Ni­ca­ra­gua, Ni­ca­ra­güi­ta

VIO­LEN­CIA. Has­ta sep­tiem­bre, unas 322 per­so­nas ha­bían muer­to, en su ma­yo­ría a ma­nos de agen­tes es­ta­ta­les

Diario Jaen - - SOLIDARIDAD - CRIS­TÓ­BAL FÁ­BRE­GA. COOR­DI­NA­DOR DE AM­NIS­TÍA IN­TER­NA­CIO­NAL JAÉN

Cuan­do yo era aún un ado­les­cen­te, a fi­na­les de los años 70 y prin­ci­pios de los 80, se­guí con mu­cho in­te­rés la Re­vo­lu­ción que te­nía lu­gar esos años en Ni­ca­ra­gua. Lle­gue a ad­mi­rar al Ge­ne­ral San­dino co­mo icono de esa Re­vo­lu­ción y me emo­cio­né oyen­do a Me­jia Go­doy can­tan­do aque­llo de “Ni­ca­ra­gua sos mas dul­ci­ta Que la mie­li­ta de ta­ma­gas, pe­ro aho­ra que ya sos libre, Ni­ca­ra­gui­ta Yo te quie­ro mu­cho más”. Por ello hoy me cues­ta com­pren­der lo que es­tá ocu­rrien­do en ese país. Tras la pér­di­da de las elec­cio­nes de 1990, el Fren­te San­di­nis­ta, ar­tí­fi­ce de la Re­vo­lu­ción, fue aban­do­na­do por di­ri­gen­tes e in­te­lec­tua­les que lu­cha­ron con­tra la dic­ta­du­ra so­mo­cis­ta. En 2007 Da­niel Or­te­ga con el Fren­te re­gre­só al po­der. La po­bla­ción ne­ce­si­ta­ba un cam­bio y cre­ye­ron que uti­li­zan­do los sím­bo­los de la re­vo­lu­ción na­cio­nal po­dían crear cam­bios po­si­ti­vos pa­ra el país. Pe­ro no fue así. Or­te­ga y su es­po­sa Ro­sa­rio Mu­ri­llo se apro­pia­ron de la sim­bo­lo­gía del san­di­nis­mo pe­ro no pa­ra lle­var ade­lan­te una po­lí­ti­ca san­di­nis­ta. El pue­blo no se ha le­van­ta­do con­tra aquel par­ti­do que or­ga­ni­zó una de las me­jo­res cru­za­das de al­fa­be­ti­za­ción en la his­to­ria con­tem­po­rá­nea. Hoy el en­fren­ta­mien­to es con­tra una fa­mi­lia que uti­li­za a su con­ve­nien­cia el po­der. Las de­ci­sio­nes ar­bi­tra­rias del ma­tri­mo­nio go­ber­nan­te han he­cho que­los es­tu­dian­tes sal­gan a las ca­lles pa­cí­fi­ca­men­te. Las au­to­ri­da­des, por su par­te, arre­me­tie­ron con mano de hie­rro con­tra los es­tu­dian­tes. Un pun­to de in­fle­xión fue el 16 de abril de 2018 el go­bierno anun­ció una nue­va re­for­ma del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Se­gu­ro So­cial que per­ju­di­ca a la po­bla­ción tra­ba­ja­do­ra ni­ca­ra­güen­se. Pe­ro los pro­ble­mas son va­rios, co­mo el in­cre­men­to de la ga­so­li­na y la elec­tri­ci­dad, la po­ca in­ver­sión a con­di­cio­nes dig­nas y de ca­li­dad pa­ra cual­quier es­tu­dian­te, el te­mor que pro­vo­ca una po­li­cía que vio­len­ta a la po­bla­ción en ca­da mo­men­to del año, ro­bán­do­les in­dis­cri­mi­na­da­men­te. En di­ver­sos de­par­ta­men­tos la po­bla­ción se ha mo­vi­li­za­do pa­ra vi­si­bi­li­zar su ma­les­tar, pe­ro la Po­li­cía Na­cio­nal ha or­ga­ni­za­do a de­lin­cuen­tes que por­tan cu­chi­llos, tu­bos, pa­los, pie­dras pa­ra re­pri­mir a los ciu­da­da­nos. A 18 de sep­tiem­bre, al me­nos 322 per­so­nas ha­bían per­di­do la vi­da, en su ma­yo­ría a ma­nos de agen­tes es­ta­ta­les, y más de 2.000 ha­bían re­sul­ta­do he­ri­das. En­tre las per­so­nas fa­lle­ci­das 22 eran po­li­cías. Se­gún in­for­mes, a 18 de agos­to las au­to­ri­da­des ni­ca­ra­güen­ses ha­bían pre­sen­ta­do car­gos con­tra al me­nos 300 per­so­nas por par­ti­ci­par en las pro­tes­tas. Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal ha do­cu­men­ta­do seis po­si­bles eje­cu­cio­nes ex­tra­ju­di­cia­les y des­ta­ca sie­te ca­sos de de­ten­ción ar­bi­tra- ria, así co­mo vio­la­cio­nes del de­bi­do pro­ce­so, que fue­ron par­te de la es­tra­te­gia del go­bierno pa­ra di­sol­ver el mo­vi­mien­to de pro­tes­ta. Tam­bién re­ve­la que las au­to­ri­da­des em­plea­ron la tor­tu­ra pa­ra cas­ti­gar a quie­nes pro­tes­ta­ban, fa­bri­car prue­bas y ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre la or­ga­ni­za­ción y el li­de­raz­go de quie­nes se ma­ni­fes­ta­ban. Exis­ten in­for­mes de que los hos­pi­ta­les pú­bli­cos se nie­gan a tra­tar a per­so­nas he­ri­das en las pro­tes­tas. Las au­to­ri­da­des tam­po­co cum­plie­ron con su obli­ga­ción de rea­li­zar au­top­sias des­pués de va­rios de los ho­mi­ci­dios, y en va­rios ca­sos, an­tes de en­tre­gar los ca­dá­ve­res a las fa­mi­lias, las hi­cie­ron fir­mar un do­cu­men­to por el que desis­tían de de­nun­ciar a la po­li­cía por las muer­tes. Or­te­ga no pue­de se­guir fin­gien­do bus­car el diá­lo­go mien­tras per­sis­te es­ta es­tra­te­gia de re­pre­sión. Al ne­gar­le a su pue­blo su de­re­cho a la vi­da y a la li­ber­tad de ex­pre­sión, es­tá trai­cio­nan­do los idea­les que le lle­vo a le­van­tar­se con­tra So­mo­za al que hoy imi­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.