“Ca­ta­lu­ña se­gui­rá den­tro de Es­pa­ña”

Ra­fael de Men­di­zá­bal El que fue­ra pre­si­den­te de la Au­dien­cia Na­cio­nal y ma­gis­tra­do del Su­pre­mo y el Cons­ti­tu­cio­nal la­men­ta có­mo se ha ges­tio­na­do el ca­so del im­pues­to de las hi­po­te­cas y la “ma­la ima­gen” en que de­ja a la Jus­ti­cia

Diario Jaen - - LA ENTREVISTA - JAVIER CANO

Na­ció en Jaén en 1927 “pa­ra asis­tir al es­treno de la pri­me­ra pe­lí­cu­la ha­bla­da”, ase­gu­ra, y aun­que tu­vo que cam­biar el mar de oli­vos por Ma­drid so­lo sie­te años des­pués, ejer­ce de “jae­ne­ro”, co­mo gus­ta­ba ti­tu­lar­se su pa­dre, Fe­de­ri­co de Men­di­zá­bal, el poe­ta ma­dri­le­ño au­tor del “Himno de Jaén”. Ha ocu­pa­do car­gos tras­cen­den­ta­les en la ju­di­ca­tu­ra y la po­lí­ti­ca es­pa­ño­las y, a sus 91 años, de­rro­cha lu­ci­dez y buen hu­mor y se des­ha­ce en elo­gios ha­cia su pa­tria chica.

—Su fa­mi­lia vi­vía en Ma­drid. ¿Qué lo tra­jo a na­cer en Jaén? —Mi pa­dre era, fun­da­men­tal­men­te, es­cri­tor, poe­ta y pe­rio­dis­ta. Pe­ro, pa­ra co­mer, tu­vo que ha­cer una opo­si­ción y se hi­zo fun­cio­na­rio de Ha­cien­da. Lle­gó a Jaén des­ti­na­do y yo tu­ve la suer­te de na­cer allí.

—¿Qué re­cuer­dos guar­da de aque­llos años en la ca­pi­tal jien­nen­se? —Los más ma­ra­vi­llo­sos que pue­de te­ner un ni­ño. Mi pa­dre, al lle­gar, no era co­no­ci­do, pe­ro pron­to em­pe­zó a ser­lo co­mo “el pa­dre del ni­ño to­re­ro”, por­que yo da­ba pa­ses en cual­quier par­que. Tam­bién re­cuer­do, co­mo un flash, la pro­cla­ma­ción de la re­pú­bli­ca; mi pa­dre tra­ba­ja­ba en la De­le­ga­ción de Ha­cien­da, que en­ton­ces es­ta­ba en la Dipu­tación: ha­bía mu­cha gen­te, y me co­gió so­bre sus hom­bros pa­ra que lo vie­ra to­do. Él re­pe­tía mu­cho el vie­jo ada­gio de “En Jaén se en­tra llo­ran­do y se sa­le llo­ran­do”, y es ver­dad, por­que es una pro­vin­cia in­creí­ble y una ciu­dad muy ca­ri­ño­sa, que no es nin­gu­na de las an­da­lu­zas, no es la ma­ra­vi­llo­sa Cór­do­ba ni Se­vi­lla, pe­ro vis­ta cuan­do se vie­ne de via­je, con la la­de­ra de la mon­ta­ña, Ja­bal­cuz, el Cas­ti­llo... es ma­ra­vi­llo­so. En mis me­mo­rias de ju­ven­tud cuen­to que De Gau­lle, cuan­do ce­só, fue a Jaén y es­tu­vo en el Pa­ra­dor. Pen­só que­dar­se una noche, pe­ro yo ima­gino que cuan­do abrió el ven­ta­nal y vio to­dos los oli­va­res de Jaén, se que­dó un mon­tón de días es­cri­bien­do sus me­mo­rias. Jaén es de una be­lle­za in­creí­ble y una gran des­co­no­ci­da, por cier­to.

—¿Vi­vió us­ted el pro­ce­so de crea- ción del “Himno de Jaén en­tre su pa­dre y Emilio Cebrián? —Re­cuer­do los en­sa­yos de la ban­da, en los só­ta­nos del Ayun­ta­mien­to, y a Emilio Cebrián di­ri­gien­do a los mú­si­cos. Mi pa­dre y él hi­cie­ron mu­cha amis­tad, y lo en­ca­mi­nó en cuan­to a te­mas; por ejem­plo, la mar­cha mi­li­tar “Bai­lén”, de Cebrián, fue idea de mi pa­dre, que era un enamo­ra­do de ese mu­ni­ci­pio. Tam­bién hi­cie­ron dos pa­so­do­bles muy co­no­ci­dos, e in­clu­so la mar­cha “Nues­tro Pa­dre Je­sús” la com­pu­so Emilio Cebrián ins­pi­ra­do en un poe­ma de mi pa­dre. Lue­go es­cri­bie­ron el “Can­to a Jaén”, que es­tre­na­ron en el tea­tro Cervantes, pe­ro Cebrián, an­te el éxi­to ob­te­ni­do, di­jo: “Lo he­mos es­tre­na­do aquí, y el pue­blo tam­bién me­re­ce es­cu­char­lo”. Co­gió a un gru­po de gen­te, sa­lió del tea­tro y fue su­man­do per­so­nas has­ta lle­gar a la Pla­za de San­ta María, don­de lo in­ter­pre­ta­ron y, rá­pi­da­men­te, se em­pe­zó a co­rear en la ciu­dad. El himno es muy cu­rio­so, no tie­ne nin­gu­na con­no­ta­ción po­lí­ti­ca, y eso que se es­tre­nó pro­cla­ma­da ya la re­pú­bli­ca, cuan­do los blo­ques iz­quier­da-de­re­cha fun­cio­na­ban ya en Es­pa­ña.

—¿Có­mo era su pa­dre? —Era un idea­lis­ta, un hom­bre enamo­ra­do de la be­lle­za, la poe­sía, la mú­si­ca y las cau­sas no­bles, cer­cano al so­cia­lis­mo, pe­ro cre­yen­te. Era bien pa­re­ci­do, te­nía una for­ma­ción cul­tu­ral muy com­ple­ta y le gus­ta­ba re­sol­ver­lo to­do pa­cí­fi­ca­men­te —“va­le más la peor paz que la me­jor gue­rra”, le de­cía su pro­ge­ni­tor—. Siem­pre man­tu­vo con­tac­to con el San­to Reino, in­clu­so re­ci­bió Dia­rio JAÉN has­ta el úl­ti­mo día de su vi­da. Yo le ado­ra­ba y le ad­mi­ra­ba, y a él le de­bo mi afi­ción a es­cri­bir.

—Sin em­bar­go, no si­guió sus pa­sos y op­tó us­ted por el De­re­cho.

—Que­ría es­tu­diar Fi­lo­so­fía y Le­tras, pe­ro mi pa­dre, prác­ti­ca­men­te, me lo “prohi­bió” y me di­jo que te­nía que ha­cer “al­go más útil”, da­dos mis co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos ya gra­cias a la lec­tu­ra. Yo des­co­no­cía la ca­rre­ra de De­re­cho, in­clu­so te­nía un con­cep­to un tan­to des­pec­ti­vo de ella. Pe­ro mi pa­dre, si­guien­do con­se­jos de sus com­pa­ñe­ros de Ha­cien­da, me ma­tri­cu­ló en Co­mer­cio

—lo que aho­ra es Em­pre­sa­ria­les—; en­tre las asig­na­tu­ras ha­bía una lla­ma­da Ru­di­men­tos del De­re­cho, que in­cluía un li­bro tan ma­ra­vi­llo­sa­men­te es­cri­to que me lo leí, me em­pa­pé, apro­bé y de­ci­dí es­tu­diar De­re­cho. Me di cuen­ta de que era lo que me gus­ta­ba. Tan­to, que mi amor han si­do, fun­da­men­tal­men­te, la li­te­ra­tu­ra y el De­re­cho, y ade­más he lo­gra­do mez­clar­los. To­do el mun­do co­no­cía mis sen­ten­cias sin ne­ce­si­dad de leer mi fir­ma, por­que es­ta­ban es­cri­tas co­mo li­te­ra­tu­ra,

“LOS RE­CUER­DOS DE MI IN­FAN­CIA EN JAÉN SON MA­RA­VI­LLO­SOS”

“MI PA­DRE Y EMILIO CEBRIÁN TU­VIE­RON UNA GRAN­DÍ­SI­MA AMIS­TAD”

usan­do la téc­ni­ca ju­rí­di­ca pe­ro con un estilo ase­qui­ble.

—¿Qué lo­gros des­ta­ca de su eta­pa co­mo sub­se­cre­ta­rio?

—Con José Luis Mi­llán Pa­la­sí co­mo mi­nis­tro de Edu­ca­ción y Cien­cia, que en­ton­ces in­cluía Cul­tu­ra y Be­llas Ar­tes, fui sub­se­cre­ta­rio pa­ra po­ner en mar­cha la Ley Ge­ne­ral de Edu­ca­ción, cu­ya sín­te­sis re­co­ge hoy el ar­tícu­lo 27 de la Cons­ti­tu­ción: en­se­ñan­za obli­ga­to­ria y gra­tui­ta, ade­más del sis­te­ma de con­cier­tos, pa­ra man­te­ner la pú­bli­ca y la pri­va­da; aun­que pa­ra no­so­tros, des­de el mi­nis­te­rio, pri­ma­ba la pú­bli­ca, nos ayu­da­ba que hu­bie­ra pri­va­da y que los ni­ños pu­die­ran ele­gir. Lue­go, ya co­mo sub­se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia, la crea­ción de la Au­dien­cia Na­cio­nal es lo que yo de­jé.

—¿Y de su pa­so por la pre­si­den­cia

“RA­JOY LO HI­ZO MAL Y EL 155 DE­JÓ TO­DO MU­CHO PEOR DE LO QUE ES­TA­BA”

“LOS CO­MU­NIS­TAS SON LOS QUE QUIE­REN CAR­GAR­SE LA TRAN­SI­CIÓN DE­MO­CRÁ­TI­CA”

de la Au­dien­cia Na­cio­nal y el Tri­bu­nal Su­pre­mo?

—En el Su­pre­mo, por ejem­plo, de­jé una ju­ris­pru­den­cia, muy com­ple­ta en sus ma­ti­ces, en la cual igua­la­ba la po­tes­tad san­cio­na­do­ra del Es­ta­do con la po­tes­tad pe­nal, que era una co­sa muy pro­gre­si­va pe­ro que na­die ha­bía di­cho en nues­tro en­torno so­cio­cul­tu­ral y geo­grá­fi­co-cul­tu­ral. Lo di­jo pos­te­rior­men­te el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos y lue­go lo acep­tó el ar­tícu­lo 25 de la Cons­ti­tu­ción. Lue­go, esa mis­ma cons­ti­tu­ción sir­vió pa­ra lu­char con­tra el ar­tícu­lo se­gun­do de la Ley de Pren­sa, el “omi­no­so” le lla­má­ba­mos, que fa­vo­re­cía la cen­su­ra. Me fui car­gan­do las sanciones del Mi­nis­te­rio de In­for­ma­ción y Tu­ris­mo. Fue una lu­cha por la li­ber­tad de ex­pre­sión.

—Des­de su ex­pe­rien­cia co­mo ju­ris­ta, ¿có­mo ve, por ejem­plo, la ac­tua­ción del Su­pre­mo en el ca­so del im­pues­to por las hi­po­te­cas, que tan­ta pol­va­re­da ha le­van­ta­do es­tos días?

—Co­noz­co el te­ma mal en cuan­to al fon­do, por­que esas le­yes son pos­te­rio­res a la épo­ca en la que yo es­ta­ba en ac­ti­vo, pe­ro me ha des­agra­da­do la for­ma en que se ha lle­va­do el asun­to, con po­ca mano iz­quier­da; en es­te con­flic­to no sé có­mo no ha to­ma­do car­tas en el asun­to el pre­si­den­te del Su­pre­mo pa­ra ex­pli­car­lo to­do. El Tri­bu­nal ha que­da­do muy mal.

—Y el pro­ce­so ca­ta­lán. ¿Le ve una sa­li­da sa­tis­fac­to­ria pa­ra to­dos?

—Ra­joy lo hi­zo muy mal, apli­có un ar­tícu­lo 155 que de­jó el pro­ble­ma peor que lo ha­bía en­con­tra­do, y ya en épo­ca de Jordi Pu­jol y Fe­li­pe Gon­zá­lez se ges­tó. Cuan­do el chu­lo del bar gri­ta y no pa­sa na­da, se cre­ce. Pa­só igual en la eta­pa del te­rro­ris­mo, y en el fon­do am­bos ca­sos tie­nen mu­chas si­mi­li­tu­des, se tra­ta de ir­se de Es­pa­ña: si el PSOE y el PP hu­bie­ran es­ta­do uni­dos de ver­dad en la idea de que lo pri­me­ro es Es­pa­ña, la uni­dad y la Cons­ti­tu­ción, cien­tos de muer­tes se hu­bie­ran aho­rra­do, y tam­bién to­do lo ocu­rri­do en Ca­ta­lu­ña. Pe­ro tan­tas vuel­tas... La lí­nea del Go­bierno ac­tual es zig­za­guean­te pe­ro, en cual­quier ca­so, no soy ca­tas­tro­fis­ta y creo que, a me­dio pla­zo, es­to se re­sol­ve­rá y Ca­ta­lu­ña se­gui­rá co­mo siem­pre, en Es­pa­ña. Al que no le gus­te, que se va­ya por ahí y fun­de la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na. Se­gu­ro que le dan sub­ven­ción.

—Us­ted que la vi­vió en pri­mer plano, ¿cree que la Tran­si­ción po­día ha­ber­se he­cho me­jor? —To­dos re­nun­cia­mos a las as­pi­ra­cio­nes má­xi­mas pa­ra que pa­sa­ra cual­quier co­sa, pe­ro que no se re­pi­tie­ra una gue­rra ci­vil, que es lo peor que le ha pa­sa­do a Es­pa­ña des­de que, en el año 711, los mu­sul­ma­nes la in­va­die­ron. Eso de que los es­pa­ño­les se ex­ter­mi­nen unos a otros, unos por ir a mi­sa y otros por no ir... Ha­bía que evi­tar­lo, y ha si­do un ejem­plo in­ter­na­cio­nal. ¿Quié­nes quie­ren car­gar­se la Tran­si­ción aho­ra? Pues los mis­mos que no la que­rían en­ton­ces, los co­mu­nis­tas, que hoy es Po­de­mos.

AC­TI­VO. Ra­fael de Men­di­zá­bal Allen­de ojea un li­bro en la se­de de la Co­mi­sión de Ar­bi­tra­je y Deon­to­lo­gía del Pe­rio­dis­mo, en Ma­drid, que pre­si­de des­de el año 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.