Die­go Acei­tuno pre­go­na la ro­me­ría de Val­de­pe­ñas

Emo­ti­vo pró­lo­go a la fiesta del Cris­to de Chir­ca­les

Diario Jaen - - PROVINCIA - JUAN AN­TO­NIO CA­BRE­RA

Die­go Acei­tuno Val­de­ras pro­nun­ció el XXIV Pre­gón de Ro­me­ría del San­tí­si­mo Cris­to de Chir­ca­les en la Ca­sa de la Cul­tu­ra de Val­de­pe­ñas, que se que­dó pe­que­ña pa­ra al­ber­gar a cuan­tas per­so­nas del mu­ni­ci­pio y de fue­ra qui­sie­ron es­cu­char el dis­cur­so.

La her­ma­na ma­yor de la co­fra­día, Ma­nue­la Ar­men­te­ros Valdivia, abrió el ac­to con el agra­de­ci­mien­to al Cris­to por ha­ber da­do lu­gar a que ocu­pe la pre­si­den­cia de la co­fra­día y, ade­más, dio la bien­ve­ni­da “oficial” al pú­bli­co.

Die­go Acei­tuno fue pre­sen­ta­do por la pre­go­ne­ra del año pa­sa­do, Ma­nue­la Ro­sa Jae­nes, je­fa de sec­ción de Dia­rio JAEN, quien su­po des­cri­bir muy bien la fi­gu­ra del res­pon­sa­ble de dar el dis­cur­so que sir­ve de pró­lo­go pa­ra la ro­me­ría, ya que hi­zo una gran in­tro­duc­ción pa­ra co­no­cer a Die­go Acei­tuno, un val­de­pe­ñe­ro que, aun­que es­tá afin­ca­do en Va­len­cia, no ha per­di­do el con­tac­to con su pue­blo na­tal.

El pre­go­ne­ro, in­ge­nie­ro téc­ni­co, es un em­pre­sa­rio que en los años se­ten­ta se abrió ca­mino en la ciu­dad le­van­ti­na, don­de fun­dó

El ac­to lo ce­rró la Co­ral Po­li­fó­ni­ca del mu­ni­ci­pio, cu­ya in­ter­pre­ta­ción em­be­le­só al pú­bli­co

su em­pre­sa, que aun en tiem­pos de cri­sis si­gue mar­chan­do. Acei­tuno re­cor­dó que nun­ca per­dió el con­tac­to ni con su pue­blo ni con el Cris­to de Chir­ca­les, al que vi­si­ta en su er­mi­ta siem­pre que acu­de a Val­de­pe­ñas. Con su alo­cu­ción su­po lle­gar al co­ra­zón de sus pai­sa­nos y pu­so de ma­ni­fies­to su in­fan­cia fe­liz y su ado­les­cen­cia, sus años de es­tu­dian­te —que al­ter­na­ba con la ayu­da a su pa­dre en las fae­nas agrí­co­las— y re­cor­dó su pa­so por el gru­po Los Cri­sant, que fue­ron un re­vul­si­vo mu­si­cal en la dé­ca­da de los 70 del si­glo pa­sa­do. Asi­mis­mo, tam­bién evo­có a su pa­dre, tris­te­men­te des­apa­re­ci­do, y tu­vo pa­la­bras de amor pa­ra su madre, afec­ta­da de una de­men­cia se­nil, al tiem­po que agra­de­ció a su fa­mi­lia —su es­po­sa, hi­jo e hi­jas y nie­tos es­tu­vie­ron pre­sen­tes en el ac­to—, mo­men­to en el que le bro­ta­ron lá- gri­mas de emoción. Más tar­de, afir­mó: “Pi­da­mos jun­tos al Cris­to de Chir­ca­les la re­cu­pe­ra­ción de va­lo­res que en los úl­ti­mos años se han per­di­do. Re­fle­xio­ne­mos so­bre qué so­cie­dad les va­mos a de­jar a nues­tros hi­jos. No per­da­mos nun­ca la fe y la es­pe­ran­za en nues­tro Se­ñor”.

Acei­tuno co­men­tó mu­chas ex­pe­rien­cias per­so­na­les: “Cuan­do con­ta­ba con tan so­lo ocho años, mi madre es­ta­ba muy en­fer­ma a raíz del na­ci­mien­to de mi her­mano, y en una no­che es­tre­lla­da del mes de agos­to, mi­ran­do las es­tre­llas, pe­dí al Se­ñor de Chir­ca­les que mi madre no mu­rie­ra. Era la ora­ción de un ni­ño tris­te y ape­na­do que pe­día por la sa­lud de su madre. Des­de aquel día ten­go la ple­na con­vic­ción de que me es­cu­chó. Mi madre tie­ne no­ven­ta y seis años y aún vi­ve”.

Con­clu­yó el pre­go­ne­ro con la in­vi­ta­ción “a to­dos los pre­sen­tes y a la pro­vin­cia en­te­ra” pa­ra asis­tir, el pró­xi­mo do­min­go día 5 de ma­yo, a la ro­me­ría del San­tí­si­mo Cris­to de Chir­ca­les, en el pa­ra­je del mis­mo nom­bre —ubi­ca­do a cin­co ki­ló­me­tros del cas­co ur­bano—, un lu­gar pri­vi­le­gia­do por su ri­ca na­tu­ra­le­za, lleno de ver- dor y con abun­dan­tes fuen­tes de agua lim­pia y cris­ta­li­na.

Ce­rró el ac­to la Co­ral Po­li­fó­ni­ca de Val­de­pe­ñas, que in­ter­pre­tó un re­per­to­rio que em­be­le­só a los asis­ten­tes a la ci­ta.

MA­YO. Los ac­tos de la ce­le­bra­ción pri­ma­ve­ral da­rán co­mien­zo a las ocho de la ma­ña­na, con un re­pi­que de cam­pa­nas y con la con­cen­tra­ción de ca­rro­zas en la Pla­za de la Cons­ti­tu­ción. Des­de allí, las au­to­ri­da­des lo­ca­les, ci­vi­les y ecle­siás­ti­cas, la co­fra­día ma­triz y co­fra­día fi­lial de Jaén, las ban­das de música y los ro­me­ros par­ti­rán ha­cia la er­mi­ta de Chir­ca­les pa­ra sa­car al Cris­to en pro­ce­sión has­ta la era don­de se ofi­cia­rá una mi­sa cam­pes­tre a la que asis­ti­rán mi­les de per­so­nas, tan­to de Val­de­pe­ñas co­mo de los pue­blos li­mí­tro­fes y de la ca­pi­tal. Una vez fi­na­li­za­do el ac­to re­li­gio­so, el Cris­to vol­ve­rá a su er­mi­ta y, en­ton­ces, ha­brá gran­des do­sis de con­vi­ven­cia, ya que los ro­me­ros pa­sa­rán un día de cam­po de­gus­tan­do las me­jo­res vian­das y be­bi­das, pre­via­men­te pre­pa­ra­das pa­ra la oca­sión.

La ro­me­ría se ce­le­bra des­de ha­ce se­ten­ta y tres años —la pri­me­ra fue en 1940— y es un acon­te­ci­mien­to que, ca­da año, se ha­ce mu­cho más gran­de.

ALOCUCIÓN. Die­go Acei­tuno, du­ran­te su pre­gón ro­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.