Be­na­vi­des y su “re­ga­lo”

La de­ten­ción de Gar­cía Ju­liá, uno de los ase­si­nos de Ato­cha, un buen re­ga­lo de aniver­sa­rio cons­ti­tu­cio­nal pa­ra uno de los ase­si­nos del le­tra­do vi­lla­ca­rri­llen­se

Diario Jaen - - EL REPORTAJE - JUAN RU­BIO

En la Pla­za de An­tón Mar­tín, en la bo­ca del me­tro con es­te nom­bre, se le­van­ta el mo­nu­men­to al que lla­man “El Abra­zo”, una re­pro­duc­ción es­cul­tó­ri­ca del cua­dro con el mis­mo nom­bre de Juan Ge­no­vés, un ho­me­na­je a los abo­ga­dos la­bo­ra­lis­tas ase­si­na­dos cer­ca de allí en enero de 1977. Uno de los ase­si­na­dos, Luis Ja­vier Be­na­vi­des, era de los nues­tros, de nues­tra tie­rra, de Vi­lla­ca­rri­llo. Te­nía 27 años y no pu­do vo­tar en el re­fe­rén­dum de la Cons­ti­tu­ción que se ce­le­bra­ría al año si­guien­te, una Cons­ti­tu­ción que, con su tra­ba­jo y con su san­gre, él tam­bién lle­gó a re­dac­tar con la tin­ta ver­de de la es­pe­ran­za y la ro­ja de la san­gre de­rra­ma­da. Cuan­do cum­pli­mos los 40 años de la Cons­ti­tu­ción, re­ci­bi­mos, co­mo un buen re­ga­lo, la de­ten­ción de Gar­cía Ju­liá, uno de los ase­si­nos te­rro­ris­tas de aque­lla ma­tan­za. Fue de­te­ni­do; y la Po­li­cía, aún fascista, lo de­jó es­ca­par. Coin­ci­dien­do con los fas­tos del Día de la Cons­ti­tu­ción, fue de­te­ni­do en Bra­sil. Un re­ga­lo en el 40 aniver­sa­rio de una Cons­ti­tu­ción que el abo­ga­do de Vi­lla­ca­rri­llo no pu­do vo­tar. Su san­gre y la del res­to de abo­ga­dos com­pa­ñe­ros (la ac­tual al­cal­de­sa de Ma­drid se li­bró de la ma­tan­za por­que ba­jó a com­prar ta­ba­co), co­mo la de las víctimas de ETA, tam­bién de­bió ser re­cor­da­da el jue­ves.

Fue al ano­che­cer del 24 de enero de 1977, un lu­nes frío y llu­vio­so. En un des­pa­cho del nú­me­ro 55 de la ca­lle Ato­cha se ce­le­bra una reu­nión de abo­ga­dos la­bo­ra­lis­tas. Eran días de mu­cha ten­sión, tras una huel­ga de trans­por­tes. ETA no de­ja­ba de ma­tar y el país es­ta­ba su­mi­do en un cam­bio pro­fun­do, aco­sa­do por la cri­sis po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. Aquel lu­nes, tres hom­bres lla­ma­ron al tim­bre. Cuan­do la puer­ta se abrió, sa­ca­ron unas pis­to­las, en­tra­ron al sa­lón y dis­pa­ra­ron con­tra los nue­ve abo­ga­dos reuni­dos. Hu­ye­ron es­ca­le­ras aba­jo sin mi­rar atrás. En el sue­lo, tres cuer­pos muer­tos y otros dos mo­ri­bun­dos, que más tar­de su­ma­ron la ci­fra de cin­co ase­si­na­dos: En­ri­que Val­del­vi­ra, Luis Ja­vier Be­na­vi­des y Án­gel Ro­drí­guez Leal, Ja­vier Sau­qui­llo y Se­ra­fín Hol­ga­do. Los otros cua­tro, Luis Ra­mos, Mi­guel Sa­ra­bia, Do­lo­res Gon­zá­lez y Ale­jan­dro Ruiz-Huer­ta, es­qui­va­ron las ba­las y per­ma­ne­cie­ron en el sue­lo atra­pa­dos por el mie­do. La úni­ca au­sen­te en aquel mo­men­to era la jo­ven abo­ga­da, hoy al­cal­de­sa de Ma­drid, Ma­nue­la Car­me­na, que ha­bía sa­li­do al bar de la es­qui­na de la ca­lle Oli­var a com­prar ta­ba­co. La ma­tan­za ha­bía si­do obra de te­rro­ris­tas de ul­tra­de­re­cha. “La Ope­ra­ción Gla­dio”, co­mo se co­no­ció más tar­de; el cri­men te­nía en­tre sus men­to­res al se­cre­ta­rio pro­vin­cial de Ma­drid del Sin­di­ca­to de Trans­por­tes, Fran­cis­co Al­ba­da­le­jo Co­rre­de­ra.

El jo­ven que abrió la puer­ta, el pri­me­ro en ser aba­ti­do, era Luis Ja­vier Be­na­vi­des Or­gaz, “Luis­ja” pa­ra los amigos. Ha­bía na­ci­do en Vi­lla­ca­rri­llo en 1951, en una de esas fa­mi­lias no­bles del “bal­cón de lu­na y de La Lo­ma”. Su abue­lo, Luis Or­gaz Yol­di, fa­lle­ci­do unos años an­tes, fue uno de los mi­li­ta­res con man­do que en­ca­be­za­ron la su­ble­va­ción de ju­lio de 1936. Tras la gue­rra y su pa­so por Bar­ce­lo­na en los años de la re­pre­sión, for­mó par­te del gru­po que qui­so ins­tau­rar la mo­nar­quía. Por la san­gre de los Be­na­vi­des co­rre no­ble­za y un ca­pe­lo car­de­na­li­cio. Su her­mano, Pa­blo Be­na­vi­des, es hoy un di­plo­má­ti­co bien co­no­ci­do. Luis Ja­vier era uno de esos hi­jos de la vie­ja aris­to­cra­cia que en­gro­sa­ron las fi­las de mo­vi­mien­tos de iz­quier­da du­ran­te la Tran­si­ción. El jo­ven abo­ga­do la­bo­ra­lis­ta es­tu­dió De­re­cho en Ma­drid y for­mó par­te de aquel gru­po que bus­ca­ba, uni­fi­can­do mar­xis­mo y cris­tia­nis­mo, un cam­bio social en el país. Eran los años de Fe­de­ri­co So­pe­ña y Je­sús Agui­rre, el que fue­ra des­pués du­que de Al­ba, en la pa­rro­quia uni­ver­si­ta­ria de Mon­cloa. Años de opo­si­ción clan­des­ti­na, de idea­lis­mo for­ja­do a pie de obra. Aque­llos jó­ve­nes leían a Sar­tre y a Bou­voir, mien­tras Co­mín y Ber­ga­mín in­ten­ta­ban con­ci­liar el sue­ño mar­xis­ta y el cris­tiano. Luis Ja­vier op­tó por el tra­ba­jo social ayu­dan­do a los ve­ci­nos de las ba­rria­das po­bres de Ma­drid. Era el abo­ga­do de la Aso­cia­ción de Ve­ci­nos “La Unión de Hor­ta­le­za”.

Con un Seat-600 des­tar­ta­la­do, con la ca­rre­ra re­cién aca­ba­da, per­tre­cha­do con una enor­me car­pe­ta, se unió a la lu­cha por la dig­ni­dad de los tra­ba­ja­do­res. Re­co­rría los ba­rrios del dis­tri­to dan­do char­las a gru­pos de pa­ra­dos, a ve­ci­nos que pre­ten­dían or­ga­ni­zar­se pa­ra re­cla­mar vi­vien­das dig­nas. De Ca­ni­llas a Vi­lla Ro­sa; del ba­rrio de San Lo­ren­zo al de San­ta Ma­ría, de Las Cár­ca­vas a Ma­no­te­ras, en­ton­ces nú­cleos ur­ba­nos con ca­lles em­ba­rra­das, sin ape­nas ilu­mi­na­ción, sin trans­por­te pú­bli­co que los en­la­za­ra con los tran­vías de Ar­tu­ro So­ria, ba­rrios que lin­da­ban con el cam­po, con la vía del fe­rro­ca­rril, con vie­jos oli­va­res, huer­tas y ala­me­das.

To­dos re­cuer­dan su pre­sen­cia in­can­sa­ble, op­ti­mis­ta y ale­gre en las pri­me­ras asam­bleas del ba­rrio, con su tren­ka de pa­ño os­cu­ro, sus jer­séis de punto y su mi­ra­da con­fia­da, directa, lle­na de la con­vic­ción. Aun­que no vo­tó en el re­fe­rén­dum del 6 de di­ciem­bre de 1978, en el tex­to hay sal­pi­ca­du­ras de su ilu­sión.

“AUN­QUE NO VO­TÓ EN EL RE­FE­RÉN­DUM, EN EL TEX­TO HAY SAL­PI­CA­DU­RAS DE SU ILU­SIÓN”

La ca­pi­lla ar­dien­te de los abo­ga­dos ase­si­na­dos se con­vir­tió en una ma­ni­fes­ta­ción de duelo y en uno de los acon­te­ci­mien­tos que mar­ca­ron la Tran­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.