“Que­dan cues­tio­nes por me­jo­rar, pe­ro el avan­ce es im­por­tan­tí­si­mo”

Diario Jaen - - HOY: ALTO GUADALQUIVIR - PE­PI GA­LE­RA

No­ti­cias tan cu­rio­sas co­mo sig­ni­fi­ca­ti­vas, co­mo la apa­re­ci­da en los pri­me­ros días de 1984 en las pá­gi­nas de Dia­rio JAÉN, dan pis­tas de lo com­pli­ca­do que fue el ca­mino re­co­rri­do en mu­chos rin­co­nes de Jaén, a lo lar­go de los úl­ti­mos 40 años, pa­ra ofre­cer ser­vi­cios que igua­la­ran a sus ciu­da­da­nos con los de cual­quier otro punto de la pro­vin­cia. “Po­zo Al­cón ya cuen­ta con te­lé­fono au­to­má­ti­co pe­ro hay que co­nec­tar mar­can­do el pre­fi­jo de Gra­na­da”, de­cía el ti­tu­lar de la in­for­ma­ción que con­ta­ba que, el día de los San­tos Inocen­tes de 1983, el mu­ni­ci­pio po­ce­ño ha­bía en­tra­do en el sis­te­ma de Te­le­fó­ni­ca pe­ro, por su si­tua­ción y el Puer­to de Tís­car, sin ser una inocen­ta­da, re­que­ría mar­car el pre­fi­jo de la pro­vin­cia ve­ci­na sien­do jien­nen­se. Pe­ro más allá de lo anec­dó­ti­co, el mis­mo tex­to re­co­gía una se­ria preo­cu­pa­ción de los ve­ci­nos. Cin­co años des­pués de la lle­ga­da de la de­mo­cra­cia, los ru­mo­res de la crea­ción de un cen­tro co­mar­cal de salud en Que­sa­da —ve­ci­na po­bla­ción se­pa­ra­da por una “in­fer­nal ca­rre­te­ra a la que to­dos te­men”, de­cía— des­per­tó la reivin­di­ca­ción de su im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad allí. Y la aten­ción sa­ni­ta­ria, no tar­dó en lle­gar. Hoy, dis­po­ne de un cen­tro de salud que con­ta­bi­li­za una 15.000 aten­cio­nes anua­les en Ur­gen­cias y 70.000 en to­tal, con un equi­po for­ma­do por cua­tro mé­di­cos de fa­mi­lia, tres en­fer­me­ras, un pe­dia­tra, un odontólogo, una fi­sio­te­ra­peu­ta, un téc­ni­co de ra­yos y una tra­ba­ja­do­ra social.

“Du­ran­te es­tos 40 años, he­mos po­di­do su­mar una se­rie im­por­tan­te de me­jo­ras en ma­te­ria edu­ca­ti­va, sa­ni­ta­ria, de bie­nes­tar social y de­sa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ras. To­do pa­ra su­mar en igual­dad de opor­tu­ni­da­des en to­dos los te­rri­to­rios”. Lo di­ce Iván Cruz, al­cal­de que, a sus 34, co­mo re­co­no­ce, no vi­vió aque­llos años 70 del blan­co y ne­gro. “Yo na­cí ya en un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, pe­ro re­cuer­do bien lo que ha­bla­ban mis abue­los y mis pa­dres. Ellos nos cuen­tan esa gran ven­ta­na que se abrió por la igual­dad y yo he vi­vi­do es­te avan­ce tan sig­ni­fi­ca­ti­vo”, re­co­no­ce el que es el duo­dé­ci­mo al­cal­de de la De­mo­cra­cia en Po­zo Al­cón. “Es ver­dad que que­dan co­sas por me­jo­rar, pe­ro la evo­lu­ción ha si­do im­por­tan­tí­si­ma pa­ra cons­truir una so­cie­dad más jus­ta e igua­li­ta­ria”, re­co­no­ce. En­tre los avan­ces, pre­ci­sa­men­te, alu­de a que re­cien­te­men­te se cum­plió el vi­gé­si­mo quin­to aniver­sa­rio del cen­tro de salud; la cons­truc­ción del ins­ti­tu­to o la ins­ta­la­ción de in­fra­es­truc­tu­ras co­mo un pa­be­llón de­por­ti­vo. Im­por­tan­te es el pa­pel, co­mo apun­ta, que ha ju­ga­do la Dipu­tación co­mo “alma, ma­dre de los ayun­ta­mien­tos pe­que­ños”. “Sos­tie­ne mu­chas de las di­fi­cul­ta­des que nos en­con­tra­mos y gra­cias a su apo­yo he­mos po­di­do arre­glar ca­lles y, por ejem­plo, en 2015, inau­gu­ra­mos un cen­tro social y cul­tu­ral. “Nues­tro re­to aho­ra es man­te­ner es­te de­sa­rro­llo y la ge­ne­ra­ción de em­pleo pa­ra que la gen­te se pue­da que­dar aquí. Te­ne­mos que po­ner en valor nues­tro po­ten­cial, el tu­rís­ti­co y las ener­gías re­no­va­bles, al tiem­po de la me­jo­ra de la co­mu­ni­ca­ción por ca­rre­te­ra y la crea­ción de nue­vas in­fra­es­truc­tu­ras tu­rís­ti­cas den­tro del par­que”, de­fien­de.

IVÁN CRUZ LO­ZANO Al­cal­de de Po­zo Al­cón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.