Se bus­ca lí­der sol­ven­te

Diario Jaen - - JAÉN -

“Em­pie­za la fies­ta ma­ca­bra de las de­cla­ra­cio­nes rim­bom­ban­tes, de las men­ti­ras cons­cien­tes, de los ner­vios que pro­du­ce el te­mor a que­dar mal”. Fe­li­pe Gon­zá­lez, ano­ta­cio­nes de un pre­si­den­te an­te una cam­pa­ña elec­to­ral. “El País”.

Las tri­bu­la­cio­nes de pu­ño y le­tra de un pre­si­den­te del Go­bierno son, al mar­gen de do­cu­men­tos his­tó­ri­cos, las ne­ce­sa­rias aco­ta­cio­nes de “reali­dad” de un mundo tea­tra­li­za­do co­mo el de la política. Así se sen­tía un pre­si­den­te, qui­zá ya ex­haus­to, an­te una nue­va cam­pa­ña elec­to­ral, la “fies­ta ma­ca­bra”. Un die­ta­rio ín­ti­mo en el que se mez­clan los asun­tos de ca­la­do con apun­tes de un ba­ña­dor y una ca­ja de pi­mien­tos pa­ra lle­vár­se­los a Do­ña­na.

“Ha­blas de la gen­te co­mo si fue­ra tu­ya”, le re­pro­cha­ba el ami­go “pe­rio­dis­ta” a Ka­ne, tras per­der es­te las elec­cio­nes co­mo go­ber­na­dor, en la se­mi­nal pe­lí­cu­la de Or­son Wells. In­ter­pre­tar los de­seos y opiniones de la opi­nión pú­bli­ca es co­sa vie­ja y los erro­res de me­sías po­lí­ti­cos que se creían ca­pa­ces de in­ter­pre­tar eso orácu­lo pú­bli­co, tam­bién.

El “tour de force” de los par­ti­dos por pre­sen­tar­se plu­ra­les, de­mo­crá­ti­cos de prin­ci­pio a fin, es­cu­char el ru­mor de sus pro­pias ma­reas in­ter­nas y ga­ran­tes de sus pro­ce­di­mien­tos cho­ca con la pa­ra­do­ja de cul­to al lí­der, co­mo el ga­ran­te que me­jor in­ter­pre­ta la vo­lun­tad de un pue­blo... El pro­ble­ma ra­di­ca en que una vez que es­te lan­gui­de­ce o se marcha al re­gis­tro de la pro­pie­dad, o am­bas co­sas, que­da un va­cío poé­ti­co que, en ge­ne­ral, los par­ti­dos lle­van mal.

En el PP an­dan a la gres­ca en­tre del­fi­nes que no na­dan en gru­po y que, aho­ra sí, se afean po­lí­ti­cas re­cien­tes que nos creía­mos só­li­das y uná­ni­mes. In­clu­so se uti­li­zan ví­deos de du­do­sa pa­ter­ni­dad pa­ra li­gar, por ejem­plo, a So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, con el PP que no quie­re re­no­var­se (Are­nas, Mon­to­ro...). Pa­ra el me­ro es­pec­ta­dor es una ópera bu­fa que en­tre­tie­ne, que re­ba­ja la gran política, la inac­ce­si­ble, al te­rri­to­rio mun­dano de las dispu­tas fa­mi­lia­res. To­do en un len­gua­je llano, con las in­tri­gas pro­pias del gé­ne­ro, y con los gi­ros de guion del Bar­be­ro de Se­vi­lla. Pe­ro si a al­guien ca­be asig­nar­le el pa­pel de un Fí­ga­ro 3.0 en es­tos úl­ti­mos me­ses es a Iván Re­don­do, el ana­lis­ta po­lí­ti­co que apos­tó por un ca­ba­llo sin pe­di­grí, que tro­ta­ba por el hi­pó­dro­mo po­lí­ti­co sin bri­das y al que ase­gu­ró que se­ría pre­si­den­te del Go­bierno. La ha­bi­li­dad de es­te es­tra­te­ga es­ta­ba tes­ta­da cuan­do, co­mo ca­ba­lle­ro de for­tu­na, sir­vió a la ban­ca­da del PP tam­bién con éxi­to. Aho­ra que­da co­ro­na­do con un con­cur­so de do­ma clá­si­ca que lle­vó a la pre­si­den­cia a Pe­dro Sán­chez, pa­ra no­ta for­jar un liderazgo en una le­gis­la­tu­ra ex­prés.

La fus­ta y la dis­cu­sión por el po­der in­terno tam­bién lle­gan a la nue­va política. Te­re­sa Ro­drí­guez pa­de­ce, aho­ra, el im­pe­rio de la “fuer­za” de las re­des so­cia­les de un par­ti­do co­mo Po­de­mos acos­tum­bra­do a ajus­tar sus cuen­tas en el ágo­ra de Twit­ter. Pe­ro hay se­cua­ces a los que se les va la mano a la ho­ra de in­ter­pre­tar a sus “lí­de­res”. El la­do os­cu­ro de las hor­das. El lin­cha­mien­to que re­co­no­ce su­frir en es­ta red so­cial se basa en el te­mor, ex­pre­sa­men­te ci­ta­do, de los lí­de­res del par­ti­do con la de­ri­va en for­ma de con­fluen­cia de Po­de­mos Andalucía e Iz­quier­da Uni­da. Pablo Eche­ni­que no pier­de opor­tu­ni­dad de afear­les la con­duc­ta con ar­gu­men­tos pe­re­gri­nos. La lí­der an­da­lu­za re­cu­pe­ra pa­ra la cau­sa en Jaén a Jo­sé Luis Cano que al­ter­na­rá la co­sa pú­bli­ca con la “puer­ta gi­ra­to­ria” de la en­se­ñan­za. La prue­ba del al­go­dón de Po­de­mos so­bre la opi­nión de los te­rri­to­rios pa­re­ce cir­cuns­cri­bir­se a los lla­ma­dos his­tó­ri­cos que siem­pre tie­nen de­re­cho a de­ci­dir y, tam­bién, a ele­gir coa­li­cio­nes con las que aman­ce­bar­se, aun­que sea con­tra­na­tu­ra y ten­gas que abra­zar un na­cio­na­lis­mo de pe­lu­sa en el om­bli­go.

“Si aquel que di­ce ser tu ami­go te cla­va un pu­ñal en la es­pal­da, de­bes de des­con­fiar de su amis­tad”. Les Lut­hiers en cla­ve política es­pa­ño­la.

Más ar­tícu­los de Jo­sé Ma­nuel Se­rrano en la web del dia­rio

Jo se Luis Can o Pa­lo­mino @ose­buil

#En An­da lu­cía Que­re­mos que te­ner un tra­ba­jo, una fa­mi­lia y una vi­da dig­na no sea un lu­jo. Por eso #YoVo­yCo­nTe­re­sa en par­ti­ci­pa po­de­mos.in­fo

Mi­guel Ángel Váz­quez @mvaz­quezb

Vi­si­tan­do el an­fi­tea­tro y las ga­le­rías de Car­los IV en Por­cu­na (Jaén), una tie­rra con un ex­tra­or­di­na­rio pa­tri­mo­nio. Des­de @Cul­tu­raAND tra­ba­ja­mos en una li­nea pa­ra co­la­bo­rar con los #ayun­ta­mien­tos en la de­fen­sa e in­ves­ti­ga­ción del pa­tri­mo­nio @pa­co­re­yesm @ay­to­por­cu­na

Víc­tor Ma­te­llano @VMa­te­llano

Gra­cias #Jaén por com­par­tir la ilu­sión del ci­ne de fan­ta­sía de aque­llos ma­ra­vi­llo­sos ochen­ta #Jaé­nFan­tás­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.