LA RE­PÚ­BLI­CA, SIN AU­TO­NO­MÍAS

Los tre­ce dipu­tados jien­nen­ses “pa­sa­ron de An­da­lu­cía” en las Cor­tes Cons­ti­tu­yen­tes de la II Re­pú­bli­ca Es­pa­ño­la, pro­cla­ma­da el 14 de abril de 1931 tras la vic­to­ria de los par­ti­dos re­pu­bli­ca­nos

Diario Jaen - - PORTADA - JUAN RU­BIO

“EL MIS­MO 14 DE ABRIL DE 1931, FRAN­CÉS MACIÁ PRO­CLA­MÓ LA RE­PÚ­BLI­CA CA­TA­LA­NA CO­MO ES­TA­DO DE LA FE­DE­RA­CIÓN IBÉ­RI­CA”

Al hi­lo de la ce­le­bra­ción de las re­cien­tes elec­cio­nes an­da­lu­zas y la si­tua­ción ca­ta­la­na, el au­tor del tex­to rea­li­za un de­ta­lla­do apunte his­tó­ri­co en el que que­da cla­ra la po­si­ción de las Cor­tes re­pu­bli­ca­nas en cuan­to a la in­de­pen­den­cia de las re­gio­nes es­pa­ño­las que as­pi­ra­ban a con­tar con es­ta­tu­to pro­pio, ger­men del ac­tual mo­de­lo eco­nó­mi­co que, sin em­bar­go, no con­tó, en aquel en­ton­ces, con el be­ne­plá­ci­to de las fuer­zas di­ri­gen­tes.

No pu­do ser. Bien por­que no te­nían cla­ro el mo­de­lo; bien por te­mor a no caer en el error can­to­na­lis­ta y fe­de­ra­lis­ta de la Pri­me­ra Re­pú­bli­ca; bien por no saber có­mo sa­lir del char­co en el que se me­tie­ron sin pre­ver las con­se­cuen­cias, o más bien, y prin­ci­pal­men­te, por dis­ci­pli­na de par­ti­do. Por una u otra ra­zón; o por to­das ellas jun­tas, el ca­so es que en los vein­ti­nue­ve me­ses, des­de ju­lio de 1931 has­ta di­ciem­bre de 1933, que du­ró la le­gis­la­tu­ra de las pri­me­ras Cor­tes Cons­ti­tu­yen­tes de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, la en­ton­ces cla­se po­lí­ti­ca es­pa­ño­la ni se atre­vió a to­mar el to­ro por los cuer­nos y apro­bar el Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía de An­da­lu­cía. Cuan­do los par­te­ros de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca se vie­ron obli­ga­dos a in­tro­du­cir en el tex­to del Pac­to de San Sebastián un es­cue­to punto com­pro­me­tién­do­se a con­ce­der la au­to­no­mía a Ca­ta­lu­ña, no re­pa­ra­ron en el agra­vio com­pa­ra­ti­vo y en la que se les ven­dría en­ci­ma. El mis­mo 14 de abril de 1931, Fran­cés Maciá pro­cla­mó “la Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na co­mo Es­ta­do in­te­gra­do en la Fe­de­ra­ción Ibé­ri­ca”.

No tar­da­ron en lle­gar las reac­cio­nes. An­tes de que se ini­cia­ra la re­dac­ción de la Cons­ti­tu­ción, el 7 de ma­yo de 1931, el pre­si­den­te de la Dipu­tación de Se­vi­lla en­via­ba un cues­tio­na­rio a sus ho­mó­lo­gos an­da­lu­ces pa­ra que va­lo­ra­ran la con­cien­cia au­to­nó­mi­ca en sus ayun­ta­mien­tos, en­ti­da­des y for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas. Con las res­pues­tas se re­dac­ta­ron seis bo­rra­do­res de es­ta­tu­tos, unos de cor­te fe­de­ral, otros for­ta­le­cien­do las dipu­tacio­nes y otros que otor­ga­ban más po­der a los mu­ni­ci­pios.

De na­da sir­vie­ron, cuan­do en di­ciem­bre se pro­mul­ga­ba la nue­va Cons­ti­tu­ción que en el am­bi­guo ar­ticu­lo 15 abría la po­si­bi­li­dad le­gal de con­ce­der “cier­ta au­to­no­mía po­lí­ti­ca a las re­gio­nes es­pa­ño­las”.

Y es que tan­to la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria del Blo­que Re­pu­bli­cano-So­cia­lis­ta co­mo la opo­si­ción del Blo­que Na­cio­nal te­mían per­der el con­trol de las au­to­no­mías. Aque­llos que­rían un es­ta­tu­to au­to­nó­mi­co ver­te­bra­do en torno a las dipu­tacio­nes pro­vin­cia­les, or­ga­nis­mos ba­jo su con­trol; y es­tos un es­ta­tu­to que pi­vo­ta­ra so­bre los mu­ni­ci­pios, da­do el con­trol po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y social que se­guían man­te­nien­do en ellos, es­pe­cial­men­te en zo­nas ru­ra­les. Que­da­ba, sin em­bar­go , un sec­tor mi­no­ri­ta­rio, li­de­ra­do por Blas In­fan­te, con­for­ma­do por una idea co­mún, lo­grar al­tas co­tas de au­to­no­mía con un mo­de­lo in­ter­me­dio en­tre el can­to­na­lis­mo y el cen­tra­lis­mo.

DIS­CI­PLI­NA DE PAR­TI­DO EN JAÉN. Y fue el mie­do lo que, co­mo dis­ci­pli­na, lle­vó a unos y a otros a pre­ve­nir a sus dipu­tados en ca­so de que hu­bie­ra que vo­tar el Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía de An­da­lu­cía. Es cu­rio­so leer, en al­gu­nas co­lum­nas de pren­sa de la épo­ca, có­mo al­gu­nos dipu­tados ele­gi­dos por Jaén, tan­to so­cia­lis­tas co­mo agra­rios, cam­bia­ron de opinión so­bre el te­ma.

En las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del 28 de ju­nio de 1931, de un cen­so elec­to­ral de 171.610 ciu­da­da­nos, vo­ta­ron 127.372, es de­cir, el 74,22%. A te­nor de la ley elec­to­ral vi­gen­te, de los tre­ce es­ca­ños que co­rres­pon­dían a la pro­vin­cia, nue­ve fue­ron pa­ra el PSOE: En­ri­que Es­brí Fer­nán­dez, Lu­cio Mar­tí­nez Gil, Ale­jan­dro Pe­ris Ca­rua­na, Jo­sé Mo­ra­les Ro­bles, Juan Lo­zano Ruiz, To­más Ál­va­rez An­gu­lo, Anas­ta­sio de Gra­cia Vi­lla­rru­bia, An­drés Do­min­go Mar­tí­nez y Je­ró­ni­mo Bu­ge­da Muñoz; dos pa­ra De­re­cha Li­be­ral Re­pu­bli­ca­na: Ni­ce­to Alcalá Za­mo­ra, que se­ría ele­gi­do Pre­si­den­te de la Re­pu­bli­ca, y Fe­de­ri­co del Cas­ti­llo Ex­tre­me­ra; uno pa­ra la Agru­pa­ción al Ser­vi­cio de la Re­pú­bli­ca: Jo­sé Or­te­ga y Gas­set, el afa­ma­do fi­ló­so­fo; y uno pa­ra el Blo­que Agra­rio Re­pu­bli­cano: En­ri­que del Cas­ti­llo Fo­la­che.

De los tre­ce dipu­tados, so­lo cua­tro eran na­tu­ra­les de Jaén y pro­vin­cia. En oc­tu­bre, cuan­do Or­te­ga y Gas­set y Anas­ta­sio de Gra­cia fue­ron sus­ti­tui­dos por Jo­sé Pi­que­ras Muñoz y Do­min­go de la To­rre Mo­ya, se­rían seis jien­nen­ses de los on­ce. Por sus ar­tícu­los en pren­sa co­no­ce­mos la opinión so­bre el Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía de An­da­lu­cía

de al­gu­nos de ellos. En­ri­que Es­brí Fer­nán­dez, di­rec­tor del dia­rio so­cia­lis­ta “De­mo­cra­cia” des­de 1932 has­ta 1934, de­ja ver en sus edi­to­ria­les los pe­li­gros que en­cie­rra un es­ta­tu­to que, se­gún los bo­rra­do­res, pue­de con­du­cir a un es­ta­do fe­de­ral. Su su­ce­sor, el so­cia­lis­ta Juan Lo­zano Ruiz, se mues­tra más fa­vo­ra­ble a una au­to­no­mía con­tro­la­da por las dipu­tacio­nes pro­vin­cia­les; Jo­sé Mo­ra­les Ro­bles, al­cal­de so­cia­lis­ta de Jaén en­tre los años 1931 y 1933, no ocul­ta­ba su te­mor al cen­tra­lis­mo se­vi­llano en un ar­tícu­lo fir­ma­do en “De­mo­cra­cia”.

El úni­co dipu­tado so­cia­lis­ta más fa­vo­ra­ble a un es­ta­tu­to con am­plias atri­bu­cio­nes fue Ale­jan­dro Pe­ris Ca­rua­na. En cuan­to a Ni­ce­to Alcalá Za­mo­ra, es co­no­ci­da su pos­tu­ra, aun­que, da­do su es­ti­lo en­re­ve­sa­do y ba­rro­co al es­cri­bir, es di­fí­cil lle­gar a co­no­cer su ver­da­de­ra opinión. Y de En­ri­que del Cas­ti­llo Fo­la­che, el dipu­tado más es­co­ra­do en la de­re­cha, so­lo co­no­ce­mos su vehe­men­cia con­tra las au­to­no­mías en un mi­tin pro­nun­cia­do en 1933 en Li­na­res.

NI LA CE­DA NI EL FREN­TE PO­PU­LAR CUA­JA­RON EL ES­TA­TU­TO.

Ni ca­so hi­cie­ron a las pro­pues­tas en­via­das en fe­bre­ro de 1932 y enero de 1933. Me­nos ca­so hi­cie­ron cuan­do com­pro­ba­ron có­mo, si­guien­do las es­tra­te­gias cen­tra­lis­tas, las pro­vin­cias an­da­lu­zas no se po­nían de acuer­do. La Asam­blea Re­gio­nal con­vo­ca­da en Cór­do­ba en enero de 1933 fue boi­co­tea­da has­ta el punto de que no asis­tió dipu­tado al­guno; y por desacuer­do con las con­clu­sio­nes, aban­do­na­ron la asam­blea los re­pre­sen­tan­tes de Jaén, Gra­na­da y Huel­va. Se tra­ta­ba de apro­ve­char la di­vi­sión pa­ra ma­rear la per­diz. No iba muy des­ca­mi­na­do Ale­jo Car­pen­tier cuan­do en una de sus no­ve­las, re­fi­rién­do­se al com­por­ta­mien­to de los an­da­lu­ces en la pri­me­ra ex­pe­di­ción co­lom­bi­na di­ce: “Se en­tre­te­nían pe­leán­do­se por co­ger una ga­lli­na en la cu­bier­ta; y no se da­ban cuen­ta, en­tre tan­ta pelea, de que las tie­rras que tan­tos me­ses lle­va­ban bus­can­do, es­ta­ban de­lan­te de sus na­ri­ces”.

Con la vic­to­ria de los Ra­di­ca­les, apo­ya­dos por la CE­DA en no­viem­bre de 1933, el pro­ce­so en­tró en vía muer­ta; y tras el triun­fo, en fe­bre­ro de 1936, del Fren­te Po­pu­lar, se reac­ti­vó el pro­ce­so au­to­nó­mi­co de An­da­lu­cía. El 27 de sep­tiem­bre de 1936 fue la fe­cha ele­gi­da pa­ra apro­bar el Es­ta­tu­to de­fi­ni­ti­vo, que des­pués se­ría ra­ti­fi­ca­do me­dian­te re­fe­rén­dum y ele­va­do pos­te­rior­men­te a las Cor­tes; no hay cons­tan­cia de que se rea­li­za­ra el pro­ce­so. Aque­llo no te­nía na­da que ver con el bo­rra­dor ori­gi­nal, y Gra­na­da, Jaén y Huel­va se­guían ex­pre­san­do sus re­ti­cen­cias al pro­yec­to. No pu­do ser. Los políticos de la Se­gun­da Re­pu­bli­ca no lle­ga­ron a ver cla­ro el mo­de­lo au­to­nó­mi­co. En­tre to­dos la ma­ta­ron y ella so­la se mu­rió.

NOM­BRES PRO­PIOS. Par­la­men­ta­rios de las Cor­tes Cons­ti­tu­yen­tes es­pa­ño­las del año1931 po­san pa­ra la pos­te­ri­dad; en­tre ellos fi­gu­ran Ni­ce­to Alcalá Za­mo­ra, Fer­nan­do de los Ríos y Ma­nuel Azaña.

xxxn. Ni­ce­to Alcalá Za­mo­ra, on­ce ve­ces dipu­tado por Jaén; Ale­jan­dro Pe­ris Ca­rua­na y Jo­sé Or­te­ga y Gas­set, tam­bién dipu­tados por Jaén.

DO­CU­MEN­TOS HIS­TÓ­RI­COS. Arri­ba, ma­ni­fes­ta­ción en Jó­dar du­ran­te la Re­pú­bli­ca; a la iz­quier­da, por­ta­da de “El Li­be­ral”, pe­rió­di­co fa­vo­ra­ble al Es­ta­tu­to, y de­ba­jo, vo­ta­cio­nes, en 1931, en Lahi­gue­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.