Inmigrantes

Diario Jaen - - OPINIÓN - RA­MÓN PORRAS

Den­tro de pocas se­ma­nas, en cual­quier lu­gar de es­te Sur do­lien­te, se es­cu­cha­rá co­mo vi­llan­ci­co ese her­mo­so can­te del que exis­te una ver­sión es­tre­me­ce­do­ra del más gran­de can­taor de to­dos los tiem­pos, Ma­nuel To­rre: “A la puer­ta de un rico ava­rien­to/ ba­jó Je­su­cris­to/ li­mos­na pi­dió/ y en lu­gar de dar­le li­mos­na/ los pe­rros que ha­bía se los azu­zó/ pe­ro qui­so Dios/ que del cie­lo un ra­yo ca­ye­ra que los car­bo­ni­zó/ y el rico ava­rien­to po­bre se que­dó”.

Se me ocu­rre, hoy día, dón­de es­tá esa puer­ta, dón­de el ava­rien­to, dón­de los pe­rros que no son bue­nos ni ma­los sino obe­dien­tes a una or­den del amo que los amaes­tra pa­ra mor­der al in­di­gen­te. No son es­tos sino aquél quien ex­ha­la cruel­dad, quien ca­re­ce de to­do sen­ti­do de la pie­dad, quien sien­do cris­tiano, es in­ca­paz de re­co­no­cer a Je­su­cris­to en la puer­ta del de­no­mi­na­do es­ta­do del bie­nes­tar, cuan­do se hu­ye de la gue­rra o se im­plo­ra la li­mos­na del tra­ba­jo y paz, pa­ra sub­sis­tir. Y tal ig­no­ran­cia se per­so­ni­fi­ca en in­di­vi­duos, en ins­ti­tu­cio­nes en cu­yo fron­tis­pi­cio ideo­ló­gi­co se pro­cla­ma el “nue­vo man­da­to, que os améis los unos a los otros, co­mo yo os he ama­do”.

No es ne­ce­sa­rio ser cris­tiano, ni mu­sul­mán, ni ju­dío, ni na­da, pa­ra cap­tar la gran­de­za de ese men­sa­je, aun­que so­lo sea co­mo uto­pía. Los ti­tu­la­res de pren­sa res­pec­to de cen­te­na­res de inmigrantes, muer­tos en los ma­res de Ro­ma y de Car­ta­go, res­pec­to de los muros y las alam­bra­das con pro­fu­sión de pu­ña­les ase­si­nos, res­pec­to de los lu­ná­ti­cos di­ri­gen­tes que mo­vi­li­zan a mi­les de sol­da­dos ar­ma­dos que es­tán obli­ga­dos a cum­plir or­de­nes, in­clu­so la de dis­pa­rar, ape­nas nos in­quie­tan, ape­nas nos me­re­ce un ges­to re­to­ri­co de lás­ti­ma. Uno se pre­gun­ta ¿dón­de sue­na el clamor de la Igle­sia cris­tia­na, en Eu­ro­pa, an­te ese pau­sa­do ge­no­ci­dio de los po­bres? ¿En qué Si­na­go­ga se ex­hor­ta a los cre­yen­tes a que se ma­te­ria­li­ce en sus vi­das las re­co­men­da­ción del Li­bro de los Proverbios (2 y 9 Cap. XXII), “se en­con­tra­ran y se ne­ce­si­ta­ran mu­tua­men­te el rico y el po­bre; a en­tram­bos los ha cria­do el Se­ñor” o “quien es com­pa­si­vo, se­rá ben­di­to; por­que ha par­ti­do su pan por los po­bres?”. ¿En qué es­cue­la co­rá­ni­ca, mí­ni­ma­men­te or­to­do­xa, se du­da de que la ex­qui­si­ta hos­pi­ta­li­dad ára­be pro­vie­ne di­rec­ta­men­te del Co­rán? La re­li­gio­si­dad no es so­lo re­sul­ta­do de una con­vic­ción sub­je­ti­va, sino que ha de te­ner su pro­yec­ción so­cial, por­que ese es el ob­je­ti­vo úl­ti­mo y esen­cial de ca­da re­li­gión: ha­cer ex­ten­si­va a to­dos los hu­ma­nos “su ver­dad”. No se tra­ta de im­po­ner a los ciu­da­da­nos prin­ci­pios teo­crá­ti­cos pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma de la in­mi­gra­ción cu­yo res­pon­sa­bi­li­dad ha de atri­buir­se di­rec­ta­men­te a la po­lí­ti­ca, sino a con­tri­buir a que és­ta se vea anega­da por con­duc­tas plu­ri­con­fe­sio­na­les acor­des con sus creen­cias que trans­for­men en reali­da­des con­cre­tas, los gran­di­lo­cuen­tes pro­nun­cia­mien­tos so­bre de­re­chos hu­ma­nos que, al pa­re­cer, ca­re­cen de to­da vir­tua­li­dad. Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que es­ta re­fle­xión ten­ga que ha­cer­la un ag­nós­ti­co. Si exis­tie­ra Dios, que Dios me val­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.