El pri­mer ba­llet fla­men­co

Diario de Sevilla - - Cultura Y Ocio - Juan Ver­gi­llos

En el año 2019 ce­le­bra­re­mos los pri­me­ros cien años de El som­bre­ro de tres pi­cos una obra fun­da­men­tal pa­ra el ba­llet, la dan­za es­pa­ño­la, el f la­men­co y la mú­si­ca sin­fó­ni­ca que ha­ce un siglo no eran gé­ne­ros tan aje­nos los unos de los otros co­mo lo son hoy, lo que de­mues­tra que la po­lí­ti­ca dis­gre­ga­do­ra no la han in­ven­ta­do Trump ni To­rra, y que és­ta afec­ta tam­bién a ám­bi­tos no es­tric­ta­men­te po­lí­ti­cos y que las ba­rre­ras men­ta­les son mu­cho más po­de­ro­sas que las fí­si­cas.

La com­pa­ñía de Dia­gui­lev se en­con­tra­ba en Es­pa­ña, de re­gre­so de una gi­ra ame­ri­ca­na, a con­se­cuen­cia de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, cuan­do re­cu­rrie­ron a Ma­nuel de Fa­lla, al que ha­bían co­no­ci­do en Pa­rís, en prin­ci­pio pa­ra que les abrie­ra la puer­ta de los tea­tros es­pa­ño­les. Lue­go, co­mo no po­día ser me­nos da­do el ca­rác­ter del em­pre­sa­rio ru­so, sur­gió la idea de ela­bo­rar una obra de te­má­ti­ca es­pa­ño­la que en prin­ci­pio se iba a ba­sar en las No­ches en los jar­di­nes de Es­pa­ña del maes­tro ga­di­tano. Fa­lla les ofre­ció El co­rre­gi­dor y la mo­li­ne­ra que ha­bía es­tre­na­do co­mo pan­to­mi­ma la com­pa­ñía de los Mar­tí­nez Sie­rra en el Tea­tro Es­la­va de Ma­drid en 1917. Se­guía es­ta obra la es­te­la de El amor bru­jo de los mis­mos au­to­res, es­tre­na­do dos años an­tes, que no se con­ver­ti­ría en ba­llet has­ta 1925, pre­ci­sa­men­te tras la exi­to­sa ex­pe­rien­cia de El som­bre­ro de tres pi­cos, dan­do así lu­gar al na­ci­mien­to a un nue­vo gé­ne­ro, el clá­si­co es­pa­ñol o ba­llet fla­men­co.

Dia­gui­lev pro­po­ne a Fa­lla tras­for­mar la pan­to­mi­ma El co­rre­gi­dor y la mo­li­ne­ra en un ba­llet y pa­ra con­se­guir­lo con­tra­ta a Pa­blo Pi­cas­so, que fir­ma­rá los fi­gu­ri­nes y de­co­ra­dos, y a un bai­laor de los ca­fés can­tan­tes de Sevilla, Felix Fer­nán­dez Gar­cía. Es­ta ver­sión pri­mi­ti­va de la obra ya cuen­ta con nú­me­ros fla­men­cos co­mo el fan­dan­go y la se­gui­di­lla a los que se uni­rán, fi­nal­men­te, la fa­mo­sa jo­ta fi­nal y la fa­rru­ca. Pa­ra la ela­bo­ra­ción de es­ta úl­ti­ma re­sul­ta fun­da­men­tal la con­tri­bu­ción del bai­laor se­vi­llano co­no­ci­do des­pués del es­treno en Lon­dres co­mo Fé­lix el Lo­co. Ly­dia So­ko­lo­va, pri­me­ra bai­la­ri­na de los Ba­llets Rus­ses, na­rró en sus me­mo­rias el bro­te psi­có­ti­co que su­frió Fer­nán­dez Gar­cía an­tes del es­treno. Al pa­re­cer, es­ta­ba con­ven­ci­do de que él se­ría el pro­ta­go­nis­ta de la obra, pe­ro al ver el nom­bre de Mas­si­ne, y no el su­yo, en los car­te­les, su­frió el ata­que que lo lle­vó, pri­me­ro, a bai­lar des­nu­do en la igle­sia de St. Mar­tin-in-the-Fields y más tar­de a un psi­quiá­tri­co en Ep­son, don­de fa­lle­ce­ría en 1941.

El es­treno del ba­llet tu­vo otra con­se­cuen­cia muy afor­tu­na­da pa­ra el fla­men­co. En 1917 Mas­si­ne, bus­can­do do­cu­men­ta­ción pa­ra su obra, fil­ma en Sevilla a Jua­na la Ma­ca­rro­na, Ma­ría la Ma­ca­rro­na, el Ma­te y Ra­mi­ri­to de Je­rez, una pe­lí­cu­la que per­ma­ne­ció ol­vi­da­da du­ran­te un siglo pa­ra los his­to­ria­do­res del f la­men­co, pe­ro que por fin se pue­de ver en Es­pa­ña des­de ha­ce unas se­ma­nas. Sin du­da, la fa­rru­ca que bai­la Ra­mi­ri­to en es­ta pe­lí­cu­la inf lu­yó no­ta­ble­men­te en la que fi­nal­men­te fir­ma Mas­si­ne, aun­que Jo­sé Ma­nuel Gam­boa y Pe­dro G. Ro­me­ro sos­tie­nen tam­bién la fun­da­men­tal in­fluen­cia es­la­va, a tra­vés de Mas­si­ne, en la fa­rru­ca f la­men­ca ac­tual. ¿Fil­ma­ron los ru­sos el bai­le de Felix Fe­rán­dez Gar­cía? Es muy pro­ba­ble que fue­ra así.

El ca­so es que El som­bre­ro de tres pi­cos pa­só al re­per­to­rio del ba­llet uni­ver­sal y sin­fó­ni­co. Pe­ro to­da­vía le que­da­ba un lar­go re­co­rri­do fla­men­co ya que ar­tis­tas co­mo Vi­cen­te Es­cu­de­ro o La Ar­gen­ti­ni­ta, en­tre otros, in­ter­pre­ta­rían par­cial o com­ple­ta­men­te la obra, a las ór­de­nes, o no de Mas­si­ne. Fun­da­men­tal fue la apor­ta­ción de An­to­nio Ruiz So­ler, An­to­nio el Bai­la­rín, que en 1955 fir­ma una nue­va co­reo­gra­fía de la obra. An­to­nio ha­bía he­cho el pa­pel del Mo­li­ne­ro a las ór­de­nes de Mas­si­ne en Mi­lán dos años an­tes. Pe­ro la co­reo­gra­fía del se­vi­llano va a se­pul­tar la del ru­so. En al­gún mo­men­to se le pre­gun­tó al bai­laor las ra­zo­nes que le lle­va­ron a com­po­ner es­ta nue­va co­reo­gra­fía. La res­pues­ta no de­jó lu­gar a du­das: “En la co­reo­gra­fía de Mas­si­ne se ma­ta al to­ro cua­tro o cin­co ve­ces. Pe­ro al to­ro só­lo se le ma­ta una vez”. Con ello afir­ma­ba el ca­rác­ter inequí­vo­ca­men­te es­pa­ñol, y fla­men­co, de su con­tri­bu­ción. Tan­to es así que la co­reo­gra­fía de An­to­nio es la que con­ti­nuó con vi­da años des­pués, en las ver­sio­nes de An­to­nio Már­quez o Jo­sé An­to­nio, en­tre otros. En tan­to que la de Mas­si­ne que­dó co­mo una cu­rio­si­dad ar­queo­ló­gi­ca. No obs­tan­te, hoy la mú­si­ca se in­ter­pre­ta en for­ma­to de con­cier­to en mu­chas más oca­sio­nes que en el ba­llet.

Son mu­chos los enig­mas en torno a es­ta mí­ti­ca obra que aún que­dan por re­sol­ver, co­mo ve­mos, en es­pe­cial los re­la­ti­vos a su par­te fla­men­ca, que es­pe­re­mos que un es­tu­dio en pro­fun­di­dad de la mis­ma re­ve­le al­gún día.

An­to­nio Ruiz So­ler, El Bai­la­rín, fir­mó en 1955 la co­reo­gra­fía de­fi­ni­ti­va, fla­men­ca, de la obra

Fé­lix el Lo­co con Ve­ra Nemt­chi­no­va por Pi­cas­so, co­lec­ción par­ti­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.