Ca­de­nas

Diario Jaen - - COLABORACIONES - MIGUEL DEL OL­MO ES­CRI­BANO

Es­ta­ba acos­tum­bra­do a un si­len­cio pa­re­ci­do al que se pro­du­ce con la nie­bla en los ríos. Re­cor­da­ba la fe­cha por­que ha­bía coin­ci­di­do con el in­cen­dio de la fá­bri­ca. Pre­ci­sa­men­te fue en una noche de nie­bla cuan­do se dio cuen­ta que sus pa­sos se acom­pa­ña­ban de un eco. Te­nía la mis­ma fre­cuen­cia que sus pisadas, pe­ro es­ta­ba he­cho de un tono me­tá­li­co, co­mo si la per­so­na que le si­guie­ra arras­trar hie­rros. Pro­bó en una noche sin nie­bla e igual­men­te ocu­rrió que al po­ner sus pies en el sue­lo es­cu­cha­ba aquel so­ni­do. Da­ba igual que lle­va­ra sue­la de go­ma, que se des­li­za­ra co­mo una ma­ri­po­sa o que mar­ca­ra con un pi­so­tón fuer­te su ca­mi­nar. Lo se­guía es­cu­chan­do. Y aque­llo fue a más por­que los rui­dos me­tá­li­cos se tras­la­da­ron de los pa­seos solitarios al pa­si­llo de la ca­sa. Ama­ne­cía, se pre­pa­ra­ba pa­ra ir al tra­ba­jo y los la­dri­llos de su vi­vien­da re­co­gían aquel so­ni­do, igual que cuan­do apa­re­cie­ron en la noche de nie­bla. Por aquel en­ton­ces, el fe­nó­meno de sus pa­sos ha­bía re­cor­ta­do al­gún as­pec­to de su vi­da: ha­bía de­ja­do el What­sApp y se con­cen­tra­ba en aquel fe­nó­meno. Se re­vi­sa­ba fre­cuen­te­men­te los pies con el ra­zo­na­mien­to sim­ple e inocen­te de en­con­trar allí la cau­sa. Bus­có unas acol­cha­das y có­mo­das za­pa­ti­llas, arro­jan­do al cu­bo de la ba­su­ra su es­tu­pen­da co­lec­ción de za­pa­tos, cu­yas sue­las re­co­gían su his­to­ria per­so­nal. Ma­nio­bra inú­til. Si­guió es­cu­chan­do el ro­ce de los hie­rros con­tra el sue­lo. No lo di­jo a na­die, te­nía au­tén­ti­co te­rror a que le di­je­ran que to­do es­ta­ba en su ca­be­za. Lo úni­co que le tran­qui­li­za­ba era sa­ber que el eco me­tá­li­co de sus pisadas no se pro­du­cía cuan­do es­ta­ba quie­to o per­ma­ne­cía en la ca­ma, pe­ro a con­ti­nua­ción de es­te pen­sa­mien­to tu­vo otro: si doy por bueno su pre­sen­cia ven­drá al­go des­pués y cuan­do es­té acos­tum­bra­do a ese des­pués lle­ga­rá otra co­sa in­quie­tan­te. Su no­via lla­ma­ba por te­lé­fono, pre­gun­ta­ba los mo­ti­vos que le ha­bían lle­va­do a aban­do­nar la cos­tum­bre de es­pe­rar­la a la sa­li­da del tra­ba­jo y él po­nía la dis­cul­pa de que es­ta­ban ha­cien­do in­ven­ta­rio en la fá­bri­ca y sa­lía muy tar­de. En­ton­ces ella con­tes­ta­ba: pe­ro si la fá­bri­ca se que­mó y él le res­pon­día que por eso ha­cían in­ven­ta­rio. Col­ga­ba. Tam­bién no­ta­ba que se can­sa­ba, que sus pa­sos se ha­cían ca­da vez más pe­sa­dos. El mo­men­to cla­ve fue cuan­do una ma­ña­na, an­tes de ir al tra­ba­jo, mien­tras se to­ma­ba el ca­fé de cos­tum­bre, su ma­dre di­jo: es­ta noche es­cu­ché rui­dos por el pa­si­llo, co­mo la ca­de­na de un bar­co. Él no con­tes­tó y su pa­dre, sen­ta­do an­te la me­sa, es­ca­pa­ba mi­ran­do el in­te­rior de la ta­za. Las ca­de­nas que arras­tran los fan­tas­mas no son un cas­ti­go, sim­ple­men­te es­tán pa­ra mos­trar el lu­gar por el que ca­mi­nan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.