Ído­los de ba­rro

Diario Jaen - - OPINIÓN - JO­SÉ GÓ­MEZ MAR­FIL

Me veo to­das las ma­ña­na en los es­pe­jos de mi ca­sa y per­ci­bo que es­toy do­ta­do de una be­lle­za sin­gu­lar, ade­más, soy el me­jor en­tre los de mi pro­fe­sión por te­ner cua­li­da­des úni­cas e irre­pe­ti­bles. To­do es­to sur­ge por­que es­toy do­ta­do de una in­te­li­gen­te su­pe­rior que apli­co a la prác­ti­ca del fút­bol. Me quie­ro, soy mi pro­pio becerro de oro y así me lo ra­ti­fi­can ca­da día los es­pe­jos de la vi­da. En de­fi­ni­ti­va, soy un triun­fa­dor, un ga­na­dor na­to, y hoy por hoy no hay ri­val que me ven­za. Me con­si­de­ro un in­di­vi­dua­lis­ta en un deporte co­lec­ti­vo y mi “súper ego” de­fi­ne mi fuer­te per­so­na­li­dad.

—Ya me co­no­céis, soy uno de po­cos fut­bo­lis­tas-dio­ses que com­pi­ten en el cam­peo­na­to mun­dial de fút­bol que se ce­le­bra en Ru­sia. En la his­to­ria de es­ta com­pe­ti­ción he mar­ca­do más go­les que mi eterno ri­val, aun­que en es­te cam­peo­na­to a am­bos nos han eli­mi­na­do de ma­ne­ra ines­pe­ra­da. Creo en mi fu­tu­ra re­en­car­na­ción. He si­do cen­su­ra­do por los mor­ta­les de no que­rer com­par­tir con mis com­pa­ñe­ros de equi­po la ale­gría del éxi­to por ga­nar la ter­ce­ra Cham­pions Li­gue con­se­cu­ti­va; no com­pren­die­ron que en ese mo­men­to me ape­te­cía es­tar tris­te.

—Yo soy otro nar­ci­sis­ta. He si­do una su­per­es­tre­lla mun­dial y mis fa­ná­ti­cos fo­ro­fos me lla­man “la mano de Dios” por in­tro­du­cir vo­lun­ta­ria­men­te la bo­la en el ar­co de ma­ne­ra ile­gal. Du­ran­te años he si­do el me­jor ju­ga­dor del fút­bol mun­dial. Resido en el Olim­po y co­mo dei­dad pue­do per­mi­tir­me la li­cen­cia de dar un es­pec­tácu­lo bo­chor­no­so en las gra­das de un es­ta­dio co­mo hi­ce ha­ce unos días.

El Nar­ci­sis­mo es una en­fer­me­dad psi­co­ló­gi­ca tan vie­ja co­mo la vi­da mis­ma pe­ro que ca­da día se ha­ce más pal­pa­ble en el deporte rey. El su­je­to que la pa­de­ce tie­ne el pe­li­gro de con­ta­giar a los de­más. Es­ta ano­ma­lía exis­ten­cial co­mien­za por la in­ca­pa­ci­dad de sa­ber mi­rar­se con ob­je­ti­vi­dad en los es­pe­jos de su vi­da. El escritor Os­car Wil­de tra­tó ma­gis­tral­men­te el nar­ci­sis­mo en su no­ve­la “El re­tra­to de Do­rian Gray” en el año 1890. Yo mis­mo es­cri­bí ha­ce dos años una no­ve­la so­bre es­ta te­má­ti­ca que ti­tu­lé “La buhar­di­lla de los es­pe­jos”. Am­bas no­ve­las, ca­da una con su tra­ma, re­crean en par­te el mi­to clá­si­co del nar­ci­sis­mo (her­mo­sa me­tá­fo­ra que re­co­ge la ima­gen de un jo­ven be­llo que des­pre­cia a las don­ce­llas de la épo­ca y por ese mo­ti­vo la dio­sa grie­ga Né­me­sis le cas­ti­ga a ver su ima­gen re­fle­ja­da, de ma­ne­ra con­ti­nua y sin po­der mo­ver­se, en el agua cris­ta­li­na de un es­tan­que…). Dos ejem­plos cla­ros de bro­tes nar­ci­sis­tas en el fút­bol pue­de ob­ser­var­se en los fut­bo­lis­tas ga­lác­ti­cos des­cri­tos con an­te­rio­ri­dad. No obs­tan­te, he de pre­ci­sar que ad­mi­ro la al­ta com­pe­ti­ti­vi­dad de cual­quier in­di­vi­duo y su em­pe­ño con­ti­nuo de su­pera­ción que no tie­ne por­que es­tar re­ñi­do con el man­te­ni­mien­to de una con­duc­ta nor­mal o mo­dé­li­ca.

Es una en­fer­me­dad tan vie­ja co­mo la vi­da mis­ma, pe­ro ca­da día se ha­ce más pal­pa­ble en el deporte rey

Los ído­los de ba­rro tie­nen el pe­li­gro de ser imi­ta­dos por mu­chas mi­ra­das inocen­tes.

En el la­do te­rre­nal, afor­tu­na­da­men­te, te­ne­mos can­ti­dad de de­por­tis­tas de éli­te que no su­fren la en­fer­me­dad. Per­so­nal­men­te ad­mi­ro a Zidane que ha si­do una es­tre­lla de fút­bol mun­dial y ac­tual­men­te un ex­ce­len­te entrenador. A él se le pue­de aña­dir ex­ce­len­tes de­por­tis­tas es­pa­ño­les que tras­mi­ten con­duc­tas po­si­ti­vas en los dis­tin­tos ám­bi­tos del deporte; por ejem­plo: Nadal, Mu­gu­ru­za, Paul Ga­sol, Fe­li­pe Re­yes, Inies­ta, Is­co, Mi­reia Belmonte… Ellos, y mu­chos más, re­pre­sen­tan una mues­tra ní­ti­da de có­mo com­pa­gi­nar la fa­ma y el tra­ba­jo co­mo va­lor, sien­do pa­ra los jó­ve­nes una mi­na de apren­di­za­je per­ma­nen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.