To­da una vi­da en An­do­rra

La begijense Pe­pa Mo­ral Ló­pez re­si­de en un prin­ci­pa­do al que lle­gó cuan­do era ni­ña y don­de ha for­ma­do su fa­mi­lia. Su his­to­ria es una cró­ni­ca de tra­ba­jo y es­fuer­zo que, hoy, le per­mi­te dis­fru­tar de los su­yos y de agen­da muy apre­ta­da

Diario Jaen - - JIENNENSES POR EL MUNDO - JAVIER CANO

Ocho­cien­tos ochen­ta ki­ló­me­tros se­pa­ran An­do­rra de Be­gí­jar, o lo que es lo mis­mo: unas nue­ve ho­ras de via­je ha­cen del prin­ci­pa­do pi­re­nai­co un re­mo­to ex­tre­mo en el co­ra­zón de Pe­pa Mo­ral Ló­pez, que tie­ne su otro po­lo en el viz­con­da­do jien­nen­se, don­de na­ció allá por 1935, un año an­tes de que es­ta­lla­ra una Gue­rra Ci­vil que, en­tre otras fac­tu­ras, cos­tó a mu­chos el ele­va­do pre­cio de te­ner que aban­do­nar sus lu­ga­res de na­ci­mien­to pa­ra ga­nar­se la vi­da le­jos de don­de vie­ron la luz pri­me­ra.

Ki­ló­me­tros, tiem­po de via­je... Pe­ro los lu­ga­res —lo de­cía Bor­ges— se lle­van siem­pre con­si­go, y no hay día que la begijense no se acuer­de de los pai­sa­jes de su in­fan­cia, las ca­lles que re­co­rría, los “tea­tri­llos” que for­ma­ba con sus ami­gos y que te­nían co­mo pre­cio un bo­tón —to­da­vía re­cuer­da mu­chos de aque­llos ver­sos—, el olor a acei­te, los bo­que­ro­nes de su tía, su fa­mi­lia... Con ella vi­vió, en Be­gí­jar, has­ta que una des­gra­cia los obli­gó a cam­biar de pue­blo: su ca­sa, don­de has­ta en­ton­ces vi­vía go­zo­sa­men­te, se de­rrum­bó y, con ella, ca­yó tam­bién la po­si­bi­li­dad de con­ti­nuar en el mu­ni­ci­pio. Su pró­xi­mo des­tino, una her­mo­sí­si­ma ciu­dad jien­nen­se, Baeza, que los aco­gió por tres años y don­de apren­dió a co­ser con pri­mor.

Y es que la exis­ten­cia de Pe­pa Mo­ral co­men­zó a acos­tum­brar­se a las des­pe­di­das bien pron­to, de for­ma que, cuan­do pa­re­cía que su por­ve­nir es­ta­ba en una de las dos “Sa­la­man­cas an­da­lu­zas”, otra vez el tra­jín de ma­le­tas re­gre­só a sus oí­dos. Era la dé­ca­da de los 60; su pa­dre, can­te­ro de pro­fe­sión, re­ci­bió una ofer­ta des­de Ca­ta­lu­ña, y allá que se fue­ron. Re­ca­ló, a sus es­plén­di­dos quin­ce años de edad, en Sa­las del Pa­llars, don­de tu­vo los pri­me­ros amo­res y gran­des amis­ta­des. A fuer­za de tra­ba­jo y de­di­ca­ción y gra­cias a sus ma­nos cur­ti­das con la agu­ja y el de­dal, con­si­guió fun­dar la fa­mi­lia que creó jun­to con su ma­ri­do, Ro­ber­to Mar­tí, na­tu­ral de Llei­da, y que la lle­vó, tras una bre­ve es­tan­cia en Pobla de Se­gur, a An­do­rra. Cin­co hi­jos co­mo cin­co so­les, a los que ha vis­to cre­cer y de los que se sien­te pro­fun­da­men­te or­gu­llo­sa.

Fue­ron años fe­li­ces al fren­te de un ho­gar ad­qui­ri­do con el su­dor de sus fren­tes o en las fi­las de la co­ral don­de da­ban rien­da suel­ta a su ve­na más ar­tís­ti­ca; una eta­pa di­cho­sa que la muer­te de Mar­tí ce­rró. Pe­pa Mo­ral tu­vo que re­man­gar­se, otra vez, pa­ra sa­car ade­lan­te a los su­yos y lo mis­mo en el cui­da­do de per­so­nas ma­yo­res que co­mo ayu­dan­te en las au­las de un co­le­gio o co­ci­ne­ra de un cen­tro de ni­ños con pro­ble­mas, con­si­guió que lo que más le im­por­ta­ba en la vi­da —sus hi­jos—, no ca­re­cie­sen de na­da.

Pen­sa­ba Cha­plin, des­de su ci­ne­ma­to­grá­fi­ca mu­dez, que el tiem­po es el me­jor au­tor, el que siem­pre en­cuen­tra un fi­nal per­fec­to”. Y en el

ALLÍ ES­TÁ SU VI­DA, PE­RO AQUÍ, CON­TI­NÚAN ES­CRI­TOS LOS PRI­ME­ROS CA­PÍ­TU­LOS DE SU ME­MO­RIA

ca­so de la pro­ta­go­nis­ta de es­te re­por­ta­je, la sen­ten­cia le cae que ni pin­ta­da: a día de hoy, Pe­pa Mo­ral es una mu­jer fe­liz en An­do­rra, que ha­ce ga­la de una ex­tra­or­di­na­ria for­ta­le­za —con­ti­núa en­tre­ga­da a la cos­tu­ra, es una apa­sio­na­da del yo­ga, ca­mi­na, le en­can­ta ver fo­to­gra­fías, la lec­tu­ra y na­ve­gar por la Red— al tiem­po que se de­ja mi­mar por sus vás­ta­gos, cons­cien­tes de cuán­to ha te­ni­do que su­dar su ma­dre —y con cuán­to gus­to lo ha he­cho— pa­ra lle­gar has­ta aquí; jun­tar­los a to­dos y com­par­tir un buen ra­to es, pa­ra la begijense, lo más de lo más. Eso sí, Jaén es Jaén, y a Baeza, don­de to­da­vía con­ser­va fa­mi­lia, vie­ne ca­da vez que pue­de a dar­le, en­tre otras co­sas, un gus­ta­zo a su pa­la­dar con un buen pla­to de mi­gas, gaz­pa­cho, en­sa­la­da de na­ran­ja, po­ta­je con es­pi­na­cas... En el prin­ci­pa­do pi­re­nai­co es­tá su vi­da, pe­ro aquí, en­tre las aguas ve­ge­ta­les del mar de oli­vos, con­ti­núan, es­cri­tos pa­ra siem­pre, los pri­me­ros ca­pí­tu­los de su me­mo­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.