De­fen­der Po­de­mos Andalucía

Diario Jaen - - JAÉN - DÁMARIS PÉ­REZ REVERT

El mo­vi­mien­to 15M, que re­vo­lu­cio­nó las men­tes y sir­vió de ejem­plo al mundo, apa­re­ció en un con­tex­to de em­po­bre­ci­mien­to so­cial y po­lí­ti­co de to­do el Es­ta­do. Con mo­ti­vo de una cri­sis eco­nó­mi­ca ma­qui­lla­da, des­de en­ton­ces nos han se­gui­do atra­can­do de­re­chos y con­quis­tas de 40 años de de­mo­cra­cia. Que una de ca­da tres per­so­nas empleadas ten­ga en Es­pa­ña un suel­do por de­ba­jo del Sa­la­rio Mí­ni­mo es la prue­ba so­bre el nue­vo mo­de­lo de re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za. A la re­for­ma la­bo­ral le su­ce­die­ron la con­ge­la­ción de las pen­sio­nes, ba­ja­da de sa­la­rios de empleadas pú­bli­cas, re­cor­tes de mi­les de mi­llo­nes en Sa­ni­dad, Edu­ca­ción, la Ley Mor­da­za, mien­tras la política fis­cal se con­ver­tía en un ins­tru­men­to pa­ra la­var el di­ne­ro ne­gro de la eli­te eco­nó­mi­ca a gol­pe de am­nis­tía fis­cal.

La apa­ri­ción de Po­de­mos en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co, con su do­sis de trans­ver­sa­li­dad, as­pi­ra­ción a de­mo­cra­ti­zar la política y plan­tean­do una nue­va Tran­si­ción fue una luz en el tú­nel de la política es­ta­tal. A di­fe­ren­cia de te­rri­to­rios co­mo Ga­li­cia, Ca­ta­lu­ña y Va­len­cia, en Andalucía no hu­bo mo­vi­mien­to po­lí­ti­co or­ga­ni­za­do al­ter­na­ti­vo pre­vio a la apa­ri­ción de Po­de­mos. Nin­guno. Por tan­to Po­de­mos se im­plan­ta en Andalucía a pe­lo, ne­ta­men­te Po­de­mos. Y es ahí cuan­do el par­ti­do Iz­quier­da An­ti­ca­pi­ta­lis­ta, fun­da­do a prin­ci­pio de los 90 del si­glo pa­sa­do y que se ha­bía pre­sen­ta­do

a va­rias ci­tas elec­to­ra­les sin éxi­to, aca­ba que­dán­do­se con la mar­ca y el ca­pi­tal po­lí­ti­co de Po­de­mos Andalucía, ador­nán­do­lo con do­cu­men­tos or­ga­ni­za­ti­vos afi­nes pa­ra con­tro­lar en­tre muy po­cos una or­ga­ni­za­ción tan gran­de, nom­bran­do coor­di­na­do­res pro­vin­cia­les a de­do, to­ma de de­ci­sio­nes de “me­sa ca­mi­lla”, de­ser­ti­zan­do círcu­los, per­si­guien­do y re­vo­can­do a quie­nes no son de los su­yos, yo mis­ma fui re­vo­ca­da

de una re­pre­sen­ta­ción política por “fal­ta de con­fian­za”, to­do ello en­vuel­to en un dis­cur­so de de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va. Aho­ra, An­ti­ca­pi­ta­lis­tas en­sa­yan una es­tra­te­gia de des­co­ne­xión con la mar­ca Po­de­mos. Se tra­ta de con­so­li­dar un nue­vo ac­tor po­lí­ti­co don­de re­fu­giar­se “in ae­ter­nam” el mo­vi­mien­to “an­ti­ca­pi”. Su pro­pia mar­ca, sus pro­pias fi­nan­zas, sus pro­pias de­ci­sio­nes, in­vo­can­do pa­ra ello un na­cio­na­lis­mo

an­da­luz que no les pe­ga. Es por ello el to­que a re­ba­to que la gran ma­yo­ría de ads­cri­tos a Po­de­mos Andalucía ha evi­den­cia­do con la apa­ri­ción de la can­di­da­tu­ra De­fen­der Po­de­mos Andalucía. So­mos de Po­de­mos y no que­re­mos en­do­sar nues­tro ca­pi­tal po­lí­ti­co a otra mar­ca ni par­ti­do. Nos ju­ga­mos mu­cho en es­to. Es­tas ma­nio­bras or­ques­ta­les ge­ne­ran ale­ja­mien­to de los pro­ble­mas de la gen­te. Con­cre­ta­men­te soy can­di­da­ta por Jaén, la pro­vin­cia con ma­yor ta­sa de des­em­pleo de Eu­ro­pa, don­de lo­ca­li­da­des co­mo Li­na­res tie­nen el 44% de pa­ro. Con una sa­ni­dad pú­bli­ca en cla­ro re­tro­ce­so con pri­va­ti­za­cio­nes y cie­rre de hos­pi­ta­les. Jaén ne­ce­si­ta in­ver­sio­nes ur­gen­tes en in­fraes­truc­tu­ras. Re­cu­pe­rar el 90% de los tre­nes que hemos per­di­do en los úl­ti­mos vein­te años, am­pliar la red fe­rro­via­ria pa­ra mer­can­cías y me­jo­rar la red via­ria por ca­rre­te­ra. A Jaén la han con­ver­ti­do en una pro­vin­cia de ser­vi­cios, sin in­dus­tria des­de que se aban­do­nó el eje de la Na­cio­nal IV. Por ello re­cu­pe­rar te­ji­do in­dus­trial co­mo el Par­que de San­ta­na en Li­na­res, la in­dus­tria de la ce­rá­mi­ca, la cons­truc­ción del Puer­to Se­co de Bailén y Li­na­res y, có­mo no, el acei­te. 60 mi­llo­nes de oli­vos dan pa­ra mu­cho tra­ba­jo. Pro­po­ne­mos un ci­clo in­te­gral del acei­te: Co­se­char, ma­nu­fac­tu­rar, en­va­sar y ven­der el acei­te des­de Jaén. El oli­var de es­ta pro­vin­cia es el ma­yor bos­que or­de­na­do de Eu­ro­pa y el sec­tor de la bio­ma­sa y ener­gías re­no­va­bles ge­ne­ra­ría nue­vos ya­ci­mien­tos de em­pleo. Por úl­ti­mo reivin­di­ca­mos es­pa­cios ur­ba­nos sos­te­ni­bles, re­cu­pe­ran­do el pa­tri­mo­nio y los cas­cos his­tó­ri­cos, in­vir­tien­do en reha­bi­li­ta­ción de vi­vien­das. Ciu­da­des pen­sa­das pa­ra la gen­te. To­do ello en­mar­ca­do en una vi­sión democrática real de lo que es par­ti­ci­par en política des­de aba­jo. Es­toy con­ven­ci­da de que de­fen­der hoy Andalucía des­de Po­de­mos es De­fen­der Po­de­mos Andalucía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.