LO PÚ­BLI­CO Y LO PRI­VA­DO

Diario de Sevilla - - Opinión - MA­NUEL BA­REA

EL día que se ex­pli­ca en el co­le­gio la di­fe­ren­cia en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do es el día en que se ba­te el ré­cord de ab­sen­tis­mo es­co­lar. Aun­que es­tá por ver que eso si­ga ex­pli­cán­do­se, si es que se ha ex­pli­ca­do al­gu­na vez. Creo que es más bien un asun­to com­pe­ten­te de los pa­dres, de la fa­mi­lia, ha­cer dis­cer­nir al in­di­vi­duo des­de muy tem­pra­na edad qué es pú­bli­co y qué es pri­va­do, qué per­te­ne­ce al ám­bi­to de uno mis­mo y qué son la dis­cre­ción, la me­su­ra, la pru­den­cia –es de­cir, la edu­ca­ción– y có­mo es in­dis­pen­sa­ble y obli­ga­to­rio eje­cu­tar­las cuan­do en­tra­mos en la es­fe­ra co­lec­ti­va y so­mos uno más en lo que se com­par­te y se dis­fru­ta, y por lo tan­to es al­go de lo que uno mis­mo se res­pon­sa­bi­li­za en la mis­ma me­di­da que el res­to, apli­can­do lo que se de­bió apren­der en la es­cue­la y en el ho­gar.

Pe­ro bas­ta un sim­ple pa­seo por la ciu­dad pa­ra cons­ta­tar con desazón que ese apren­di­za­je, si lo hu­bo, ha ca­la­do po­co. O na­da. Pues pre­fie­re bue­na par­te del ve­cin­da­rio apro­piar­se pa­ra su uso y es­par­ci­mien­to par­ti­cu­lar del es­pa­cio pú­bli­co en ca­lles, pla­zas, ala­me­das y par­ques co­mo si se tra­ta­ra de una te­rra­za pri­va­da, de ma­ne­ra que pa­ra tran­si­tar o sim­ple­men­te cru­zar pa­ra pa­sar al otro la­do por en me­dio de la zo­na aco­ta­da se ne­ce­si­ta po­co me­nos que un sal­vo­con­duc­to. Y aun así el per­mi­so no es­tá ga­ran­ti­za­do. Apar­tar­se es un en­go­rro pa­ra quie­nes han sen­ta­do sus reales. Ni si­quie­ra tie­ne va­lor ha­cer la pe­ti­ción de pa­so con edu­ca­ción. No sir­ve. E in­ter­cam­bias la mi­ra­da con el ti­po que se ha adue­ña­do de la ace­ra y des­cu­bres que vi­vís en mun­dos di­fe­ren­tes y de­du­ces que el su­yo es­tá po­bla­do de im­bé­ci­les… que es­tán in­va­dien­do el de los de­más. Por­que no se li­mi­tan a las ca­lles, las pla­zas, las ala­me­das y los par­ques. La fron­te­ra en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do ha sal­ta­do tam­bién por los ai­res en el trans­por­te co­lec­ti­vo, en el mer­ca­do, en las sa­las de es­pe­ra de los cen­tros de sa­lud y de los hos­pi­ta­les y en los ci­nes y en los bares y has­ta en los tem­plos. Eso ha de­ja­do de “ser nues­tro” pa­ra “ser mío”: si­tios don­de mu­chos ha­cen lo que les vie­ne en ga­nas sin pa­rar­se ni una dé­ci­ma de se­gun­do a pen­sar si es­tá mo­les­tan­do.

De­ma­sia­da gen­te ve ya lo pú­bli­co co­mo al­go pro­pio, al­go su­yo. Y es por eso por lo que ha­cen de esos lu­ga­res un es­ca­pa­ra­te im­pú­di­co de sus vi­das. Y por eso no en­tien­den que pue­da ha­ber al­guien no ya ce­lo­so de su pri­va­ci­dad sino que so­bre to­do quie­ra blin­dar­se con­tra la aje­na, que no le in­tere­sa. Pues no se tra­ta ya de pre­ser­var la in­ti­mi­dad pro­pia, ade­más hay que es­for­zar­se en ex­ten­der un cor­dón sa­ni­ta­rio pa­ra evi­tar la in­fec­ción que to­dos esos bo­ca­zas nos trans­mi­ten en la ca­lle, el au­to­bús, el bar, el am­bu­la­to­rio, la ofi­ci­na ¡y has­ta en el va­gón si­len­cio­so del AVE! con to­do lo que ha­cen, pien­san y les ocu­rre a dia­rio. Por­que no que­dan har­tos con las re­des so­cia­les. Esa ex­hi­bi­ción les re­sul­ta in­su­fi­cien­te.

No se tra­ta ya de pre­ser­var la in­ti­mi­dad pro­pia, sino que ade­más hay que blin­dar­se con­tra la aje­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.