Só­lo 57 par­ti­cu­la­res han com­pra­do un co­che eléc­tri­co en An­da­lu­cía

La pre­sen­cia en An­da­lu­cía del co­che eléc­tri­co es aún tes­ti­mo­nial pe­se al entusiasmo de los pro­pie­ta­rios

Diario de Sevilla - - Portada - T. Mo­na­go SE­VI­LLA

Son pio­ne­ros y es­tán con­ven­ci­dos de que el fu­tu­ro es­tá con ellos. Per­te­ne­cen a una mi­no­ría muy mi­no­ría, ca­si de fri­kis; es­tán a la úl­ti­ma y mu­chos se co­no­cen y es­tán en con­tac­to a tra­vés de gru­pos de What­sapp, pá­gi­nas de Fa­ce­book y fo­ros de in­ter­net. Son los pro­pie­ta­rios de co­ches eléc­tri­cos, esos que, se su­po­ne, de­ben ser los únicos que pue­dan cir­cu­lar en 2040.

En An­da­lu­cía, a juz­gar por las ma­tri­cu­la­cio­nes de los úl­ti­mos años, de­ben es­tar al­go por en­ci­ma de mil, un nú­me­ro ri­dícu­lo. Pe­se a ser po­cos, lo tie­nen cla­ro: “To­do aquel que lo prueba ter­mi­na mi­gran­do al vehícu­lo eléc­tri­co”, afir­ma An­to­nio Jo­sé Car­ne­ro, de­le­ga­do en Cá­diz de Au­ve (Aso­cia­ción de Usua­rios de Vehícu­los Eléc­tri- cos), crea­da pa­ra fo­men­tar el uso y con­cien­ciar a los or­ga­nis­mos pú­bli­cos. “Cuan­do con­duz­co –con­ti­núa Fran­cis­co Jo­sé Du­rán, su ho­mó­lo­go de Córdoba– voy co­mo si fue­ra en el AVE, só­lo sien­to el rui­do del ro­da­mien­to de las rue­das; el co­che es có­mo­do, es­ta­ble y tie­ne mu­cha fuer­za: cuan­do pi­so el ace­le­ra­dor, sa­le co­mo un ra­yo”. Es­to úl­ti­mo es así por­que ya no hay em­bra­gue, ni re­vo­lu­cio­nes, ni cam­bios de mar­cha. “Es más di­ver­ti­do –aña­de Car­ne­ro–; si­mi­lar a lo que era en nues­tra in­fan­cia el Sca­lex­tric”. Eso sí, hay una fun­ción, la Eco, que pro­cu­ra que la ace­le­ra­ción sea cons­tan­te pa­ra evi­tar brus­que­da­des y tam­bién que se des­gas­te la ba­te­ría.

Al no usar­se tan­to, las pas­ti­llas de freno ape­nas se des­gas­tan. “Mi co­che tie­ne 40.000 ki­ló­me­tros y no han su­fri­do ni la mi­tad que si tu­vie­ra un co­che de com­bus­tión”, di­ce Ig­na­cio , ar­gen­tino afin­ca­do en Be­nal­má­de­na y re­pre­sen­tan­te de Au­ve por Má­la­ga. Cuan­do el pi­lo­to levanta el pie del ace­le­ra­dor, el co­che tien­de a fre­nar so­lo y se ge­ne­ra una co­rrien­te eléc­tri­ca que sur­te en al­gu­na me­di­da a la ba­te­ría. Apar­te, es­tá el te­ma eco­ló­gi­co: “Es una go­za­da lle­gar al par­king y no te­ner ni hue­llas de com­bus­ti­ble, ni de acei­te, ni olo­res”, di­ce Car­ne­ro. “Cuan­do subo una cues­ta y me ade­lan­ta un co­che de 300.000 o 400.000 ki­ló­me­tros ten­go que ce­rrar las ven­ta­nas y po­ner la ven­ti­la­ción por­que no lo aguan­to”. Es co­mo el hu­mo del ta­ba­co: cuan­do des­apa­re­ce de tu al­re­de­dor y te acos­tum­bras, ya no lo quie­res cer­ca.

Tie­ne otra gran ven­ta­ja, ade­más: el con­su­mo ener­gé­ti­co. Car­los Del­ga­do, de Au­ve Huel­va, afir­ma que cuan­do com­pró el Nis­san Leaf, su pri­mer co­che eléc­tri­co, pa­só de gas­tar 300 eu­ros en com­bus­ti­ble al mes por ha­cer 3.000 ki­ló­me­tros al mes a en­tre 50 y 60, y eso contando con que to­das las re­car­gas de su vehícu­lo fue­ran en ca­sa, cuan­do no era así. A ve­ces, re­car­ga­ba en Se­vi­lla de for­ma gra­tui­ta. Con el mis­mo vehícu­lo, Du­rán ha­ce unos 80 ki­ló­me­tros al día pa­ra lle­gar y vol­ver de Córdoba des­de la zo­na de La Car­lo­ta, y si an­tes pa­ga­ba en­tre 120 y 125 eu­ros a la se­ma­na por re­pos­tar, aho­ra son 26 eu­ros de luz en to­do el mes. El man­te­ni­mien­to es tam­bién más ba­ra­to: “Con el dié­sel que te­nía la pri­me­ra re­vi­sión fue de 199 eu­ros con descuentos; en un co­che eléc­tri­co la mano de obra no pa­sa de 56 eu­ros y va me­nos al ta­ller”.

Si to­do son ven­ta­jas, ¿por qué las ven­tas son tan ba­jas? ¿Por qué se han ma­tri­cu­la­do en An­da­lu­cía en lo que va de año só­lo 57 vehícu­los eléc­tri­cos com­pra­dos por par­ti­cu­la­res, ex­clui­das las empresas? Pri­me­ro, es­tá la men­ta­li­dad. “Se tra­ta de un cam­bio cul­tu­ral y el es­pa­ñol es muy con­ser­va­dor –afir­ma In­súa, de Au­ve Má­la­ga–; si siem­pre has co­mi­do con cu­chi­llo y te­ne­dor y aho­ra hay que ha­cer­lo de otra ma­ne­ra, es di­fí­cil”.

Pe­ro hay más mo­ti­vos, co­mo el precio, aun­que es cier­to que han lle­ga­do a ba­jar de for­ma muy con­si­de­ra­ble. An­to­nio Jo­sé Car­ne­ro lo­gró un Nis­san Leaf por 13.000 eu­ros, tras lo­grar ayu­das por 11.500 gra­cias al Plan PIVE, aun­que des­pués tu­vo que de­vol­ver 4.500 en im­pues­tos. “Fue un chas­co, se de­be­ría ha­cer co­mo en el País Vas­co, que es­tán exen­tos”, di­ce. En cual­quier caso, es un precio que pue­de ser más o me­nos ase­qui­ble, aun­que hay tram­pas. La pri­me­ra, que has­ta aho­ra ha­bía un fon­do y cuan­do se ago­ta­ba, se ce­rra­ba el cu­po. Es de­cir, que só­lo se po­día te­ner ac­ce­so a un co­che eléc­tri­co con sub­ven­ción si ha­cías la so­li­ci­tud en un pla­zo y re­ser­va­bas la com­pra. En Eu­ro­pa, ade­más, se sub­ven­cio­na mu­cho más. “En No­rue­ga ya la ma­yo­ría de los co­ches son eléc­tri­cos y de Ale­ma­nia ha­cia el nor­te son en­tre 5.000 y 7.000 eu­ros más ba­ra­tos que aquí; y al re­vés pa­sa con los de com­bus­tión: son de 7.000 a 10.000 eu­ros más ca­ros”, afir­ma Mi­guel Lo­ren­zo, de­le­ga­do de Au­ve en Se­vi­lla.

Pe­ro más allá de las ayu­das, y pe­se a que los pre­cios han ba­ja­do, el cos­te ini­cial si­gue sien­do al­to. “Con un precio de en­tre 15.000 y 17.000 eu­ros, no mu­chos pue­den asu­mir el cos­te ini­cial, aun­que a lo lar­go de la vi­da del co­che pue­dan te­ner un aho­rro”, di­ce Aqui­lino Alon­so, di­rec­tor de la Agen­cia An­da­lu­za de la Ener­gía.

Otra ra­zón de que el co­che eléc­tri­co no des­pe­gue (en An­da­lu­cía

Los par­ti­cu­la­res só­lo han ma­tri­cu­la­do 57 uni­da­des en la re­gión en lo que va de año

Los usua­rios es­tán en­can­ta­dos: des­ta­can el aho­rro y el me­nor des­gas­te del co­che Só­lo en Ma­drid hay más pun­tos de re­car­ga rá­pi­da que en to­da An­da­lu­cía

me­nos que en Es­pa­ña y en Es­pa­ña mu­cho me­nos que en Eu­ro­pa) es la in­fra­es­truc­tu­ra de pun­tos de re­car­ga. La Jun­ta cifra en 290 los exis­ten­tes en la re­gión, pe­ro lo cier­to es que mu­chas de ellas tie­nen po­ca uti­li­dad. Son de carga len­ta y si uno es­tá via­jan­do lo que me­nos le ape­te­ce es es­pe­rar tres o cua­tro ho­ras a que el co­che es­té lis­to. Lo ideal es me­dia ho­ra, a lo su­mo 45 mi­nu­tos. Es­tas ins­ta­la­cio­nes, se­mi­rrá­pi­das y rá­pi­das, son mu­chas me­nos: 114. Só­lo en Ma­drid hay más, 130. En Se­vi­lla, por ejem­plo, hay 14 y en una ciu­dad si­mi­lar en ta­ma­ño, Va­len­cia, 63. Son da­tos ex­traí­dos de Elec­tro­maps, la apli­ca­ción más uti­li­za­da por los usua­rios de vehícu­los eléc­tri­cos y que se ac­tua­li­za ca­da día.

“Si te vas a Eu­ro­pa, te echas a llorar –di­ce An­to­nio Jo­sé Car­ne­ro–; cual­quier ciu­dad le da mil vuel­tas a las es­pa­ño­las. Es un pa­raí­so. Aun­que tam­bién es cier­to que ha­ce cua­tro o cin­co años es­to era un de­sier­to y po­qui­to a po­qui­to va­mos des­per­tan­do”. Car­los Del­ga­do fue a No­rue­ga a com­prar­se un Tes­la –los aman­tes del co­che eléc­tri­co son tam­bién apa­sio­na­dos de es­ta mar­ca– y pu­do tran­si­tar has­ta Bar­ce­lo­na sin di­fi­cul­ta­des. A par­tir de ahí, sí que tu­vo más pro­ble­mas. Tes­la, pre­ci­sa­men­te, es­tá ins­ta­lan­do en nues­tro país y An­da­lu­cía lo que lla­ma Su­per­char­ger (ins­ta­la­cio­nes de carga rá­pi­da pa­ra su mar­ca) y Des­ti­na­tion Char­ger (pa­ra to­das las mar­cas y en nor­mal­men­te en pun­tos tu­rís­ti­cos). Tam­bién En­de­sa, Iber­dro­la y Io­nity (en alian­za con Cep­sa) se quie­ren su­mar a es­ta ca­rre­ras y hay fir­mas co­mo la vas­ca Ibil que ofre­cen a los usua­rios pun­tos de carga con una ta­ri­fa pla­na. Pa­ra tra­yec­tos ur­ba­nos no es tan ne­ce­sa­ria la red (se re­car­ga en ca­sa du­ran­te la no­che), pe­ro si son lar­gos o se usa el co­che pa­ra ha­cer ki­ló­me­tros con fre­cuen­cia, es esen­cial.

Por par­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía, la Agen­cia An­da­lu­za de la Ener­gía aca­ba de in­cen­ti­var 48 nue­vas es­ta­cio­nes, en su in­men­sa ma­yo­ría eléc­tri­cas (al­gu­na hay de gas), con una ca­pa­ci­dad pa­ra re­car­gar un vehícu­lo en me­dia ho­ra en el 80% de los ca­sos. “Es­tá pre­vis­to que se eje­cu­ten en­tre fi­na­les de es­te año y los pri­me­ros me­ses de 2019”, afir­ma Aqui­lino Alon­so. De ellos 18 son pa­ra uso pro­pio de las ins­ti­tu­cio­nes o par­ti­cu­la­res que lo so­li­ci­tan. Ade­más, la Con­se­je­ría de Fo­men­to tie­ne un plan pa­ra lle­nar la A92 de pun­tos de re­car­ga jun­to a agen­tes pri­va­dos.

En el ám­bi­to mu­ni­ci­pal, en ge­ne­ral hay más avan­ces en las gran­des ciu­da­des, al­go ló­gi­co te­nien­do en cuen­ta que su­fren más los pro­ble­mas de con­ta­mi­na­ción y mo­vi­li­dad. Aun así, co­mo re­cuer­da Mi­guel Lo­ren­zo, en Se­vi­lla y Má­la­ga ter­mi­na­ron en el ol­vi­do las re­des Mo­ve­le y ZM2All, que eran pio­ne­ras, al fi­na­li­zar los pe­rio­dos res­pec­ti­vos de ca­da pro­yec­to. Los usua­rios de Au­ve afir­man que es una lu­cha cons­tan­te con­ven­cer a ayun­ta­mien­tos de que se les re­ba­je el im­pues­to de cir­cu­la­ción, se les per­mi­ta cir­cu­lar por ca­rri­les bus, te­ner re­ser­vas de par­king o po­der apar­car en zo­na azul. Car­los Del­ga­do re­cuer­da que en Huel­va se per­mi­tió es­to úl­ti­mo “só­lo a los que es­ta­ban em­pa­dro­na­dos allí, cuan­do eso no tie­ne sen­ti­do; los que ne­ce­si­tan apar­car ahí nor­mal­men­te vie­nen de pa­so, son de fue­ra”. A Ig­na­cio In­súa un po­li­cía lo­cal le lle­gó a po­ner una mul­ta por tran­si­tar por el cen­tro his­tó­ri­co de Be­nal­má­de­na (al fi­nal no la pa­gó) y el pro­pio Con­sis­to­rio le obli­ga­ba a pa­gar el 75% del im­pues­to de cir- cu­la­ción, has­ta que se dio cuen­ta de que lo ge­ne­ral es que se abo­ne só­lo el 25%.

Aqui­lino Alon­so, de la Agen­cia An­da­lu­za de la Ener­gía, ase­gu­ra, en es­te sen­ti­do, que los ayun­ta­mien­tos “tie­nen la sen­si­bi­li­dad pe­ro a ve­ces les fal­tan po­si­bi­li­da­des téc­ni­cas, tie­nen po­cos res­pon­sa­bles téc­ni­cos y tra­ba­jan en mu­chos ám­bi­tos más”. A ellos la Jun­ta les sue­le pres­tar ma­yor aten­ción a la ho­ra de ase­so­rar­los.

Los participantes en es­te re­por­ta­je tie­nen cla­ro que el fu­tu­ro es del co­che eléc­tri­co. La ba­te­ría –que su­po­ne el 30% del cos­te to­tal del vehícu­lo– es­tá re­du­cien­do su precio día a día, “y al fi­nal pa­sa­rá co­mo con las pla­cas fo­to­vol­tai­cas, que han re­du­ci­do mu­cho su cos­te”, di­ce Alon­so. En ello, los in­cre­men­tos de pro­duc­ción –Tes­la ya ha­ce 1.000 uni­da­des al día y pre­vé abrir fá­bri­cas en China y Eu­ro­pa– son fun­da­men­ta­les, ya que las eco­no­mías de es­ca­la ba­jan el precio. Ig­na­cio Ín­súa afir­ma que él ha he­cho 40.000 ki­ló­me­tros sin una go­ta de ga­so­li­na. Se­rán millones más en unos años.

JUAN AYA­LA

Fran­cis­co Jo­sé Du­rán re­car­ga su Nis­san Leaf.

JUAN CAR­LOS VÁZ­QUEZ

Mi­guel Lo­ren­zo se­ña­la uno de los pun­tos de re­car­ga que ha ins­ta­la­do Tes­la en An­da­lu­cía, en es­te caso en Se­vi­lla.

M. G.

Car­los Hi­dal­go, tam­bién con un Tes­la; vi­ve en Cor­te­ga­na y fue a No­rue­ga a com­prar­lo.

M. G.

An­to­nio Jo­sé Car­ne­ro, con su Tes­la.

M. G.

Ig­na­cio In­súa, con su Re­nault Zoe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.