Un pa­dre dis­gus­ta­do

Diario Jaen - - OPINIÓN -

El miér­co­les, 11 de ju­lio, a las sie­te de la ma­ña­na, ha­blé con mi hi­ja Inés pa­ra dar­le áni­mos, pues una ho­ra más tar­de te­nía la ex­po­si­ción oral de las opo­si­cio­nes al cuer­po de pro­fe­so­res de Se­cun­da­ria. La no­té se­gu­ra e ilu­sio­na­da. Era la quin­ta vez que se pre­sen­ta­ba (siem­pre ha apro­ba­do, aun­que no con la no­ta su­fi­cien­te pa­ra lle­var­se la pla­za); pe­ro es­ta vez te­nía bas­tan­tes es­pe­ran­zas: ha­bía su­pe­ra­do ya la prue­ba es­cri­ta y es­ta­ba a la fa­se oral, que a ella se le da es­pe­cial­men­te bien. Ade­más, con­ta­ba con la ven­ta­ja de cua­tro años de ex­pe­rien­cia co­mo in­te­ri­na. To­dos en la fa­mi­lia es­tá­ba­mos pre­pa­ra­dos pa­ra las me­jo­res noticias. De nin­gu­na ma­ne­ra pa­ra lo que ha ocu­rri­do: un po­co an­tes de las nue­ve, re­ci­bí una lla­ma­da ines­pe­ra­da (yo la ima­gi­na­ba en ple­na ex­po­si­ción). Llo­ra­ba con ab­so­lu­ta de­sola­ción: el tri­bu­nal le aca­ba­ba de co­mu­ni­car que ha­bían de­tec­ta­do cier­ta si­mi­li­tud en­tre su pro­gra­ma­ción y la de otros dos opo­si­to­res, lo cual era pa­ra ellos in­di­cio de fal­ta de ori­gi­na­li­dad y que, por tan­to, ha­bían de­ci­di­do ca­li­fi­car­les a los tres con un ce­ro. Es­to su­po­nía que ya no te­nía sen­ti­do ha­cer la prue­ba oral. Así que, has­ta aquí ha­bía­mos lle­ga­do. Se aca­bó. Has­ta la pró­xi­ma. Adiós a to­das nues­tras ilu­sio­nes.

El pe­so de la más ab­so­lu­ta ar­bi­tra­rie­dad ha­bía caí­do so­bre nues­tra hi­ja. Ar­bi­tra­rie­dad, sí, por­que ¿có­mo es po­si­ble que la pro­gra­ma­ción ha­ya si­do re­cha­za­da aho­ra y no lo fue­ra en las cua­tro con­vo­ca­to­rias an­te­rio­res, sien­do más o me­nos la mis­ma? Ten­go noticias de que la ma­yo­ría de los tri­bu­na­les no sue­le ex­cluir a na­die por es­te mo­ti­vo. Su­pon­go que es por­que la ma­yo­ría com­pren­de que, tra­tán­do­se de le­gis­la­ción, es ló­gi­co que ha­ya cier­to pa­re­ci­do en­tre las pro­gra­ma­cio­nes (y más en­tre las de los opo­si­to­res que com­par­ten pre­pa­ra­do­res). Su­pon­go tam­bién que la ma­yo­ría de tri­bu­na­les con­si­de­ran que es­ta par­te no es al­go tan fun­da­men­tal co­mo pa­ra que de­ter­mi­ne ab­so­lu­ta­men­te la con­ti­nui­dad o no del opo­si­tor en el pro­ce­so se­lec­ti­vo. Lo peor de to­do es­te sis­te­ma se­lec­ti­vo es su to­tal fal­ta de trans­pa­ren­cia y ob­je­ti­vi­dad: los opo­si­to­res ignoran, por ejem­plo, cuá­les son los cri­te­rios que si­gue el tri­bu­nal pa­ra ca­li­fi­car. Por otra par­te las de­ci­sio­nes del tri­bu­nal re­sul­tan in­ape­la­bles: no es po­si­ble re­cu­rrir na­da has­ta el fi­nal del pro­ce­so, le di­je­ron ayer a mi hi­ja en la De­le­ga­ción de Edu­ca­ción de Jaén; el tri­bu­nal tie­ne competencia ab­so­lu­ta. ¡Qué im­po­ten­cia! Mi hi­ja es­tá des­tro­za­da, de­s­es­pe­ran­za­da, y me di­ce que no quie­re vol­ver

a pa­sar por es­to. La com­pren­do. Es tre­men­do. Yo sé lo que lle­va pa­sa­do. Y a to­do es­to yo me pre­gun­to: ¿por qué el tri­bu­nal no in­for­mó a mi hi­ja en cuan­to de­ci­die­ron ca­li­fi­car con un ce­ro su pro­gra­ma­ción? ¿Tan­to les cos­ta­ba? Le hu­bie­ran aho­rra­do así el sa­cri­fi­cio de es­tos úl­ti­mos días de in­ten­sa pre­pa­ra­ción; se hu­bie­ra evi­ta­do el des­pla­za­mien­to de Má­la­ga a Jaén y la es­tan­cia en un ho­tel la no­che an­te­rior y, so­bre to­do, no ha­bría te­ni­do ne­ce­si­dad de pa­sar el mal tra­go de re­ci­bir a bo­ca­ja­rro la ma­la no­ti­cia jus­to en el mo­men­to en que iba a ini­ciar su ex­po­si­ción oral. Es­to son co­sas que ter­mi­nan afec­tan­do a la sa­lud men­tal de las per­so­nas. Yo es­pe­ro que mi hi­ja se re­cu­pe­re y vuel­va a in­ten­tar­lo (es una gran pro­fe­so­ra, los alum­nos y pa­dres que ha te­ni­do en es­tos cur­sos de in­te­ri­ni­dad pue­den dar fe de ello), pe­ro no quie­ro que vuel­va a pa­sar por lo mis­mo. Por eso pi­do a la au­to­ri­dad com­pe­ten­te lo si­guien­te: que si la pro­gra­ma­ción y las uni­da­des di­dác­ti­cas son tan de­ter­mi­nan­tes, se pre­sen­ten al prin­ci­pio del pro­ce­so. De es­ta ma­ne­ra, si al­gún tri­bu­nal de­ci­die­ra ex­cluir a as­pi­ran­tes del pro­ce­so, por lo me­nos les aho­rra­rían te­ner que pa­sar no so­lo por la prue­ba oral, sino tam­bién por la es­cri­ta (que no es po­co). Por úl­ti­mo, quie­ro de­cir al­go a pro­pó­si­to de la con­for­ma­ción de los tri­bu­na­les: creo que la elec­ción de los miem­bros no de­be­ría ha­cer­se de for­ma alea­to­ria (por sor­teo), sino en ba­se a cri­te­rios de competencia do­cen­te. Ser miem­bro de un tri­bu­nal de­be­ría ser un pri­vi­le­gio al que so­lo de­be­rían te­ner ac­ce­so los pro­fe­so­res que acre­di­ta­sen una tra­yec­to­ria do­cen­te im­pe­ca­ble du­ran­te al me­nos diez cur­sos. Y es que, pa­ra mu­chos opo­si­to­res (so­bre to­do in­te­ri­nos con mu­chos años de ser­vi­cio) re­sul­ta un po­co hu­mi­llan­te sen­tir­se juz­ga­dos por com­pa­ñe­ros que muy pro­ba­ble­men­te ten­gan me­nos ex­pe­rien­cia y competencia do­cen­te que ellos.

ISI­DRO GOR­DO PUER­TAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.