FE­MI­NIS­MO PRE­VEN­TI­VO

Diario de Sevilla - - Opinión -

NO es na­da nue­vo que cier­ta iz­quier­da pre­ten­da con­se­guir en la ca­lle lo que no al­can­zó en las ur­nas. Un nue­vo ejem­plo lo ten­dre­mos es­tos días en An­da­lu­cía. Al fe­mi­nis­mo de iz­quier­das (se ad­mi­te el de­ba­te de si exis­te otro), siem­pre dis­pues­to a la es­tra­te­gia de la ci­rue­la (mo­ra­da por fue­ra, ro­ja por den­tro), no le ha gus­ta­do que los ciu­da­da­nos ha­yan da­do una hol­ga­da ma­yo­ría al cen­tro­de­re­cha pa­ra go­ber­nar y, con PSOE, Po­de­mos, IU y el SAT co­mo so­cios, ya ha con­vo­ca­do mo­vi­li­za­cio­nes pre­ven­ti­vas con­tra “el re­cor­te de los de­re­chos de las mu­je­res”, coin­ci­dien­do con la in­ves­ti­du­ra de Juan­ma Mo­reno co­mo pre­si­den­te de la Jun­ta. De na­da ha ser­vi­do que tan­to PP co­mo Cs ha­yan ase­gu­ra­do por ac­ti­va y pa­si­va que, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, no se da­rá un pa­so atrás en la igual­dad en­tre se­xos. Eso no im­por­ta: la iz­quier­da sin com­ple­jos es­tá con ham­bre de ca­lle y pan­car­ta, dis­pues­ta a ade­lan­tar la pri­ma­ve­ra a es­te frío y lim­pio enero an­da­luz.

No en­vi­dia­mos la suer­te de Juan­ma Mo­reno. Pri­me­ro ha su­fri­do la hu­mi­lla­ción de ser tra­ta­do co­mo un me­ro bul­to por su pro­pio par­ti­do en las ne­go­cia­cio­nes del cam­bio (al igual que Juan Ma­rín y Se­rrano) y aho­ra se en­fren­ta a una le­gis­la­tu­ra con con­ti­nuas ten­sio­nes in­ter­nas en el Go­bierno (cual­quier per­so­na mí­ni­ma­men­te ex­pe­ri­men­ta­da sa­be que los trián­gu­los amo­ro­sos no sue­len aca- bar bien) y una iz­quier­da dis­pues­ta al ca­lle­jeo. En es­te ca­so con­cre­to, el fe­mi­nis­mo con­vo­can­te no es­tá ac­tuan­do co­mo ga­ran­te de la igual­dad de de­re­chos, sino co­mo guar­dián ce­lo­so de pri­vi­le­gios y si­ne­cu­ras, tan­to ma­te­ria­les co­mo es­pi­ri­tua­les. So­bre to­do, se mues­tra in­quie­to an­te la idea de que es­tá per­dien­do el mo­no­po­lio en la in­ter­pre­ta­ción de los de­seos y as­pi­ra­cio­nes de las fé­mi­nas. Su dis­cur­so, has­ta ayer ca­nó­ni­co en la Jun­ta, va a ser so­me­ti­do a re­vi­sión y en­mien­da por mu­je­res que, co­mo la po­pu­lar Díaz Ayu­so, no creen que “pa­ra ser me­jor mu­jer ha­ya que ser fe­mi­nis­ta”. ¿Al­guien cree de ver­dad que es­ta em­po­de­ra­da po­lí­ti­ca ma­dri­le­ña o las na­ran­jas Mar­ta Bos­quet e Inés Arri­ma­das es­tán en con­tra de la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res? El pro­ble­ma es que las aso­cia­cio­nes fe­mi­nis­tas, co­mo los par­ti­dos so­cia­lis­tas o con­ser­va­do­res, son con­glo­me­ra­dos de per­so­nas uni­das por ideas más o me­nos no­bles, pe­ro tam­bién por los in­tere­ses par­ti­cu­la­res y el an­sia de po­der. El fe­mi­nis­mo en An­da­lu­cía de­be­ría des­mar­car­se de los in­tere­ses po­lí­ti­cos de la iz­quier­da (ya en mo­do preelec­to­ral) y dar, al me­nos, un tiem­po de cor­te­sía al nue­vo Go­bierno. Es lo mí­ni­mo que se pue­de pe­dir.

¿Al­guien de ver­dad pien­sa que las po­lí­ti­cas de PP y Cs es­tán en con­tra de la igual­dad de se­xos?

LUIS SÁN­CHEZ-MOLINÍ

lmo­li­[email protected]­po­joly.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.