RE­DES, ODIO E IN­SEN­SI­BI­LI­DAD

Diario de Sevilla - - Opinión -

LA de­ci­sión de Ro­bert Ha­beck, lí­der de los Ver­des ale­ma­nes, de aban­do­nar las re­des so­cia­les ha pro­vo­ca­do una in­tere­san­te po­lé­mi­ca. ¿Hay vi­da fue­ra de ellas? ¿Es po­si­ble usar­las sin de­jar­se arras­trar por el ca­len­tón irref le­xi­vo o ver­se ex­pues­to a ma­ni­pu­la­cio­nes e in­sul­tos? Ha­beck, que ha in­cu­rri­do en lo pri­me­ro y ha si­do afec­ta­do por lo se­gun­do, cree que no. Y las ha aban­do­na­do.

Hu­bo un tiem­po en que la po­lí­ti­ca no ex­cluía la re­fle­xión y las imá­ge­nes des­per­ta­ban con­cien­cias. De ahí el afán del po­der por cen­su­rar­las. Des­de la pri­me­ra gue­rra fo­to­gra­fia­da, la de Se­ce­sión ame­ri­ca­na, has­ta la pri­me­ra te­le­vi­sa­da, la de Viet­nam, la ima­gen co­mo de­nun­cia de los ho­rro­res de la gue­rra –en lo que Go­ya fue un ade­lan­ta­do– des­per­tó con­cien­cias. El ejem­plo má­xi­mo fue la prohi­bi­ción en 1946 de Ger­man Con­cen­tra­tion Camps Fac­tual Sur­vey, un do­cu­men­tal de Sid­ney Berns­tein y Al­fred Hitch­cock con las imá­ge­nes de los cam­pos de ex­ter­mi­nio fil­ma­das por la Uni­dad de Ci­ne Bri­tá­ni­co, pa­ra no ge­ne­rar una olea­da de in­dig­na­ción in­ter­na­cio­nal que di­fi­cul­ta­ra la re­cons­truc­ción de Ale­ma­nia en el nue­vo es­ce­na­rio pre Gue­rra Fría. Has­ta 1955, con No­che y nie­bla de Res­nais, no se di­fun­die­ron las pri­me­ras filmaciones del Ho­lo­caus­to. Mos­trar el ho­rror pro­vo­ca­ba reac­cio­nes. Has­ta que su con­ver­sión en es­pec­tácu­lo (pri­me­ra gue­rra del Gol­fo) y su di­fu­sión ma­si­va a tra­vés de las re­des so­cia­les ge­ne­ró el fe­nó­meno de ver y ol­vi­dar, la in­sen­si­bi­li­za­ción de­nun­cia­da por es­tu­dio­sos co­mo Stal­man: “La can­ti­dad de in­for­ma­ción que re­ci­bi­mos so­bre muer­tes, des­pla­za­mien­tos, re­fu­gia­dos, ca­tás­tro­fes o ham­bru­nas es tan bru­tal que uno se ha­ce en par­te in­sen­si­ble por su­per­vi­ven­cia… Y la gen­te no reac­cio­na”.

En cuan­to a la re­la­ción en­tre las re­des so­cia­les y la po­lí­ti­ca, cla­ve en el au­ge de los po­pu­lis­mos des­de Bra­sil a EEUU y Eu­ro­pa, El País, co­mo otros me­dios eu­ro­peos, ha in­ter­pre­ta­do la de­ci­sión del po­lí­ti­co ale­mán co­mo una in­vi­ta­ción a “re­cu­pe­rar pa­ra la po­lí­ti­ca el so­sie­go que acom­pa­ña a las vir­tu­des de la es­cu­cha, la re­fle­xi­vi­dad, la de­li­be­ra­ción o el tra­ta­mien­to ma­ti­za­do de los pro­ble­mas com­ple­jos que pa­re­ce in­com­pa­ti­ble con las nue­vas for­mas de odio anó­ni­mo que ca­rac­te­ri­zan el len­gua­je de las re­des so­cia­les (…) cu­ya ra­zón de ser es más el re­fuer­zo emo­cio­nal de la tri­bu que la bús­que­da de con­sen­sos o la se­duc­ción de quien pien­sa di­fe­ren­te”. Am­bos fe­nó­me­nos son tan gra­ves co­mo di­fí­cil­men­te co­rre­gi­bles.

Hu­bo un tiem­po en que la po­lí­ti­ca no ex­cluía la re­fle­xión y las imá­ge­nes des­per­ta­ban con­cien­cias. Ya no es así

CAR­LOS CO­LÓN

cco­[email protected]­po­joly.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.