“So­mos el pri­mer fren­te pa­ra los ve­ci­nos, cen­tro de la Ad­mi­nis­tra­ción”

Diario Jaen - - HOY: ALTO GUADALQUIVIR - PE­PI GA­LE­RA

Un da­to que ha­bla por sí so­lo: a fi­na­les de los años 70 ha­bía un so­lo mé­di­co pa­ra los más de 2.800 ha­bi­tan­tes de San­to To­mé. Hoy, un con­sul­to­rio mé­di­co con ur­gen­cias 24 ho­ras y tres equi­pos. La com­pa­ra­ti­va la ha­ce Fran­cis­co Ji­mé­nez No­gue­ras, al­cal­de to­me­se­ño y uno de los re­gi­do­res mu­ni­ci­pa­les más ve­te­ra­nos de la pro­vin­cia. Bien co­no­ce la sen­da an­da­da des­de aquel 1979 en el que la de­mo­cra­cia des­em­bar­có en la po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal.

“San­to To­mé era, co­mo mu­chos otros en ese mo­men­to, un pue­blo re­cién sa­li­do de una dic­ta­du­ra en el que se em­pe­za­ba a ver la luz al fi­nal del tú­nel. Ca­lles sin as­fal­tar y agua de con­su­mo de una pé­si­ma ca­li­dad era esa reali­dad en blan­co y ne­gro”, re­fle­xio­na. Po­cos años des­pués, no tar­dó en lle­gar el co­lor: cen­tros es­co­la­res, sa­ni­ta­rios, in­fra­es­truc­tu­ras de­por­ti­vas y arre­glos de ca­mi­nos pa­ra ser­vir a la pri­me­ra ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de la zo­na. “Sa­car la acei­tu­na era una odi­sea. Con el plan de ca­mi­nos de los úl­ti­mos 20 años, se con­si­gue ac­ce­der a cual­quier par­ce­la”, di­ce Ji­mé­nez No­gue­ras. “La Cons­ti­tu­ción de 1978 fue la sal­va­ción de An­da­lu­cía. Hu­bo que tra­ba­jar mu­cho y apo­yar­se en las di­fe­ren­tes ad­mi­nis­tra­cio­nes, co­mo la Dipu­tación”, apun­ta. “Es­ta es la úni­ca que es­tá hoy con los pue­blos pe­que­ños”, de­fien­de.

“¿Quién iba a pen­sar, ha­ce quin­ce años en San­to To­mé, que ten­dría­mos una re­si­den­cia pa­ra per­so­nas ma­yo­res con 50 pla­zas y otra de gra­ve­men­te afec­ta­das?”, se plan­tea el al­cal­de. To­da una “re­vo­lu­ción” que da em­pleo a más de se­sen­ta per­so­nas, es­pe­cial­men­te mu­je­res. Gra­cias a la apues­ta por la Ad­mi­nis­tra­ción lo­cal, apun­ta, un mu­ni­ci­pio de po­co más de 2.200 ha­bi­tan­tes pue­de dis­po­ner hoy de ser­vi­cios “a la al­tu­ra de una cui­dad”.

Él fue al­cal­de, en una pri­me­ra eta­pa, en la le­gis­la­tu­ra de 1991 a 1995, y des­de 1999 a la ac­tua­li­dad. “El día a día ha cam­bia­do mu­cho. Cuan­do yo en­tré, ha­bía me­nos burocracia. Hoy es­tá to­do in­for­ma­ti­za­do y hay que es­tar muy al día, aun­que sea un pue­blo pe­que­ño”, re­co­no­ce. “Pe­ro tam­bién te­ne­mos ma­yor fi­nan­cia­ción. He­mos po­di­do res­pi­rar gra­cias a la Pa­tri­ca y el PIE”, des­ta­ca. “En San­to To­mé, es­ta­mos me­jor eco­nó­mi­ca­men­te que en los años 90. No te­ne­mos deu­da con las ad­mi­nis­tra­cio­nes ni ban­cos, in­clu­so po­de­mos con­tar con un re­ma­nen­te pa­ra ur­gen­cias”, apun­ta.

Y, en tiem­pos en los que la Ad­mi­nis­tra­ción lo­cal es­tá en te­la de jui­cio, de­fien­de el pa­pel de ca­da ayun­ta­mien­to co­mo pri­mer fren­te pa­ra los ciu­da­da­nos: “Al ve­cino, si se la va la luz, no pien­sa en la com­pa­ñía de turno, no­so­tros so­mos la pri­me­ra ven­ta­ni­lla, por­que con­fía en sus al­cal­des y con­ce­ja­les, aquí se les ase­so­ra”. “Vie­nen a pre­gun­tar por la sub­ven­ción de la acei­tu­na o el se­llo del co­che. El Ayun­ta­mien­to, pa­ra mu­cha gen­te, es el cen­tro de to­da la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Y, aun­que no sea nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad, lo ha­ce­mos con gus­to”, ase­gu­ra. Si mi­ra al fu­tu­ro, va­rios pro­yec­tos apun­tan a que la evo­lu­ción y cre­ci­mien­to no pa­ren: “Al si­tuar­nos al pie del Par­que Na­tu­ral, te­ne­mos que mi­rar por que el de­sa­rro­llo tu­rís­ti­co sea una reali­dad en los pró­xi­mos años”.

FRAN­CIS­CO JI­MÉ­NEZ NO­GUE­RAS Al­cal­de de San­to To­mé

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.