EN ALER­TA AN­TI­FAS­CIS­TA

Diario de Sevilla - - Opinión -

PA­RE­CE in­creí­ble, pe­ro una ac­tua­ción política pue­de ser a la vez ri­dí­cu­la, inú­til y pe­li­gro­sa. Ha­cer una co­sa que re­sul­te al mis­mo tiem­po gro­tes­ca, in­efi­caz y lle­na de ries­gos no es ta­rea fá­cil. Só­lo es­tá al al­can­ce de unas men­tes pri­vi­le­gia­das. Co­mo las que con­vo­ca­ron las ma­ni­fes­ta­cio­nes lla­ma­das an­ti­fas­cis­tas de es­ta se­ma­na.

Siem­pre con­si­de­ré pa­té­ti­cas las pro­tes­tas que se or­ga­ni­zan in­me­dia­ta­men­te des­pués de una jor­na­da elec­to­ral. De un pa­te­tis­mo in­fan­ti­loi­de: pa­ta­le­tas de críos con­tra­ria­dos por­que la reali­dad no se ajus­ta a sus de­seos. Por­que Vox ya exis­tía mu­cho an­tes del 2-D, de mo­do que lo que se ha de­nun­cia­do en la ca­lle no es su exis­ten­cia, sino su lle­ga­da al Par­la­men­to. Es de­cir, que ca­si 400.000 an­da­lu­ces los ha­yan lle­va­do allí con sus vo­tos.

Lo que lle­va a la se­gun­da ca­li­fi­ca­ción de es­ta mo­vi­da ca­lle­je­ra: per­fec­ta­men­te inú­til. El “No pa­sa­rán” mí­ti­co de Pa­sio­na­ria en el Ma­drid cer­ca­do lo han con­ver­ti­do es­tos ma­ni­fes­tan­tes an­da­lu­ces, ochen­ta años des­pués y en uno de los vein­te paí­ses más prós­pe­ros del mun­do, en una ca­ri­ca­tu­ra his­té­ri­ca y ex­tem­po­rá­nea. Los de Vox no pa­sa­rán, ¡es que ya han pa­sa­do! Han con­cu­rri­do a unas elec­cio­nes li­bres, han lo­gra­do do­ce dipu­tados y per­ma­ne­ce­rán en sus es­ca­ños de­fen­dien­do sus ideas –la ma­yo­ría per­ni­cio­sas, se­gún mi cri­te­rio– los pró­xi- mos cua­tro años, sal­vo que no res­pe­ten las re­glas del jue­go y vul­ne­ren las le­yes. Co­mo to­dos los de­más dipu­tados. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes ha­bi­das no los van a echar.

Pe­ro, en ter­cer lu­gar, tam­bién son pe­li­gro­sas. No en sí mis­mas (po­ca gen­te, es­ca­sa con­ti­nui­dad, vio­len­cia de baja in­ten­si­dad), sino por el mar­co con­cep­tual al que res­pon­den. Por un la­do, lo que se im­pug­na es el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes an­da­lu­zas, lo que equi­va­le a cues­tio­nar la so­be­ra­nía po­pu­lar. O sea, si no me gus­ta lo que vo­ta la gen­te, la lla­mo fas­cis­ta y me dis­pon­go a com­ba­tir­la. Es­ta ac­ti­tud sí que re­cuer­da mu­cho la aver­sión his­tó­ri­ca de los fas­cis­tas a la de­mo­cra­cia (las ur­nas es­tán pa­ra rom­per­las). Por otro la­do, quien pro­mue­ve es­ta aler­ta an­ti­fas­cis­ta es Po­de­mos –lo de la con­vo­ca­to­ria “es­pon­tá­nea” en las re­des es un cuento–, el ter­cer par­ti­do de Es­pa­ña en re­pre­sen­ta­ción. Por eso es pe­li­gro­so el asun­to, por ve­nir de un par­ti­do de­mo­crá­ti­co que im­pug­na la de­ci­sión de los vo­tan­tes.

Me­nos mal que Íñi­go Erre­jón, el más lú­ci­do de es­ta pan­di­lla, ha pe­di­do hu­mil­dad en Po­de­mos. In­vi­ta a sus co­le­gas a pre­gun­tar­se me­nos por los 400.000 vo­tos de Vox que por los 282.000 per­di­dos por Ade­lan­te.

La aler­ta de Po­de­mos es inú­til, ri­dí­cu­la y pe­li­gro­sa: se di­ri­ge con­tra los re­sul­ta­dos de unas elec­cio­nes li­bres

JO­SÉ AGUI­LAR

ja­gui­[email protected]­po­joly.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.