se­vi­lla, en Al­me­ría o Má­la­ga. Es una ima­gen que tie­ne to­do los va­lo­res de la po­lí­ti­ca de hoy: es­ca­so ries­go, bue­nis­ta, des­ubi­ca­do­ra, trans­ver­sal y ver­te­bra­do­ra. Le fal­ta el man­tel, pe­ro no le fal­ta un pe­re­gil. Es li­ge­ra co­mo un tuit. Y po­ne de los ner­vios a los ran­cios, que ca­carean mu­cho pe­ro tie­nen me­nos fuer­za que el re­fres­co de Mo­reno Bo­ni­lla. Só­lo nos ha fal­ta­do el ví­deo de am­bos de­po­si­tan­do los res­tos en los con­te­ne­do­res. Y, có­mo no, echa­mos en fal­ta el yin­ton­si­to del pos­tre, que di­ría uno que yo me sé. No cul­pen a Ca­sa­do y Mo­reno de la in­va­sión de fran­qui­cias. La pró­xi­ma fo­to que sea del par­ti­do de vuelta en Ma­drid, en una de esas su­cur­sa­les del Mu­seo del Ja­món. Na­da de Lardhy, El Pa­ra­guas o Hor­cher... En esos si­tios usan man­te­les y des­pués hay que la­var­los.

Ca­sa­do y Mo­reno nos han he­cho un fa­vor: evi­den­ciar que so­mos una gran fran­qui­cia

M. G.

Juan Ma­nuel Mo­reno Bo­ni­lla y Pa­blo Ca­sa­do al­muer­zan el pa­sa­do domingo jun­to a sus mu­je­res e hi­jos en una ham­bur­gue­se­ría de Se­vi­lla.

AGEN­CIAS

El pre­si­den­te Oba­ma en un res­tau­ran­te de co­mi­da rá­pi­da.

M. G.

Gue­rra, en la ba­rra de Viz­caíno jun­to a Vie­ra y Bueno en la cam­pa­ña de 2011.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.