“Nues­tro gran desafío es man­te­ner y me­jo­rar los ser­vi­cios al­can­za­dos”

Diario Jaen - - HOY: ALTO GUADALQUIVIR - MA­NUE­LA MI­LLÁN

Peal de Be­ce­rro es un mu­ni­ci­pio se­rrano con una enor­me his­to­ria. En­tre sus lí­neas más re­cien­tes, es­tá la evo­lu­ción del mu­ni­ci­pio en es­tos úl­ti­mos cua­ren­ta años de de­mo­cra­cia. De él se pue­de de­cir que ha cam­bia­do en to­do. “Des­de fi­na­les de los años 70 Peal de Be­ce­rro ini­ció un de­sa­rro­llo ur­ba­nís­ti­co e in­fra­es­truc­tu­ral que le ha per­mi­ti­do con­so­li­dar una po­bla­ción ru­ral que ha va­ria­do es­ca­sos por­cen­ta­jes en es­tos 40 años”, ase­gu­ra Ana Do­lo­res Ru­bia, su al­cal­de­sa. Di­cha trans­for­ma­ción les ha per­mi­ti­do com­ba­tir uno de los gran­des pro­ble­mas a los que se en­fren­tan los mu­ni­ci­pios ru­ra­les de la pro­vin­cia, la des­po­bla­ción. “Mien­tras que el res­to de mu­ni­ci­pios de nues­tro en­torno han su­fri­do gran­des pro­ce­sos de emi­gra­ción, Peal se man­tie­ne es­toi­ca­men­te en sus cin­co mil y po­co ha­bi­tan­tes”, sen­ten­cia Ru­bia.

Los ejem­plos de trans­for­ma­ción son muy nu­me­ro­sos. El al­can­ta­ri­lla­do ha­ce unas dé­ca­das era inexis­ten­te en al­gu­nas ca­lles del ex­tra­rra­dio y en las al­deas y, aho­ra, se ex­tien­de a to­dos los nú­cleos ur­ba­nos y es­tá cons­ti­tui­do por mo­der­nos sis­te­mas de eva­cua­ción de aguas re­si­dua­les am­bien­tal­men­te sos­te­ni­bles, sus afluen­tes es­tán bien ca­na­li­za­dos. Otro de los gran­des cam­bios se con­cen­tra en el alum­bra­do pú­bli­co, que so­lo exis­tía en las ca­lles prin­ci­pa­les ya que otras se ilu­mi­na­ban des­de el alum­bra­do par­ti­cu­lar de las pro­pias ca­sas, aho­ra se ha pa­sa­do a mo­der­nas ins­ta­la­cio­nes de lu­mi­na­rias LED. En el ca­so de la re­co­gi­da de re­si­duos, se rea­li­za­ba so­lo de los desechos or­gá­ni­cos que se acu­mu­la­ban en ver­te­de­ros lo­ca­les ca­ren­tes de gestión, en la ac­tua­li­dad, se ha­ce la re­co­gi­da se­lec­ti­va de ma­te­rial or­gá­ni­co, pro­duc­tos re­ci­cla­bles, ma­te­rias pe­li­gro­sas, en­tre otros. Tam­po­co exis­tían prác­ti­ca­men­te zo­nas ver­des y equi­pa­mien­tos co­mu­ni­ta­rios, ape­nas un par­que pú­bli­co aten­día to­das las ne­ce­si­da­des de es­par­ci­mien­to de la po­bla­ción, pa­sa­do aho­ra a ser uno de los nú­cleos de po­bla­ción con ma­yo­res re­ser­vas en zo­nas ver­des con es­pa­cios li­bres en sis­te­mas ge­ne­ra­les y en to­dos los ba­rrios del mu­ni­ci­pio y las al­deas.

Pa­ra su al­cal­de­sa, Ana Do­lo­res Ru­bio, el ma­yor lo­gro al­can­za­do es­tá en el ser­vi­cio de abas­te­ci­mien­to de agua po­ta­ble. “De dis­fru­tar ape­nas unas ho­ras del agua po­ta­ble al día con las que no se po­día as­pi­rar a crear nue­vos ser­vi­cios pú­bli­cos ni ins­tau­rar ac­ti­vi­dad co­mer­cial o in­dus­trial al­gu­na, an­te la fal­ta y ca­li­dad del agua, he­mos pa­sa­do a te­ner un su­mi­nis­tro de 24 ho­ras, con la in­fraes­truc­tu­ra ne­ce­sa­rias pa­ra ha­cer fren­te al cre­ci­mien­to de la po­bla­ción y a po­si­bles ad­ver­si­da­des o ne­ce­si­da­des pun­tua­les”, ase­gu­ra. Pe­ro es más, la pro­pia Ana Do­lo­res Ru­bio es un ejem­plo de evo­lu­ción de es­tos cua­ren­ta años. Se tra­ta de una mu­jer al fren­te de un Ayun­ta­mien­to, al­go bas­tan­te im­pen­sa­ble ha­ce tan so­lo unas dé­ca­das. Por úl­ti­mo, no hay que ol­vi­dar que un lu­gar se de­fi­ne por sus gen­tes y los de Peal de Be­ce­rro han crea­do un mu­ni­ci­pio ejem­plar en avan­ce y de­sa­rro­llo.

ANA DO­LO­RES RU­BIA SO­RIA Al­cal­de­sa de Peal de Be­ce­rro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.