Ojos

Diario Jaen - - LETRAS - MI­GUEL DEL OL­MO ESCRIBANO

Pen­só que nun­ca po­dría ocu­rrir una co­sa así, pe­ro lle­gó el día en que su­ce­dió: no se acor­da­ba de có­mo eran sus ojos. Eme­te­rio, cu­yo nom­bre ve­nía a de­cir “me­dia fie­ra”, creía que an­tes de ol­vi­dar­se de aque­lla cues­tión de los ojos, ten­drían que ha­ber­le pa­sa­do mu­chas otras co­sas, ta­les co­mo: des­co­ne­xión con la reali­dad, la rui­na, la calvicie y to­das las cues­tio­nes que se quie­ran des­cri­bir… co­mo una ar­tro­sis de ro­di­lla, el ro­bo del co­che, o te­ner que cam­biar la ins­ta­la­ción del agua o de la luz, pe­ro no, no ocu­rrió esa se­cuen­cia, ha­bía te­ni­do que ser aque­llo de ol­vi­dar co­mo eran sus ojos. Des­de el mo­men­to en que se dio cuen­tan de es­ta cues­tión, has­ta que se con­vir­tió en un pro­ble­ma pa­so un tiem­po. Eme­te­rio, siem­pre que apa­re­cía un pro­ble­ma, tra­ta­ba de je­rar­qui­zar las fa­ses de su solución y es por ello que co­men­zó con el por­te­ro. Aquel hom­bre siem­pre le ha­bía da­do al­gún re­me­dio y si no lo ha­cía, le que­da­ba la es­pe­ran­za de con­sul­tar a otra per­so­na más im­por­tan­tes que él. Ade­más, el por­te­ro te­nía la vir­tud de apor­tar al­go que era ló­gi­co y so­bre to­do de­cía lo que Eme­te­rio va­lo­ra­ba muy po­si­ti­va­men­te y es que eran pa­la­bras con es­pe­ran­za: no me acuer­do, pe­ro no se preo­cu­pe us­ted Eme­te­rio, que hay co­sas peo­res. La si­guien­te con­sul­ta fue re­vi­sar otra vez su me­mo­ria y tra­tar de lo­ca­li­zar un mo­men­to en que sus ojos apa­re­cie­ran con ni­ti­dez. Se­ría co­mo en­con­trar una fo­to en co­lor, am­plia­da y cen­tra­da. Cuan­do se es­tá ago­bia­do por la ne­ce­si­dad, el exa­men de los re­cuer­dos no tie­ne ma­yor valor que sa­bo­rear el es­ca­be­che de la nos­tal­gia. Con es­tos re­sul­ta­dos vi­si­tó la tien­da de ro­pa “Nue­va Ola”; la due­ña se pu­so en guar­dia cuan­do vio a Eme­te­rio y lo tra­tó con una in­di­fe­ren­cia im­per­ti­nen­te, co­mo que­rien­do dar­le una lec­ción por ha­ber ol­vi­da­do có­mo eran sus ojos. Tam­po­co ob­tu­vo res­pues­ta en la tien­da de ul­tra­ma­ri­nos: ¿no sa­be us­ted Eme­te­rio que es­ta­mos hun­di­dos por las gran­des ca­de­nas de su­pers?, en es­tos mo­men­tos no nos re­co­no­ce­mos ni a no­so­tros mis­mos, co­mo pa­ra acor­dar­nos de los ojos de los de­más. Si­guió pre­gun­tan­do, des­de el di­rec­tor del ban­co has­ta ve­ci­nos con los que no creía que ha­bla­ría en su vi­da, tam­bién fue a la con­sul­ta mé­di­ca, por uti­li­zar un re­cur­so que le ins­pi­ra­ba con­fian­za, la res­pues­ta fue sim­ple: no cons­ta en el his­to­rial; no po­de­mos ayu­dar­le. Nin­gu­na de las de­ci­sio­nes to­ma­das pa­ra saber co­mo eran sus ojos ha­bía so­lu­cio­na­do el pro­ble­ma. Lle­gó a su ca­sa ago­ta­do. Be­bió agua. Se acos­tó. Una idea le hi­zo des­per­tar­se: el te­lé­fono. Ha­bía co­ber­tu­ra su­fi­cien­te aun­que la ima­gen de la pi­la es­ta­ba en ro­jo, aún así mar­có los nue­ve nú­me­ros y a con­ti­nua­ción es­pe­ró: un tono de lla­ma­da, dos tres, cua­tro y des­pués des­cuel­gan. Una voz di­jo el con­ven­cio­nal dí­ga­me. Eme­te­rio en ese mo­men­to se dio cuen­ta que ha­bía mar­ca­do su pro­pio nú­me­ro de te­lé­fono y que la voz que es­cu­cha­ba le apre­mia­ba a de­cir al­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.