“He­mos pa­sa­do de ser el mu­ni­ci­pio de la ma­le­ta al de la bien­ve­ni­da”

Diario Jaen - - HOY: ALTO GUADALQUIVIR - MA­NUE­LA MI­LLÁN

Hi­no­ja­res es un lu­gar blan­co, que huele a sie­rra, a na­tu­ra­le­za. En la ac­tua­li­dad, Hi­no­ja­res es uno de los mu­ni­ci­pios jien­nen­ses con me­nor nú­me­ro de ha­bi­tan­tes, su­pera al­go más de los 400 ha­bi­tan­tes se­gún las úl­ti­mas es­ti­ma­cio­nes. A lo lar­go de su his­to­ria más re­cien­te han va­ria­do mu­cho su po­bla­ción, he­cho que pro­ba­ble­men­te de­fi­na el ma­yor cam­bio de es­te mu­ni­ci­pio en los úl­ti­mos cua­ren­ta años. “He­mos pa­sa­do de ser el mu­ni­ci­pio don­de ha­cer la ma­le­ta era obli­ga­to­rio a con­ver­tir­nos en un lu­gar de des­tino no so­lo pa­ra los tu­ris­tas que vie­nen de pa­so, sino pa­ra otros mu­chos que se han con­ver­ti­do en re­si­den­tes”, ex­pli­ca el al­cal­de, Ma­ron Mar­tí­nez.

Pa­ra en­ten­der­lo hay que re­tro­ce­der en el tiem­po has­ta aque­llos pri­me­ros años de de­mo­cra­cia e in­clu­so an­tes. Mu­chos jó­ve­nes co­gían su “pe­ta­te” y par­tían ha­cia otros paí­ses co­mo Sui­za, don­de bus­ca­ban un fu­tu­ro pa­ra ellos y sus fa­mi­lias, mien­tras que so­lo al­gu­nas mu­je­res se que­da­ban pa­ra cui­dar de las fa­mi­lias, lo que ex­pli­ca­ría esos des­cen­sos de po­bla­ción du­ran­te las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das. “Era muy di­fí­cil man­te­ner a la fa­mi­lia, por lo que mu­chos nos íba­mos pa­ra aho­rrar di­ne­ro du­ran­te un año y ese pe­rio­do se con­ver­tía en dé­ca­das”, ma­ni­fies­ta Mar­tí­nez, que fue uno de los que par­tió.

Sin em­bar­go, es­to ha cam­bia­do en los úl­ti­mos años y la me­jo­ra de la ca­li­dad de vi­da así co­mo la apues­ta de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra po­ten­ciar el de­sa­rro­llo de los mu­ni­ci­pios ru­ra­les, ha pro­vo­ca­do la vuel­ta de sus ve­ci­nos. “Ca­si to­dos vol­vi­mos en­tre los años 2008 y 2010”, re­co­no­ce el al­cal­de, que se mues­tra or­gu­llo­so del au­men­to de po­bla­ción y de que mu­cho ha­yan po­di­do vol­ver a sus orí­ge­nes. A es­to hay que unir­le la lle­ga­da de ex­tran­je­ros que han de­ci­di­do ins­ta­lar­se en Hi­no­ja­res. “En es­tos úl­ti­mos años, mu­chos ex­tran­je­ros de va­rios paí­ses han ad­qui­ri­do una tie­rra en el mu­ni­ci­pio y se han ins­ta­la­do aquí, ade­más, son muy par­ti­ci­pa­ti­vos y se im­pli­can co­mo el res­to de ve­ci­nos”, ase­gu­ra el al­cal­de, que ad­mi­te que al­gu­nas de las ac­ti­vi­da­des y pu­bli­ca­cio­nes que se rea­li­zan des­de el Ayun­ta­mien­to se crean tan­to en es­pa­ñol co­mo en in­glés, co­mo for­ma de fa­ci­li­tar la in­te­gra­ción del co­lec­ti­vo.

Es­ta se­ría la me­jor ma­ne­ra de re­su­mir la his­to­ria de la de­mo­cra­cia en Hi­no­ja­res, a tra­vés de sus gen­tes. Aun­que el de­sa­rro­llo se ha vis­to re­fle­ja­do tam­bién en otros sec­to­res. El mu­ni­ci­pio cuen­ta con to­dos los ser­vi­cios mí­ni­mos a dis­po­si­ción de los ve­ci­nos, que ca­da vez son más y ya no se li­mi­tan a ilu­mi­na­ción, as­fal­ta­do o ser­vi­cios de agua y ba­su­ra, que aun­que pa­rez­ca prehis­tó­ri­co, no exis­tían en mu­chos lu­ga­res de la pro­vin­cia ha­ce cua­ren­ta años, o se en­con­tra­ban en una si­tua­ción des­me­jo­ra­da. Hi­no­ja­res tam­bién avan­za en co­mu­ni­ca­cio­nes, en in­fra­es­truc­tu­ras y en su te­ji­do em­pre­sa­rial, lo ha­ce en gran par­te gra­cias a los afi­cio­na­dos al tu­ris­mo en la na­tu­ra­le­za, don­de es­te lu­gar tie­ne tan­to que ofre­cer.

MA­RON MAR­TÍ­NEZ SE­VI­LLA Al­cal­de de Hi­no­ja­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.