La Guar­dia Ci­vil in­ves­ti­ga la muer­te de un jo­ven en una zo­na de po­co trán­si­to

Una ve­ci­na de El Aral, ba­rrio de La Algaba, dio la voz de alar­ma al en­con­trar al jo­ven “ti­ra­do y he­ri­do” La Be­ne­mé­ri­ta acor­do­nó la zo­na y el he­cho es­tá ba­jo se­cre­to de su­ma­rio

Diario de Sevilla - - Provincia - Fran­cis­co Co­rreal

La voz de alar­ma la dio una ve­ci­na. En El Aral, ba­rrio de La Algaba, un jo­ven que es­ta­ba “ti­ra­do en el sue­lo y he­ri­do”, pa­la­bras de Emer­gen­cias 112, de unos vein­te años de edad, fi­nal­men­te fa­lle­ció. La Po­li­cía Ju­di­cial de La Rinconada se ha he­cho car­go del he­cho, que es­tá ba­jo se­cre­to del su­ma­rio. A la víc­ti­ma, de la que no se fa­ci­li­tó su iden­ti­dad, se le prac­ti­có la au­top­sia en el Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Le­gal. La víc­ti­ma no era ve­ci­na de La Algaba.

El Aral es un ba­rrio con he­chu­ras de pe­da­nía. En la con­fluen­cia de las ca­lles Vir­gen de las Nie­ves y Vir­gen de los Re­yes, un con­trol de la Guar­dia Ci­vil im­pe­día el ac­ce­so de la gen­te. “Ten­go que ir a la na­ve de un herrero y no me de­jan en­trar”, de­cía un jo­ven. Un ca­na­li­llo de rie­go se­pa­ra la zo­na ha­bi­ta­da de unos so­la­res y edi­fi­cios que en su ma­yo­ría, se­gún los ve­ci­nos, es­tán ha­bi­li­ta­dos co­mo na­ves pa­ra el al­ma­cén de trac­to­res, ape­ros de la­bran­za y ani­ma­les.

Só­lo una de esas na­ves es­tá ocu­pa­da por una per­so­na a la que se re­fie­ren sin mu­cha pre­ci­sión la ma­yo­ría de los ve­ci­nos con los que ha­bló es­te pe­rió­di­co. “Si nos tie­nen que re­le­var es que va pa­ra lar­go”, de­cía una agen­te de la Be­ne­mé­ri­ta que con su com­pa­ñe­ro se en­car­ga­ban de ce­rrar el pa­so a per­so­nas y vehícu­los, con la úni­ca ex­cep­ción de los miem­bros de la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca.

“Yo he subido es­ta ma­ña­na a ten­der la ro­pa y he vis­to el mo­vi­mien­to de co­ches y de guar­dias ci­vi­les”, de­cía un jo­ven que vi­ve en la ca­lle Vir­gen de las Nie­ves. La mu­jer se ocul­ta tras la toa­lla del Betis de su hi­jo pa­ra no sa­lir en la fo­to. “La ver­dad es que se oye­ron rui­dos, pe­ro cuan­do es­cu­cha­mos ja­leo no sa­li­mos y si nos en­te­ra­mos no de­ci­mos na­da”.

“Al­go tie­ne que ser por­que no se mue­ven de ahí”, co­men­ta una se­ño­ra que ba­rre la puer­ta de su ca­sa. El vai­vén de co­ches de la Guar­dia Ci­vil es cons­tan­te. “Son na­ves co­mo la que yo ten­go”. Jo­sé abre la su­ya y mues­tra el trac­tor y otros en­se­res en un es­pa­cio por el que se mue­ven tres pe­rros. Le co­men­ta a su ve­ci­na Fran­cis­ca que “ha­ce años en­con­tra­ron a un ti­po muer­to den­tro de su co­che”.

Un ma­tri­mo­nio pa­sea por la zo­na. Se en­te­ra­ron al re­gre­sar del mer­ca­di­llo de Gui­lle­na. A él no le de­ja­ron en­trar pa­ra re­co­ger na­ran­jas, ella cam­bió el iti­ne­ra­rio del pa­seo que ha­ce pa­ra re­gu­lar el ex­ce­so de azú­car. “Ano­che oí­mos co­mo ti­ros. Me des­per­tó mi nie­to y me di­jo: ‘Abue­la, los cohe­tes de la Na­vi­dad”. Las he­ri­das del fa­lle­ci­do fue­ron pro­vo­ca­das por arma blan­ca.

Otra ve­ci­na se­ña­la una ven­ta­na que da a la ca­lle. “Es mi dor­mi­to­rio, yo me que­do has­ta tar­de vien­do La Co­pla y lue­go no hay quien duer­ma, en­tre la ra­dio de mi ma­ri­do y los ron­qui­dos”. La ca­lle es un ágo­ra de ru­mo­res. “Es­to es­tá ca­da vez más re­vuel­to”, co­men­ta otra ve­ci­na, que con la voz ba­ja se re­fie­re a tra­pi­cheos de dro­ga. “Siem­pre pa­gan los des­gra­cia­dos, los pe­ces gor­dos no. Al que tie­nen que co­ger no lo co­gen. Ten­go dos hi­jos y me da mu­cha pe­na que mue­ra un chi­qui­llo de vein­te años”.

A mu­chos ve­ci­nos de ca­lles ad­ya­cen­tes les sor­pren­dió el vai­vén de co­ches de Guar­dia Ci­vil

FO­TOS: JUAN CAR­LOS VÁZ­QUEZ

La Guar­dia Ci­vil acor­do­nó la zo­na pró­xi­ma al lu­gar don­de apa­re­ció el cuer­po de la víc­ti­ma.

Ca­lle Vir­gen de las Nie­ves, la más pró­xi­ma a la zo­na del si­nies­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.