“He­mos lo­gra­do te­ner los mis­mos ser­vi­cios de las gran­des ciu­da­des”

Diario Jaen - - HOY: ALTO GUADALQUIVIR - MA­NUE­LA MI­LLÁN

Te­ner que ir a un hos­pi­tal a más de cua­ren­ta ki­ló­me­tros, dis­fru­tar de muy po­cos ser­vi­cios o con una ca­rac­te­rís­ti­cas de­fec­tuo­sas y de­pen­der de la huer­ta y el cam­po, era lo más co­mún en Ca­zor­la ha­ce cua­ren­ta años. Un mu­ni­ci­pio ru­ral más que tan so­lo con­ta­ba con dos em­pre­sas, una coo­pe­ra­ti­va y otra que se de­di­ca­ba a la ex­plo­ta­ción de ma­de­ra. Sí, es la mis­ma Ca­zor­la que en la ac­tua­li­dad cuen­ta con un te­ji­do em­pre­sa­rial muy numeroso y que ofre­ce to­dos los ser­vi­cios de una gran ciu­dad. “Yo re­su­mo es­tos cua­ren­ta años co­mo los de la aper­tu­ra de Ca­zor­la al mun­do. Ha­ce cua­tro dé­ca­das éra­mos un mu­ni­ci­pio ru­ral y, en la ac­tua­li­dad, exis­te un te­ji­do em­pre­sa­rial en lo re­fe­ren­te a tu­ris­mo y con­ser­va­ción de la sie­rra tras su de­cla­ra­ción co­mo par­que na­tu­ral que per­mi­te a mu­chas em­pre­sas vi­vir de ello”, co­men­ta el al­cal­de, An­to­nio Jo­sé Ro­drí­guez.

Es­to no quie­re de­cir que los ca­zor­le­ños no se sien­tan or­gu­llo­sos de sus cam­pos de oli­vos, la co­mar­ca lle­va con ho­nor ser los acei­tu­ne­ros al­ti­vos de Her­nán­dez pe­ro, en es­tos años, han sa­bi­do adap­tar­se a los nue­vos tiem­pos y aña­dir a lo que ya te­nían ha­ce cua­tro dé­ca­das, nue­vas for­mas de ri­que­za ba­sa­das en el apro­ve­cha­mien­to de sus re­cur­sos.

Si hay un ele­men­to que ejem­pli­fi­que el gran cam­bio de Ca­zor­la, ese se­ría el de las Rui­nas de San­ta Ma­ría, que ha pa­sa­do de ser una igle­sia a al­ber­gar la ofi­ci­na de tu­ris­mo y ser el lu­gar de en­cuen­tro de los mi­les de tu­ris­tas que vi­si­tan el mu­ni­ci­pio. En lo social, no se pue­de ol­vi­dar que aque­llos pri­me­ros pa­sos de la de­mo­cra­cia se da­ban tras una lar­ga y gris dic­ta­du­ra que ha­bía pro­vo­ca­do gran­des di­fe­ren­cias en­tre los es­pa­ño­les y tam­bién en­tre los jien­nen­ses. “Tras años en los que las cla­ses so­cia­les es­ta­ban muy mar­ca­das, al­go que to­da­vía es­ta­ba la­ten­te en 1978, la so­cie­dad ca­zor­le­ña lo ha su­pe­ra­do, al­go que ha si­do un gran avan­ce co­mo so­cie­dad y cla­ve pa­ra su evo­lu­ción co­mo mu­ni­ci­pio”.

Y el fu­tu­ro, ese en el que ca­da vez ven más cer­ca su pro­pio hos­pi­tal y el cre­ci­mien­to del tu­ris­mo, pe­ro que tam­bién pre­sen­ta nue­vos re­tos. En­tre ellos, y se­gún su pro­pio al­cal­de, es­tá el de lu­char con­tra la mi­gra­ción de las zo­nas ru­ra­les a las ciu­da­des, por los ser­vi­cios de la po­bla­ción en el en­torno ru­ral y, por otro la­do, apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que ofre­cen las co­mu­ni­ca­cio­nes pa­ra que no sea ne­ce­sa­rio “te­ner que sa­lir fue­ra de Ca­zor­la”. Por úl­ti­mo, Ro­drí­guez re­co­no­ce el pa­pel de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas du­ran­te es­tos años, es­pe­cial­men­te el de ayun­ta­mien­tos y el de la Dipu­tación, “vol­ca­dos en el de­sa­rro­llo y cre­ci­mien­to de los mu­ni­ci­pios de la pro­vin­cia pa­ra que es­tas no se vean afec­ta­das por la des­po­bla­ción aun­que, en el ca­so de Ca­zor­la, es­te pro­ble­ma no es­tá sien­do tan acu­sa­do co­mo en otros lu­ga­res de la pro­vin­cia”, ase­gu­ra Ro­drí­guez.

AN­TO­NIO JO­SÉ RO­DRÍ­GUEZ VI­ÑAS Al­cal­de de Ca­zor­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.