REIVIN­DI­CA­TI­VO MEN­SA­JE

Ra­fael Morales to­ma po­se­sión co­mo nue­vo pre­si­den­te de la Au­dien­cia Pro­vin­cial. Es­tu­vo arro­pa­do por to­da la pla­na de la ju­di­ca­tu­ra de la pro­vin­cia y por los pre­si­den­tes de Au­dien­cia de An­da­lu­cía.

Diario Jaen - - PORTADA - RA­FAEL ABOLAFIA

El dis­cur­so del nue­vo pre­si­den­te de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Jaén, Ra­fael Morales, en su to­ma de po­se­sión, tu­vo mo­men­tos pa­ra re­cor­dar vi­ven­cias ju­di­cia­les, anéc­do­tas y agra­de­ci­mien­tos a quie­nes le han acom­pa­ña­do en es­tos in­ten­sos años de tra­yec­to­ria, pe­ro tam­bién pa­ra el aná­li­sis de las ne­ce­si­da­des que tie­ne la Jus­ti­cia en la pro­vin­cia y pa­ra la reivin­di­ca­ción. El pre­si­den­te pi­dió que no se “pon­gan par­ches al vien­to” y re­cla­mó una Ciu­dad de la Jus­ti­cia que be­ne­fi­cia­rá al ciu­da­dano.

Ra­fael Morales Or­te­ga (Lo­ja, 1961) era la vi­va ima­gen de la fe­li­ci­dad. Sus ojos re­fle­ja­ban un bri­llo es­pe­cial. Se le no­tó des­de el pri­mer mo­men­to, des­de que en­tró a la sa­la de vis­tas de la Au­dien­cia acom­pa­ña­do de “Ele­na Ma­ría y Pío Jo­sé”, co­mo él los lla­mó. Ellos, sus ami­gos del al­ma y sus com­pa­ñe­ros en tan­tas de­li­be­ra­cio­nes, fue­ron sus pa­dri­nos en el día más im­por­tan­te, has­ta aho­ra, de sus ca­si trein­ta años en la Ju­di­ca­tu­ra: el día en que es­te ma­gis­tra­do, gra­na­dino de na­ci­mien­to, pe­ro jien­nen­se de sen­ti­mien­to, ju­ró su car­go co­mo pre­si­den­te de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Jaén. “Quie­ro se­guir es­for­zán­do­me más y ser útil de otra ma­ne­ra pa­ra se­guir ga­nan­do vues­tro res­pe­to, pa­ra se­guir sin­tién­do­me sa­tis­fe­cho con lo que ha­go”, di­jo en su in­ter­ven­ción ins­ti­tu­cio­nal.

Un dis­cur­so que, des­de lue­go, mez­cló vi­ven­cias, emo­cio­nes y gui­ños per­so­na­les con las res­pon­sa­bi­li­da­des de que de­pa­ra el car­go: por un la­do, hu­bo mu­chas pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to a to­dos los que han con­tri­bui­do, de una u otra for­ma, a su de­sig­na­ción co­mo má­xi­mo re­pre­sen­tan­te del Po­der Ju­di­cial en Jaén. De otra par­te, tam­bién tu­vo un lu­gar des­ta­ca­do la reivin­di­ca­ción de una Jus­ti­cia de ca­li­dad: “No es el mo­men­to de con­for­mar­se”, ex­pli­có Ra­fael Morales. “De­be­mos pro­pi­ciar un diá­lo­go flui­do y no les que­pa du­da que cum­pli­ré con mi obli­ga­ción de for­mu­lar aque­llas pe­ti­cio­nes y re­cla­ma­cio­nes que pre­ci­se el buen fun­cio­na­mien­to de la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia, pe­ro siem­pre des­de el res­pe­to y la leal­tad y con la pru­den­cia que la reali­dad im­pon­ga”, se­ña­ló. En ese es­ce­na­rio, el fla­man­te pre­si­den­te de la Au­dien­cia hi­zo hin­ca­pié “en la de­fi­ni­ti­va cons­truc­ción de la ma­lo­gra­da Ciu­dad de la Jus­ti­cia” y en la ur­gen­cia de la crea­ción de un ser­vi­cio co­mún de eje­cu­to­rias pe­na­les.

Co­mo no po­día ser de otra for­ma, la so­lem­ni­dad y la dig­ni­dad pro­ta­go­ni­za­ron el ac­to de to­ma de po­se­sión de Ra­fael Morales. De he­cho, ju­ró su car­go an­te to­dos los miem­bros de la Sa­la de Go­bierno del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de An­da­lu­cía, que se des­pla­za­ron ex­pre­sa­men­te has­ta Jaén, con el pre­si­den­te de es­ta ins­ti­tu­ción a la ca­be­za, el gal­du­rien­se Lo­ren­zo del Río. La sa­la de vis­tas de la Au­dien­cia es­tag­ba lle­na y, prác­ti­ca­men­te, acu­die­ron to­dos los jue­ces de la pro­vin­cia. Fue muy bo­ni­to com­pro­bar có­mo las pri­me­ras pa­la­bras que pro­nun­ció el nue­vo res­pon­sa­ble de la Au­dien­cia Pro­vin­cial es­tu­vie­ron de­di­ca­das a dos de sus pre­de­ce­so­res en el car­go. “A los que ya nos de­ja­ron, pe­ro si­guen sien­do un re­fe­ren­te pa­ra to­dos”, di­jo pa­ra nom­brar, a con­ti­nua­ción, a Juan Ruiz

Ri­co y Luis Gar­cía-Val­de­ca­sas. Des­pués, Ra­fael Morales hi­zo un re­co­rri­do sen­ti­men­tal por su vi­da, des­de que lle­gó a Mar­tos en 1989: “Ni en el me­jor de mis sue­ños pu­de ima­gi­nar que Jaén me fue­se a dar tan­to y tan bueno, en lo per­so­nal y en lo pro­fe­sio­nal”, ex­pli­có. Ad­mi­tió que la pro­vin­cia que lo aco­gió era un des­tino de pa­so en su ca­mino ha­cia “la tie­rra de Boab­dil y La Ho­rra, la del cha­vi­co del Al­bai­cín”. “Lo que so­lo era una fría ca­sa, co­men­zó a lle­nar­se mue­bles, de ca­lor, de hi­jos y de amor, y de­jó de ser fría, por­que ya era mi ca­sa”, ad­mi­tió.

Ra­fael Morales con­tó que ya se creía “en re­ti­ra­da irre­vo­ca­ble” cuan­do se le pre­sen­tó el re­to de pre­si­dir la Au­dien­cia: “Decidí sa­lir de mi zo­na de con­fort pa­ra ex­po­ner­me de nue­vo, por­que po­co a po­co re­cu­pe­ré la ilu­sión pa­ra se­guir es­for­zán­do­me más y ser útil de otra ma­ne­ra”. En es­te pun­to, re­co­no­ció el “em­pu­je” que le pro­pi­cia­ron sus com­pa­ñe­ros, en es­pe­cial, de sus an­te­ce­so­res en el car­go: “Oja­lá pue­da man­te­ner tu te­na­ci­dad y se­pa apro­ve­char tu le­ga­do”, di­jo a Ele­na Arias-Sal­ga­do: “La Jus­ti­cia en Jaén no se pue­de en­ten­der ni ex­pli­car sin ti”, ase­gu­ró de Pío Agui­rre.

A Ra­fael Morales se le hi­zo un nu­do en la gar­gan­ta cuan­do le to­có ha­blar de su familia, de su pa­dre, “un jo­ven­zue­lo” de 86 años: “Qué ale­gría que po­da­mos vi­vir jun­tos es­te mo­men­to”, le de­di­có. Tam­bién tu­vo pa­la­bras pa­ra su es­po­sa, Yo­lan­da, y pa­ra sus tres hi­jos (Ra­fael, Lu­cía y Ro­cío), to­dos pre­sen­tes en­tre el pú­bli­co.

Su­pe­ra­da la emo­ción, le to­có ana­li­zar la si­tua­ción de la Jus­ti­cia: “En Jaén go­za de bue­na sa­lud, pe­ro, no nos en­ga­ñe­mos. El bru­tal in­cre­men­to de la li­ti­gio­si­dad ha he­cho que el equi­po hu­mano que la sus­ten­ta sea in­su­fi­cien­te pa­ra aten­der las de­man­das del ciu­da­dano”. En es­te pun­to, pi­dió a la Ad­mi­nis­tra­ción que deje de po­ner “par­ches al vien­to al so­cai­re del fi­nal de una le­gis­la­tu­ra”. “La Jus­ti­cia no pue­de ser la ce­ni­cien­ta de los pre­su­pues­tos”, di­jo. En ese pun­to, mos­tró su pre­dis­po­si­ción a un diá­lo­go flui­do y a co­la­bo­rar siem­pre. Y pu­so ejem­plos con­cre­tos so­bre la me­sa de lo que es ne­ce­sa­rio me­jo­rar de for­ma ur­gen­te en la pro­vin­cia: “Te­ne­mos que op­ti­mi­zar los re­cur­sos y pa­ra ello, es ne­ce­sa­rio pro­fun­di­zar en los ser­vi­cios co­mu­nes, en es­pe­cial el de eje­cu­to­rias pe­na­les”, sub­ra­yó. Y tam­bién pu­so el én­fa­sis en aca­bar con la dis­per­sión de las se­des ju­di­cia­les, “que so­lo pue­den per­ju­di­car al jus­ti­cia­ble”.

Con ese dis­cur­so he­cho des­de el co­ra­zón, pe­ro con mu­cho de reivin­di­ca­ción, Ra­fael Morales arran­có un lar­go aplau­so del pú­bli­co pre­sen­te en la sa­la de vis­tas de la Au­dien­cia, esa sa­la en la que tan­tas ve­ces im­par­tió Jus­ti­cia con ma­yús­cu­las. Des­pués, se fue al cen­tro e hi­zo una re­ve­ren­cia a mo­do de sa­lu­do.

El pre­si­den­te pi­de que no se pon­gan “par­ches al vien­to” y re­cla­ma la Ciu­dad de la Jus­ti­cia

SO­LEM­NI­DAD. Ra­fael Morales Or­te­ga ju­ra el car­go an­te los miem­bros de la Sa­la de Go­bierno del TSJA, acom­pa­ña­do de Pío Agui­rre Za­mo­rano y Ele­na Arias-Sal­ga­do.

EN EL ES­TRA­DO. To­ga­dos que asis­tie­ron a la to­ma de po­se­sión de Ra­fael Or­te­ga.

SA­TIS­FAC­CIÓN.

Arri­ba, pu­bli­co asis­ten­te. So­bre es­tas lí­neas, dis­cur­so de Ra­fael Morales, que sa­lu­da a Re­yes An­sino y a Luis Or­te­ga al fi­na­li­zar el ac­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.