VOXSONARO

Diario de Sevilla - - Opinión -

PE­PE da Ro­sa o Pa­co Gan­día los con­ta­ban mu­cho me­jor. El hu­mo­ris­mo no es lo su­yo, se­ñor pre­si­den­te del Go­bierno. Con el po­co sen­ti­do del hu­mor que de­mues­tra, que­da ade­más des­ca­li­fi­ca­do pa­ra tan digno gre­mio. Le ha­brán reí­do la gra­cia de Voxsonaro ha­cia las tres agru­pa­cio­nes que en par­te gra­cias a su de­ri­va van a su­mar los vo­tos pa­ra que su par­ti­do sea des­alo­ja­do de la Jun­ta de An­da­lu­cía por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la de­mo­cra­cia. ¿No se mi­ra us­ted al es­pe­jo? En su ca­so, tam­bién se ha­ce acom­pa­ñar de com­pa­ñe­ros de via­je, aque­llos alia­dos con­tra na­tu­ra de tiem­pos de la Tran­si­ción. Si se tra­ta de me­dir ra­di­ca­lis­mos, la pre­gun­ta es bien sen­ci­lla: ¿quién va más le­jos en el de­sa­tino, el que pro­po­ne el fin de las au­to­no­mías o el par­ti­da­rio de des­mon­tar la Mo­nar­quía par­la­men­ta­ria? Los se­gun­dos le apo­ya­ron en su mo­ción de cen­su­ra, pe­ro de­bie­ron qui­tar los es­pe­jos del Con­gre­so de los Dipu­tados.

Mal que le pe­se, us­ted tie­ne más de Do­nald Trump que de Fe­li­pe Gon­zá­lez. Le gus­ta mu­cho co­mu­ni­car­se por el tui­ter en sus par­ti­cu­la­res so­li­lo­quios de in-

Mal que le pe­se, Pe­dro Sán­chez tie­ne más co­sas en co­mún con Do­nald Trump que con Fe­li­pe

ven­ción de la pól­vo­ra. Tam­bién es­tá atra­pa­do, co­mo el in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca, con el te­ma de los pre­su­pues­tos. Y los se­ce­sio­nis­tas ca­ta­la­nes, a los que tam­bién de­be su pre­sen­cia en la Mon­cloa, le ha­cen per­ma­nen­te chan­ta­je pa­ra apo­yar­le siem­pre y cuan­do pon­ga la pri­me­ra pie­dra del mu­ro que se­pa­re Ca­ta­lu­ña de Es­pa­ña.

Los ra­di­ca­lis­mos se to­can, se ne­ce­si­tan, se re­tro­ali­men­tan. El fas­cis­ta y el an­ti­fas­cis­ta son mu­chas ve­ces las dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da. Al­ber­to Mo­ra­via se lle­vó las ma­nos a la ca­be­za cuan­do en los años se­sen­ta asis­tió en La Ha­ba­na a la ce­re­mo­nia de triun­fa­lis­mo del cas­tris­mo. Di­jo: “Me re­cuer­da a Mus­so­li­ni” (Lau­ren­ce De­bray, Hi­ja de re­vo­lu­cio­na­rios).

Hay que re­co­no­cer­le, se­ñor Sán­chez, su as­tu­cia pa­ra ha­ber­se que­da­do con el dis­cur­so de Po­de­mos en una es­tra­te­gia que no de­be ser del agra­do de Pa­blo Igle­sias. De tan­to emu­lar­lo va a ter­mi­nar sus­ti­tu­yén­do­lo. Un ries­go pa­re­ci­do co­rre­rían PP y Ciu­da­da­nos si pa­ra res­tar­le pro­ta­go­nis­mos a Vox hicieran su­yas al­gu­nas de sus ban­de­ras más pro­vo­ca­do­ras y fue­ra de lu­gar. Es­ta­ría­mos lle­gan­do a una cié­na­ga ideo­ló­gi­ca don­de se im­pon­dría el cen­tro ex­tre­mo, de­pre­da­dor de ra­di­ca­les a cam­bio de ra­di­ca­li­zar­se. Si le ríen las gra­cias por lo de Voxsonaro, em­pe­za­rá a es­tar más cer­ca de los mo­no­lo­guis­tas de la Sex­ta que de la Pre­si­den­cia del Go­bierno.

FRAN­CIS­CO CO­RREAL

fco­[email protected]­po­joly.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.