Jo­sé Ma­nuel Sán­chez Da­rro

El pin­tor, na­tu­ral de Alcalá la Real, se afin­có en Gra­na­da en su ado­les­cen­cia y allí ha desa­rro­lla­do la to­ta­li­dad de su tra­yec­to­ria ar­tís­ti­ca has­ta con­ver­tir­se en un ex­po­nen­te uni­ver­sal del ar­te

Diario Jaen - - HAY QUIEN DICE DE JAÉN - FRAN­CIS­CO MAR­TÍN RO­SA­LES

En las jor­na­das mon­ta­ñe­si­nas ce­le­bra­das re­cien­te­men­te en Alcalá la Real, acu­die­ron mu­chos tra­ta­dis­tas e in­ves­ti­ga­do­res de la obra del fa­mo­so ima­gi­ne­ro Mar­tí­nez Mon­ta­ñés, pe­ro, al mis­mo tiem­po, ar­tis­tas y per­so­na­li­da­des del mun­do cul­tu­ral an­da­luz.

En­tre ellos des­ta­có la pre­sen­cia del fa­mo­so pin­tor Jo­sé Ma­nuel Sán­chez Da­rro, na­tu­ral de la ciu­dad de la Mo­ta. Pos­te­rior­men­te, des­de su ado­les­cen­cia, se afin­có en Gra­na­da, don­de ha desa­rro­lla­do to­da su tra­yec­to­ria ar­tís­ti­ca y se ha con­ver­ti­do en un ex­po­nen­te uni­ver­sal en los dis­tin­tos cam­pos del ar­te, des­de la pin­tu­ra a la es­cul­tu­ra pa­san­do por el gra­ba­do o, di­se­ño. Tu­vi­mos la suer­te de com­par­tir con él par­te del re­co­rri­do de la Mag­ní­fi­ca Ex­po­si­ción del Au­la Mag­na de san Jo­sé de Ca­pu­chi­nos, por­que, con su saber, im­bu­ye a su en­torno en una se­rie de re­fle­xio­nes muy im­por­tan­tes pa­ra el co­no­ci­mien­to de su obra. An­te la pre­sen­cia de las obras ex­pues­tas, Da­rro re­co­no­ció sus fuen­tes ar­tís­ti­cas, en las que su pai­sano Mon­ta­ñés com­par­te con to­dos los ar­tis­tas y mo­vi­mien­tos clá­si­cos ese ma­nan­tial de don­de ad­qui­rió su for­ma­ción: des­de el mun­do gre­co­rro­mano has­ta Leo­nar­do da Vin­ci, sin ol­vi­dar los clá­si­cos Ve­láz­quez o Du­re­ro, y los mo­vi­mien­tos cul­tu­ra­les im­por­tan­te del mun­do con­tem­po­rá­neo, des­de Go­ya has­ta Pi­cas­so del si­glo XX, co­mo Pi­cas­so en la pri­me­ra sa­la, de­di­ca­da al pa­so de in­fan­cia de Juan Mar­tí­nez por tie­rras al­ca­laí­nas, co­men­tó una cu­rio­sa anéc­do­ta de­lan­te de aque­lla pi­la pla­te­res­ca, don­de fue­ron bau­ti­za­dos. Y la ilus­tró con el día de su bau­ti­zo, en el que su pa­dre, Ra­fael Sán­chez Va­len­zue­la es­cu­chó los au­gu­rios del pá­rro­co don Jo­sé Luis Cue­vas Mo­tos, de que las mis­mas aguas del Li­si­po es­pa­ñol es­ta­ba re­ci­bien­do su hi­jo en es­ta pi­la de la igle­sia de las An­gus­tias pro­nos­ti­can­do y anun­cian­do que des­ta­ca­ría co­mo un fa­mo­so ar­tis­ta. Ya, en los pri­me­ros años de su vi­da, tam­bién coin­ci­dió con la tra­yec­to­ria vi­tal del Dios de la Ma­de­ra, pa­ra en­con­trar el pri­mer maes­tro del mun­do pic­tó­ri­co en el li­ceo al­ca­laíno Al­fon­so XI, don­de im­par­tía su do­cen­cia el pin­tor se­vi­llano Die­go Ruiz Cor­tés, un maes­tro que lle­gó a ser su ami­go. Un pro­fe­sio­nal que le im­bu­yó el afec­to por el mun­do del ar­te jun­to con otros fu­tu­ros pin­to­res na­tu­ra­les de Alcalá co­mo Ma­nuel Mar­tí­nez Ve­la o Ri­car­do Be­lli­do, com­par­tien­do mo­men­tos de apren­di­za­je cuan­do el res­to de los ni­ños se de­di­ca­ban al jue­go. No es de ex­tra­ñar que su pri­mer cua­dro res­pon­die­ra a una obra su­ge­ri­da por su pa­dre, un en­cua­dre de la Mo­ta con la igle­sia de San An­tón, que siem­pre re­cuer­da en su vi­si­ta a su tie­rra na­tal. An­te la es­cul­tu­ra de Pa­blo de Ro­jas, co­mo el maes­tro de Mar­tí­nez Mon­ta­ñés, mar­chó a Gra­na­da, y am­plió los es­tu­dios en la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes de Gra­na­da de la mano de los pro­fe­so­res Juan Ma­nuel Bra­zán (pin­tu­ra), Mi­guel Mo­reno (es­cul­tu­ra) y Ju­lio Es­pa­da­for (gra­ba­do).

A par­tir de sus pri­me­ros pa­sos de pin­tor, va­rios hi­tos con­cu­rren en su vi­da ar­tís­ti­ca. Des­de sus pri­me­ros con­tac­tos con el mun­do de las uni­ver­si­da­des ame­ri­ca­nas has­ta la crea­ción del Gru­po ZEN-DA con el ar­tis­ta japonés Ze­ni­ta­ni, rea­li­zan­do ex­po­si­cio­nes en tie­rras ja­po­ne­sas, su pre­sen­cia ar­tís­ti­ca se mul­ti­pli­ca jun­to con su la­bor y do­cen­cia en en­cuen­tros, bie­na­les, pu­bli­ca­cio­nes, con­gre­sos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Co­mo pin­tor y es­cul­tor crea­dor de Es­cul­tu­ras del Equi­po 8.8, jun­to al ar­qui­tec­to Ale­jan­dro Muñoz, ha par­ti­ci­pa­do en nu­me­ro­sas ex­po­si­cio­nes, in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vas y ha si­do in­vi­ta­do co­mo po­nen­te en las uni­ver­si­da­des de Har­vard, De­la­wa­re, Co­lum­bia y Puer­to Ri­co. Da­rro ex­pe­ri­men­ta mu­chos cam­pos del ar­te co­mo el di­se­ño y se ve in­mer­so en una re­fe­ren­te cul­tu­ral que se en­cuen­tra en mu­chos es­pa­cios ur­ba­nos y de otra ín­do­le. Pa­sa de las eta­pas fi­gu­ra­ti­vas has­ta abs­trac­ción. Y nos vie­ne a nues­tra men­te aquel car­tel anun­cia­dor de una ce­lo­sía de la Mez­qui­ta de Cór­do­ba con mo­ti­vo de la pre­sen­ta­ción de la Ru­ta del Ca­li­fa­to en el Le­ga­do An­da­lu­sí por los años ochen­ta del si­glo pa­sa­do. En su nue­va eta­pa que ver­sa so­bre la geo­me­tría frac­tal y to­po­ló­gi­ca, la Al­ham­bra y los es­tu­dios de Ra­fael Pé­rez Gó­mez, se in­ter­re­la­cio­nan e im­pri­men un se­llo in­de­le­ble a su obra, de ex­pe­ri­men­ta­ción, crea­ti­vi­dad y de res­pues­tas sen­so­ria­les y cog­ni­ti­vas, don­de el es­pec­ta­dor se acer­ca a es­te es­tí­mu­lo in­te­lec­tual den­tro del pla­cer men­tal. Que­da­ron di­ver­sos hi­tos, co­mo la es­ta­tua de Fer­nan­do de los Ríos, o los pre­mios a los in­ves­ti­ga­do­res del Con­se­jo Social de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da (con ese es­tí­mu­lo poé­ti­co del tex­to li­te­ra­rio). Pues Da­rro se coali­ga con la poe­sía, y lo ha rea­li­za­do con los tex­tos fa­mo­sos de es­cri­to­res poe­tas co­mo, Juan de la Cruz, Ril­ke, Gar­cía Lor­ca, Juan de Lo­xa y, so­bre to­do, con Ele­na Mar­tín Vi­val­di, con la que com­par­tió el Her­ma­na­mien­to Poé­ti­co en­tre ella y la puer­to­rri­que­ña Ju­lia de Bur­gos, e, in­clu­so les ilus­tró el li­bro de es­te acon­te­ci­mien­to. Por eso, no es de ex­tra­ñar que la poe­ta gra­na­di­na lo ca­li­fi­ca­ra co­mo el pin­tor poe­ta.

En es­te ar­tis­ta, se ha­cen pa­ten­tes es­tas pa­la­bras alu­si­vas a su crea­ti­vi­dad, in­ves­ti­ga­ción, emo­ti­vi­dad y sen­si­bi­li­dad, cuan­do se sue­ñan at­mós­fe­ras se crean mun­dos in­fi­ni­tos y fas­ci­nan­tes, las reali­da­des to­man otra for­ma, las for­mas ad­quie­ren otras di­men­sio­nes y el ar­te se trans­for­ma en una obra que na­ce del co­ra­zón. El ar­tis­ta es una ma­ni­fes­ta­ción de emociones, don­de la crea­ción es el len­gua­je; la ex­pre­sión se suel­ta en múl­ti­ples vi­bra­cio­nes, téc­ni­cas y te­má­ti­cas que de­li­mi­tan un es­ti­lo pro­pio, una fir­ma que ha­ce re­co­no­cer lo ima­gi­na­rio por me­dio de la obra del au­tor. En la ac­tua­li­dad, con re­mi­nis­cen­cias de nues­tra tie­rra jien­nen­se, la pro­pues­ta crea­ti­va pa­ra la cam­pa­ña “Al­ways Se­gu­re­ño” se mues­tra fiel tes­ti­mo­nio co­mo Da­rro apli­ca la geo­me­tría a sus obras den­tro de ese in­ten­to de des­per­tar al es­pec­ta­dor “la fal­ta de con­cien­cia so­bre la ri­va­li­dad en­tre la na­tu­ra­le­za y la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea”. Son pa­ten­tes la hue­lla na­za­rí, el su­rrea­lis­mo, la geo­me­tría, y el uni­ver­sa­lis­mo de re­la­cio­nar al hom­bre con lo trans­cen­den­te de­jan hue­lla en es­ta obra. Y el pró­xi­mo año, re­cor­dan­do una eta­pa via­je­ra por la In­dia, se en­con­tra­rá en Nue­va Delhi, con una apor­ta­ción muy su­ge­ren­te, den­tro de su es­ti­lo crea­ti­vo e in­ves­ti­ga­dor, don­de la abs­trac­ción geo­mé­tri­ca es­ta­rá vi­gen­te en dis­tin­tos es­pa­cios con­fi­gu­ra­dos por de­li­ca­das geo­me­trías, hi­lo con­duc­tor que ar­ti­cu­la­rá el es­pa­cio ci­fra­do, y uni­rán a tra­vés del éter via­je­ro las for­ta­le­zas ro­jas de In­dia con la Al­ham­bra. La me­lan­co­lía, los tex­tos de poe­mas y pá­rra­fos de au­to­res con­tem­po­rá­neos, re­mi­nis­cen­cias de di­se­ño con tin­te de la red de In­dra, el ca­non del tris­quel de la Puer­ta del Vino, los mo­de­los cris­ta­lo­grá­fi­cos al­ham­bre­ños del ilus­tre ma­te­má­ti­co Ra­fael Pé­rez Gó­mez, en­tre otros, con­tri­bui­rán a es­te pro­yec­to ex­po­si­ti­vo y a su afán de in­cluir nue­vos de­sa­rro­llos geo­mé­tri­cos, don­de ha di­bu­ja­do un nue­vo ti­po de te­se­la­ción del plano pen­ta­go­nal que es pri­mi­cia mun­dial. Y to­do en­mar­ca­do, en aquel di­cho que pu­bli­có Ho­ra­cio en su tra­ta­mien­to poé­ti­co y del ar­te, Ut pic­tu­ra poe­sis (tra­du­ci­da «co­mo la pin­tu­ra así es la poe­sía», o «la poe­sía co­mo la pin­tu­ra»), muy cer­ca­na a la que de­bió imi­tar de otro poe­ta grie­go Si­mó­ni­des de Ceos cuan­do de­cía que la poe­sía es pin­tu­ra que ha­bla, y la pin­tu­ra poe­sía mu­da. No en es­te ca­so, ya que Da­rro, con su de­seo de in­ter­re­la­cio­nar es­tos dos mun­do los aú­na, ya que siem­pre al­can­za­ron una va­lo­ra­ción su­pe­rior en el mun­do de las ar­tes.

EN­TRE LOS ES­TU­DIO­SOS DE MAR­TÍ­NEZ MON­TA­ÑÉS QUE ACU­DIE­RON A ALCALÁ FIGURA DEL FA­MO­SO PIN­TOR LO­CAL

Da­rro po­sa con Fer­nan­do Blan­co, de Buck­nell Uni­ver­sity, en una vi­si­ta a la ex­po­si­ción de Mar­tí­nez Mon­ta­ñés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.