Me­tás­ta­sis fran­quis­ta

Diario Jaen - - OPINIÓN - HOY, DO­MIN­GO | RA­MÓN PO­RRAS

Fra­ga Iri­bar­ne li­de­ra­ba re­cla­mos pa­ra la afluen­cia de tu­ris­mo a es­ta Es­pa­ña, irre­me­dia­ble­men­te so­la, se leía en me­dia Eu­ro­pa el car­tel pu­bli­ci­ta­rio “Spain is di­fe­rent”. Y así ca­si ha si­do, o así lo creía­mos has­ta que se pro­du­jo el re­sul­ta­do de la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral de An­da­lu­cía, al me­nos en lo que con­cier­ne al ma­pa ideo­ló­gi­co que se nos vie­ne en­ci­ma: nos cae el Vox emer­gen­te que igua­la nues­tro ho­ri­zon­te al de los de­más paí­ses eu­ro­peos en cu­yos ba­jos se de­tec­tan más o me­nos ex­ten­so el vi­rus del au­to­ri­ta­ris­mo, el po­pu­lis­mo xe­nó­fo­bo y ex­clu­yen­te res­pec­to de los de­re­chos de la mu­jer, tan tra­ba­jo­sa­men­te ob­te­ni­dos, las des­me­mo­ria de la me­mo­ria his­tó­ri­ca, la ne­ga­ción de la Cons­ti­tu­ción… El dic­ta­men de los po­li­tó­lo­gos y de la opinión de quie­nes en ter­tu­lias ra­dio­fó­ni­cas in­ter­pre­tan la reali­dad dia­ria de es­te país dis­cre­pan de cuá­les han si­do las cau­sas de es­ta subida emer­gen­te en Es­pa­ña de un par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha, que pu­die­ra ho­mo­lo­gar­se con las pos­tu­la­dos de Ma­ri­ne Le Pen o de Sal­vi­ni, o de Víc­tor Or­ban en Hun­gría, o con las pul­sio­nes au­to­ri­ta­rias de Po­lo­nia, Aus­tria, et­cé­te­ra. En al­go coin­ci­de la ma­yo­ría: la pa­to­lo­gía social no es ex­clu­si­va de An­da­lu­cía y apa­re­ce­rá en las pró­xi­mas con­tien­das elec­to­ra­les. Tam­bién los más cua­li­fi­ca­dos, no du­dan en iden­ti­fi­car a Vox co­mo del ex­tre­ma, muy ex­tre­ma de­re­cha. En reali­dad, so­lo bas­ta leer el pro­gra­ma de es­ta for­ma­ción po­lí­ti­ca (100 me­di­das pa­ra la Es­pa­ña viva): se nie­ga el Tí­tu­lo I de la Cons­ti­tu­ción, es de­cir, la ba­se dog­má­ti­ca de los de­re­chos y li­ber­ta­des de los ciu­da­da­nos. Así, se re­cla­ma la “Ile­ga­li­za­ción de los par­ti­dos, aso­cia­cio­nes u ONGS que per­si­gan la des­truc­ción de la uni­dad te­rri­to­rial de la na­ción y de su so­be­ra­nía”, sin pre­ci­sar que no pue­de ser ob­je­ta­ble, en un Es­ta­do de De­re­cho, el que cual­quier per­so­na o co­lec­ti­vo man­ten­ga las ideas que ten­ga por con­ve­nien­tes, siem­pre que la trans­for­ma­ción de las mis­mas a la reali­dad prác­ti­ca se reali­ce con ob­ser­van­cia de los pro­ce­di­mien­to o pro­ce­sos, cons­ti­tu­cio­nal­men­te pre­vis­tos. Se nie­ga, con enor­mes im­pu­di­cias, la Ley de vio­len­cia de gé­ne­ro, se pros­cri­be el que ca­da co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma pue­da uti­li­zar ofi­cial­men­te su pro­pia len­gua, si la tie­ne, cer­ce­nan­do así la plu­ra­li­dad cul­tu­ral que es pa­tri­mo­nio de es­te país. Se or­de­na la “de­por­ta­ción de los in­mi­gran­tes ile­ga­les a sus paí­ses de ori­gen, sus­pen­der el es­pa­cio Schen­gen…”. De­ro­ga­ción de cual­quier ti­po de abor­to. Y así un lar­go et­cé­te­ra. Fal­ta, aun­que se pre­su­po­ne, la or­den de que vuel­van los go­bier­nos ci­vi­les. Y, ¿qué ocu­rri­rá en An­da­lu­cía? Hay que re­leer a D. Ma­nuel Azaña, so­bre sus re­fle­xio­nes, acer­ca de la ten­ta­ción to­ta­li­ta­ria de la de­re­cha. Per­so­nal­men­te pien­so que ha­brá un gobierno de de­re­chas, con el pac­to del par­ti­do po­lí­ti­co Vox, pe­se a las re­co­men­da­cio­nes que se le han he­cho a C’s, des­de Eu­ro­pa, sin que por es­tos se se­pa apre­ciar que ta­les emer­gen­tes son co­mo una me­tás­ta­sis del fran­quis­mo pu­ro y du­ro, y que en pró­xi­mas elec­cio­nes C’s irá cru­za­do con su pro­pia mú­si­ca, co­mo ha­cen los ma­los can­tao­res y co­mo di­ría mi en­tra­ña­ble ami­go Ra­fael Va­le­ra: “no va­le, no van a com­pás”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.