En pa­tín del Tá­me­sis al río Gua­dal­qui­vir

Diario de Sevilla - - Sevilla -

por­ta­voz de Ciu­da­da­nos, miem­bros de Vox, y Luis Duar­te y José Antonio Fer­nán­dez Rin­cón, del Dis­tri­to Cas­co An­ti­guo.

Jun­to a la pla­ca, Ska­te Park Ig­na­cio Eche­ve­rría, Luis Muñoz, gra­fi­te­ro y ta­tua­dor, di­bu­jó a una jo­ven so­bre un pa­tín en un puente que sim­bo­li­za el que cru­za­ba Ig­na­cio cuan­do per­dió la vi­da. “Lo he he­cho con mu­cho ca­ri­ño pen­san­do en sus pa­dres”, di­ce el ar­tis­ta, via­je­ro co­mo Ig­na­cio. “Yo lle­va­ba sie­te años en Tai­lan­dia, vi­ne a Se­vi­lla pa­ra fir­mar unos pa­pe­les, co­no­cí a mi chi­ca y me que­dé en Tria­na”.

En la fa­mi­lia de Ig­na­cio Eche­ve­rría hay dos an­te­ce­den­tes se­vi­lla­nos. Ja­cin­to Ben­goa, su ta­ta­ra­bue­lo, era maes­tro ar­me­ro de la Maes­tran­za de Ar­ti­lle­ría y su hi­ja atra­ve­sa­ba to­dos los días el puente de Tria­na pa­ra lle­var­le la co­mi­da. Al evo­car al se­gun­do an­te­pa­sa­do, la emo­ción le trai­cio­nó a Joaquín Eche­va­rría. “El otro as­cen­dien­te vie­ne por su ma­dre. Era un es­co­cés cria­do en Se­vi­lla, John Daw­nie, que for­ma­ba par­te del Ba­ta­llón Tra­di­cio­na­lis­ta que con un gru­po de se­vi­lla­nos se en­fren­tó a los fran­ce­ses en la ba­ta­lla del Puente de Tria­na de 1812. La mar­que­sa de la Con­quis­ta, des­cen­dien­te de Pi­za­rro, le dio la es­pa­da del con­quis­ta­dor del Pe­rú. Pre­fi­rió lan­zar­la al agua an­tes que ren­dir­se...”. Los aplau­sos mi­ti­ga­ron las lá­gri­mas del pa­dre de Ig­na­cio. “Con ese ca­po­te de pal­mas triun­fa cual­quier to­re­ro”.

Ig­na­cio Eche­ve­rría era un ex­per­to en des­en­mas­ca­rar y des­ar­mar a los ma­los. Su he­roís­mo y va­len­tía es la prue­ba em­pí­ri­ca, fren­te a lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, de que los bue­nos y los ma­los lan­da del Nor­te. El 4 de di­ciem­bre, las tres po­li­cías de Lon­dres se unían pa­ra ga­lar­do­nar­lo. Joaquín Eche­va­rría ha leí­do el su­ma­rio y le cons­ta que de las tres vi­das que sal­vó el arro­jo de su hi­jo, dos eran po­li­cías bri­tá­ni­cos. “La ter­ce­ra, una se­ño­ra fran­ce­sa”. Más las que sal­vó des­pués, “por­que Ig­na­cio los gol­pea y los en­tre­tie­ne y dos de ellos lo apu­ña­lan por la es­pal­da. Que­rían ma­tar mien­tras iban bailando, ha­bían to­ma­do anabo­li­zan­tes”.

Se­vi­lla se in­cor­po­ra a otras ciu­da­des que han in­clui­do a es­te Daoíz ga­lle­go al ca­lle­je­ro. “En Ma­drid to­da­vía no han pues­to la pla­ca”. Joaquín y Ana tie­nen nue­ve nie­tos. “Sus so­bri­nos no de­jan de ha­blar de su tío”. Los dos her­ma­nos ma­yo­res, Joaquín y Enrique, na­cie­ron en Ma­drid. Ig­na­cio y sus her­ma­nas, en As Pon­tes de García Rodríguez, pue­blo in­dus­trial de La Co­ru­ña don­de se tras­la­dó su pa­dre, que se ju­bi­ló re­cien­te­men­te de pro­fe­sor de Pro­yec­tos en la Es­cue­la de Mi­nas.

Des­cu­bier­ta la pla­ca, tras­va­se emo­cio­nal del Tá­me­sis al Gua­dal­qui­vir, lle­ga­ban pa­ti­na­do­res apro­ve­chan­do la tre­gua de agua. Un hom­bre sa­lu­da­ba a Joaquín y le de­cía a su hi­jo, un ni­ño con cas­co y patines: “Sa­lú­da­lo, es el pa­dre de un hé­roe”. José Delgado lu­ce una ca­mi­se­ta que im­pri­mie­ron en Jaén a raíz de la muer­te de Ig­na­cio. Es de 1978, quin­ta de la Cons­ti­tu­ción y del hé­roe del puente de Lon­dres. Tam­bién tra­ba­ja en el sec­tor de la ban­ca. La nue­va es­pa­da de Pi­za­rro es un mo­no­pa­tín tria­ne­ro. Lec­ción de vi­da de quien la dio por­que, co­mo di­jo su pa­dre, “no de­ja­ba pa­sar de lar­go las in­jus­ti­cias”.

Los pa­dres de Ig­na­cio y el ar­tis­ta jun­to a la ale­go­ría del puente de Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.