Cua­tro dé­ca­das de tra­ba­jo pa­ra la con­quis­ta de un fu­tu­ro me­jor

Diario Jaen - - HOY: ALTO GUADALQUIVIR - PE­PI GA­LE­RA

Ape­nas cin­cuen­ta días ha­bían pa­sa­do de aquel 3 de abril de 1979. La pá­gi­na 8 de Dia­rio JAÉN, con un ti­tu­lar a diez co­lum­nas, lo anun­cia­ba: “Más de 600 mi­llo­nes pa­ra el plan pro­vin­cial de obras y ser­vi­cios”. So­lo unas ho­ras an­tes, de­cía el ar­tícu­lo, se ha­bía ce­le­bra­do la que fue “la pri­me­ra ver­da­de­ra­men­te eje­cu­ti­va” se­sión ple­na­ria ce­le­bra­da por la Cor­po­ra­ción Pro­vin­cial “en es­ta eta­pa de­mo­crá­ti­ca, ba­jo la pre­si­den­cia de Leo­ca­dio Ma­rín Ro­drí­guez”, re­la­ta­ba la crónica. Una nue­va eta­pa aca­ba­ba de abrir­se pa­ra una tie­rra, en la que to­dos coin­ci­den hoy, “es­ta­ba to­do por ha­cer”. Es­te se­ría so­lo uno de los pri­me­ros pla­nes, de las cien­tos de apues­tas in­ver­so­ras que le se­gui­rían, pa­ra que la igual­dad pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos que re­co­gía la re­cién es­tre­na­da Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la fue­ra una reali­dad, se vi­vie­ra en el te­rri­to­rio que fue­ra. Hoy, cuan­do se acer­ca el 40 aniver­sa­rio de los ayun­ta­mien­tos y dipu­tacio­nes de­mo­crá­ti­cas, to­ca mi­rar ha­cia de­trás y re­co­no­cer la evo­lu­ción de ca­da rin­cón de la pro­vin­cia, con es­pe­cial aten­ción al pa­pel de es­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes, las más cer­ca­nas al ciu­da­dano y pe­ga­das al te­rri­to­rio.

Mi­rar el Jaén de pleno 1979 es, di­cen hoy los al­cal­des de la pro­vin­cia, ver una fo­to­gra­fía en blan­co y ne­gro de unos pue­blos y ciu­da­des re­cién sa­li­dos de una lar­ga dic­ta­du­ra. Más de­sola­do­ra si ca­be es la ima­gen en al­deas y zo­nas ru­ra­les en los que la “mo­der­ni­dad” de los años 70 to­da­vía ni se ha­bía aso­ma­do. Sus ca­lles sin as­fal­tar eran el ca­mino que ha­bían co­gi­do, en las dos dé­ca­das an­te­rio­res, mi­les de jien­nen­ses pa­ra emi­grar fue­ra de su tie­rra en bús­que­da de tra­ba­jo y, en de­fi­ni­ti­va, un fu­tu­ro me­jor.

La de­mo­cra­cia abrió en­ton­ces la ven­ta­na a los ai­res de cam­bio y los ayun­ta­mien­tos, en aque­lla pri­ma­ve­ra, se lle­na­ron de hom­bres, al­cal­des y con­ce­ja­les, con una in­men­sa e ilu­sio­nan­te ta­rea por de­lan­te: trans­for­mar ca­da uno de sus pue­blos, do­tar­los de ser­vi­cios e in­fra­es­truc­tu­ras dig­nas pa­ra ofre­cer un día a día me­jor a sus ve­ci­nos y un fu­tu­ro más prós­pe­ro. Una ta­rea que hoy, cua­ren­ta años des­pués, es­tá inaca­ba­da, pe­ro no hay du­da del ca­mino con­quis­ta­do.

Es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va, en es­te re­co­rri­do, es la co­mar­ca del Al­to Gua­dal­qui­vir y los nue­ve mu­ni­ci­pios que la con­for­man. Des­de Hi­no­ja­res, uno de los más pe­que­ños en po­bla­ción de to­da la pro­vin­cia, a Ca­zor­la, re­fe­ren­te tu­rís­ti­co en Jaén. Allí es­tán Que­sa­da, Peal, Po­zo Al­cón, Hue­sa, San­to To­mé, La Irue­la y Chi­llué­var. Con sus par­ti­cu­la­ri­da­des, to­dos com­par­ten el mis­mo punto de par­ti­da: cuan­do lle­gó la de­mo­cra­cia y se cons­ti­tu­ye­ron los ayun­ta­mien­tos de­mo­crá­ti­cos su po­bla­ción es­ta­ba di­se­mi­na­da y los ser­vi­cios pú­bli­cos bri­lla­ban por su au­sen­cia. So­lo en po­bla­ción, des­de 1960 has­ta 1980, ha­bía per­di­do unos 15.000 ha­bi­tan­tes, ca­si una ter­ce­ra par­te del to­tal. Pri­me­ro, tu­vie­ron que con­quis­tar me­jo­ras que, aun­que des­de pleno 2018 pue­dan pa­re­cer ni­mias, fue­ron un mun­do: con­se­guir abas­te­ci­mien­to de agua po­ta­ble y luz eléc­tri­ca. En oc­tu­bre de 1985, se pu­bli­ca­ba en es­tas pá­gi­nas una in­for­ma­ción so­bre el avan­ce del Plan de Elec­tri­fi­ca­ción Ru­ral de la pro­vin­cia en la que, a esa al­tu­ra, ya se ha­bían in­ver­ti­do 175 mi­llo­nes de pe­se­tas. De la co­mar­ca de la Sie­rra de Ca­zor­la, re­sal­ta­ba que la línea de la sub­es­ta­ción Que­sa­da a Peal de Be­ce­rro es­ta­ba ter­mi­na­da por un im­por­te de 9.625.000 pe­se­tas y de Que­sa­da a Hue­sa, por un im­por­te 4.363.464 pe­se­tas. Tiem­po an­tes, to­da­vía en 1979, otra no­ti­cia des­ta­ca­ba que la po­bla­ción de Que­sa­da ya te­nía agua “las 24 ho­ras del día”. “Las me­jo­ras del abas­te­ci­mien­to de agua a la po­bla­ción han su­pues­to unos on­ce mi­llo­nes de pe­se­tas en in­ver­sio­nes y Que­sa­da dis­po­ne hoy de agua pa­ra las vein­ti­cua­tro ho­ras del día. Aho­ra se rea­li­za­rán obras, con un pre­su­pues­to de al­go más de dos mi­llo­nes de pe­se­tas pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma del agua a las al­deas del tér­mino mu­ni­ci­pal”, con­ta­ba.

Y so­lu­cio­na­dos los re­cur­sos bá­si­cos, se fi­jó en el ho­ri­zon­te de los años ochen­ta la crea­ción de in­fra­es­truc­tu­ras edu­ca­ti­vas y sa­ni­ta­rias. Si en aque­lla épo­ca, co­mo re­cuer­dan los al­cal­des, en los mu­ni­ci­pios ha­bía ape­nas un mé­di­co pa­ra to­da la po­bla­ción, po­co a po­co se crea­ron, co­mo mí­ni­mo, consultorios has­ta lle­gar hoy a los 19 cen­tros de aten­ción pri­ma­ria re­par­ti­dos por las dis­tin­tas po­bla­cio­nes. Igual­men­te, lle­ga­ron los cen­tros es­co­la­res de di­fe­ren­tes ni­ve­les edu­ca­ti­vos. Al mis­mo tiem­po, otro de los as­pec­tos en los que los ayun­ta­mien­tos de­mo­crá­ti­cos tra­ba­ja­ron fue en la me­jo­ra de vías de co­mu­ni­ca­ción, la reivin­di­ca­ción a las ad­mi­nis­tra­cio­nes com­pe­ten­tes de la crea­ción de más y más se­gu­ras ca­rre­te­ras y tam­bién el arre­glo de ca­mi­nos ru­ra­les, tan im­por­tan­tes pa­ra el oli­var, con me­dios pro­pios. Igual­men­te, ha si­do esen­cial el em­pu­je pa­ra que las coope­ra­ti­vas oli­va­re­ras, las gran­des “em­pre­sas” de ca­da mu­ni­ci­pio, se mo­der­ni­za­ran pa­ra que el es­fuer­zo de los agri­cul­to­res cre­cie­ra en ren­di­mien­to y com­pe­ti­ti­vi­dad, pa­ra lo que tam­bién se apos­tó por la me­jo­ra de los rie­gos.

En la crea­ción de in­fra­es­truc­tu­ras, otro salto des­ta­ca­do fue, ya a par­tir de los años 90, la do­ta­ción mu­ni­ci­pal de cen­tros de­por­ti­vos y es­pa­cios cul­tu­ra­les. Sin des­can­so, en una so­cie­dad ca­da vez más com­ple­ja, los ser­vi­cios so­cia­les han qui­ta­do el sue­ño a mu­chos de es­tos al­cal­des y con­ce­ja­les pa­ra tra­tar de sos­te­ner­los, con sus li­mi­ta­dos re­cur­sos. Co­mo im­pres­cin­di­ble de­fi­nen, en es­tos ca­sos, el sus­ten­to de las ad­mi­nis­tra­cio­nes, es­pe­cial­men­te, la Dipu­tación que, a tra­vés de di­fe­ren­tes lí­neas de ayu­das y sub­ven­cio­nes y pla­nes, co­mo el de obras y ser­vi­cios. Des­de aquel de 1979 has­ta el úl­ti­mo pre­vis­to en las cuen­tas de 2019, apro­ba­das en se­sión ple­na­ria ha­ce po­co más de una se­ma­na, que cuen­ta con 14,1 mi­llo­nes de eu­ros. Una apues­ta por se­guir tra­ba­jan­do pa­ra, co­mo en aque­llos pri­me­ros años de la de­mo­cra­cia, fre­nar la des­po­bla­ción con la crea­ción de em­pleo de ca­li­dad, sin du­da, prin­ci­pal des­ve­lo en­tre los al­cal­des de­mo­crá­ti­cos hoy, cua­tro dé­ca­das des­pués.

La des­po­bla­ción del mun­do ru­ral y el em­pleo son los des­ve­los de los al­cal­des de la co­mar­ca El nue­vo plan de obras y ser­vi­cios pa­ra 2019 es­tá do­ta­do con más de 14 mi­llo­nes de eu­ros

SER­VI­CIOS. La co­mu­ni­ca­ción por ca­rre­te­ra es vi­tal en el par­que; las ca­sas cue­vas son un atrac­ti­vo ge­nuino de Hi­no­ja­res. El par­que de bom­be­ros, en Peal, da ser­vi­cio a to­da la co­mar­ca.

TIEM­PO DE CAM­BIOS. Es­co­la­res en el pa­tio de un co­le­gio de Peal de Be­ce­rro; obras en pleno cre­ci­mien­to tu­rís­ti­co de Ca­zor­la y el ho­gar del ju­bi­la­do de San­to To­mé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.