Los ve­ci­nos de Bar­ba­te llo­ran una tra­ge­dia que su­ma ya 12 ca­dá­ve­res

Diario de Sevilla - - Andalucía -

Con aplau­sos ter­mi­na­ba ayer en la pla­za del fa­ro de Bar­ba­te el mi­nu­to de si­len­cio que sir­vió de ac­to so­li­da­rio en me­mo­ria de las úl­ti­mas víc­ti­mas que se ha co­bra­do el dra­ma de la mi­gra­ción, una tra­ge­dia, la de la pa­te­ra de Los Ca­ños, que su­ma ya 12 ca­dá­ve­res con el lo­ca­li­za­do en la ma­dru­ga­da de ayer. Tras va­rias pan­car­tas en las que se po­dían leer men­sa­jes co­mo No más muer­tos en el Es­tre­cho, Las fron­te­ras ce­rra­das ma­tan, De­ma­sia­do Es­tre­cho o No más sue­ños aho­ga­dos, se reali­zó un me­dio círcu­lo en la pla­za del fa­ro del que par­ti­ci­pó un cen­te­nar de per­so­nas en­tre re­pre­sen­tan­tes de co­lec­ti­vos, par­ti­dos po­lí­ti­cos, ve­ci­nos e in­clu­so un gru­po de jó­ve­nes con 18 años re­cién cum­pli­dos que han es­ta­do en cen­tros de aco­gi­da des­de que lle­ga­ron en di­fe­ren­tes pa­te­ras. Aho­ra se pre­sen­ta un fu­tu­ro in­cier­to pa­ra ellos, se­gún ex­pu­so el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Pro De­re­chos Hu­ma­nos de An­da­lu­cía, Ra­fael La­ra. En la lec­tu­ra de un ma­ni­fies­to, La­ra re­cla­mó vías legales y se­gu­ras pa­ra evi­tar más muer­tes en el Es­tre­cho y el Me­di­te­rrá­neo, que se­gún sus da­tos se ha tra­ga­do en lo que lle­va­mos de año a 629 per­so­nas, mien­tras que un nú­me­ro que pue­de du­pli­car esa ci­fra es­ta­rían da­dos por des­apa­re­ci­dos. El por­ta­voz de la APDHA apun­ta al cie­rre de las fron­te­ras eu­ro­peas y es­pe­cial­men­te las de Ita­lia co­mo cau­sa del trá­fi­co de mi­gran­tes por el Es­tre­cho, ade­más de la si­tua­ción po­lí­ti­ca y so­cial que se vi­ve en Ma­rrue­cos. Ra­fael La­ra y el al­cal­de de Bar­ba­te, Miguel Molina, la­men­ta­ron que nin­gu­na Ad­mi­nis­tra­ción su­pe­rior se ha­ya pues­to en con­tac­to con el Con­sis­to­rio pa­ra mos­trar­les su so­li­da­ri­dad en es­tos mo­men­tos que to­do un pue­blo llo­ra por la tra­ge­dia de la in­mi­gra­ción. / J. M. RUIZ

la ca­lle, los que se mue­ven en los su­bur­bios de las gran­des ciu­da­des sin na­da que ha­cer y que es­tán so­los. Su úni­ca opor­tu­ni­dad es el salto”. En Ceu­ta hay mu­chos de es­tos ni­ños, se les ve al­re­de­dor del puer­to, has­ta arri­ba de pe­ga­men­to.

Una fuen­te del Obis­pa­do de Tán­ger, don­de se tra­ba­ja muy di­rec­ta­men­te con los inmigrantes sub­saha­ria­nos apor­ta otra ver­tien­te de la si­tua­ción, la que afec­ta a la per­so­nas con las que él tra­ba­ja, la que ex­pli­ca­ría su in­só­li­ta es­ca­sa pre­sen­cia en las pa­te­ras en los úl­ti­mos me­ses.“No es­toy se­gu­ro de por qué no pa­san aho­ra tan­tos sub­saha­ria­nos –se­ña­la–, pe­ro des­de lue­go pue­de ser por­que aho­ra hay mu­chos más con­tro­les por par­te de la Po­li­cía ma­rro­quí. Es­tá ha­bien­do mu­chos arres­tos en las gran­des ciu­da­des le­jos de Tán­ger, co­mo Ca­sa­blan­ca, Aga­dir, Mek­nes. En­tran en las ha­bi­ta­cio­nes de las gen­tes, las de­tie­nen y las de­por­tan. Por eso no pue­den lle­gar aquí, y por eso se­gu­ra­men­te no se em­bar­can”.

Ma­rrue­cos bus­ca, con el apo­yo de Es­pa­ña, un tra­ta­mien­to especial por ser el país que con­tie­ne la fron­te­ra. Ser la Tur­quía de la vía atlán­ti­ca. Es­to va­le pa­ra los sub­saha­ria­nos. Pa­ra el nue­vo éxo­do ju­ve­nil ma­rro­quí las cla­ves son otras. Pa­ra los cha­va­les que bus­can opor­tu­ni­da­des el éxi­to es­tá en lle­gar a la otra ori­lla, no ser de­tec­ta­dos pa­ra no ser de­vuel­tos al pun­to de par­ti­da, no des­tro­zar la em­bar­ca­ción en una rom­pien­te, no ser dis­pa­ra­dos por la Ma­ri­na real... La re­bel­día con­tra su des­tino con­tie­ne un co­ra­je que con­mue­ve. Ca­da cuer­po de un jo­ven que es­cu­pe el mar, con la piel de un blanco lu­nar, es un in­so­por­ta­ble fra­ca­so sin lí­mi­te. Un fra­ca­so de to­dos.

MA­NUEL ARA­GÓN PINA

Con­cen­tra­ción ce­le­bra­da ayer en Bar­ba­te pa­ra la­men­tar la muer­te de los inmigrantes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.