“La de­cla­ra­ción de Par­que Na­tu­ral en 1986 fue un gran re­vul­si­vo”

Diario Jaen - - HOY: ALTO GUADALQUIVIR - MA­NUE­LA MI­LLÁN

La puer­ta de la Sie­rra Ca­zor­la, uno de los gran­des pul­mo­nes de la pro­vin­cia. Así se po­dría de­fi­nir es­te mu­ni­ci­pio que, jun­to con sus die­ci­ocho pe­da­nías, ha evo­lu­cio­na­do en las úl­ti­mas dé­ca­das has­ta ser uno de los des­ti­nos fa­vo­ri­tos de quie­nes vi­si­tan la pro­vin­cia. Atrás que­da­ron aque­llos años en los que La Irue­la ape­nas co­pa­ba los me­dios, y si lo ha­cía era pa­ra ha­blar del cam­po o de los mo­vi­mien­to mi­gra­to­rios de sus gen­tes en bus­ca del pan de sus ho­ga­res.

“La prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos ha­ce 40 años era el cam­po, que se com­ple­men­ta­ba con las sa­li­das de ve­ci­nos a otras cam­pa­ñas agrí­co­las, al­go que ha cam­bia­do mu­cho”, ase­gu­ra Jo­sé An­to­nio Oli­va­res Sán­chez, el al­cal­de.

To­do co­men­zó con la lle­ga­da de la de­mo­cra­cia, al­go que su­pu­so el des­per­tar de la gen­te y has­ta de la tie­rra. “Tan­to La Irue­la co­mo el res­to de mu­ni­ci­pios se han trans­for­ma­do des­de en­ton­ces tan­to en in­fra­es­truc­tu­ras co­mo en ser­vi­cios bá­si­cos que han su­pues­to un gran cre­ci­mien­to y una enor­me me­jo­ra en la ca­li­dad de vi­da gra­cias, en gran par­te, a la im­pli­ca­ción de las ad­mi­nis­tra­cio­nes en to­dos es­tos años”, se­gún Oli­va­res.

Pe­ro si hay un mo­men­to en es­tos cua­ren­ta años que lo cam­bia to­do, ese es el nom­bra­mien­to de Re­ser­va de la Bios­fe­ra por la Unes­co en 1983, Par­que Na­tu­ral por el Gobierno an­da­luz en 1986 y Zo­na de Es­pe­cial Pro­tec­ción pa­ra las Aves en 1987, al con­jun­to de las Sie­rras de Ca­zor­la, Se­gu­ra y Las Vi­llas, con una su­per­fi­cie to­tal de 210.000 hec­tá­reas. “Des­de en­ton­ces el de­sa­rro­llo y la apues­ta tu­rís­ti­ca ha si­do cla­ve pa­ra el mu­ni­ci­pio y sus pe­da­nías, tan­to que su­po­ne el 40% de la ri­que­za ac­tual de la zo­na”, ma­ni­fies­ta el al­cal­de, co­mo sím­bo­lo de lo le­jos que que­dan aque­llos años en los que so­lo el cam­po da­ba de co­mer, mo­ti­vo tam­bién pa­ra que mu­chos ya no ten­gan que sa­lir fue­ra de su tie­rra en al­gu­nos me­ses del año. ¿Y qué pa­sa con las gen­tes?, la im­plan­ta­ción de ser­vi­cios com­pa­ra­bles a mu­ni­ci­pios de ma­yor po­bla­ción, la me­jo­ra de las co­mu­ni­ca­cio­nes y de las pro­pias in­fra­es­truc­tu­ras de La Irue­la, tam­bién ha cam­bia­do a sus ha­bi­tan­tes. En pa­la­bras de su má­xi­mo re­pre­sen­tan­te: “La men­ta­li­dad de las per­so­nas es to­tal­men­te di­fe­ren­te, aho­ra son mu­cho más em­pren­de­do­res, no por­que an­tes no lo fue­ran, sino por­que no ha­bía me­dios no eran los mis­mos y aho­ra sí po­de­mos per­mi­tír­nos­lo”.

Aun así que­dan re­tos por de­lan­te. El prin­ci­pal es la des­po­bla­ción, “lu­cha por­que aque­llos jó­ve­nes que se for­man pue­dan que­dar­se en su tie­rra y no ten­gan que mar­char­se le­jos en bus­ca de un fu­tu­ro que de adap­te a sus ne­ce­si­da­des”. El otro gran desafío es no de­jar de cre­cer eco­nó­mi­ca­men­te de la mano del tu­ris­mo, su gran alia­do en la ac­tua­li­dad, por lo que el desafío es que el tu­ris­mo de­je de ser es­ta­cio­nal y se man­ten­ga du­ran­te to­do el año. Por de­lan­te otros 40 años pa­ra ha­cer del mu­ni­ci­pio “un lu­gar lleno de gen­te que se res­pe­ta y cu­ya ban­de­ra sea la de­mo­cra­cia”.

JO­SÉ AN­TO­NIO OLI­VA­RES SÁN­CHEZ Al­cal­de de La Irue­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.