¿Dón­de fue el cos­mos que fal­ta?

Cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford creen ha­ber re­suel­to una de las pre­gun­tas de ma­yor im­por­tan­cia de la fí­si­ca mo­der­na: ¿por qué el 95 por cien­to del uni­ver­so es­tá des­apa­re­ci­do?

Diario Jaen - - REPORTAJE - EU­RO­PA PRESS

Cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford pue­den ha­ber re­suel­to una de las pre­gun­tas más im­por­tan­tes de la fí­si­ca mo­der­na, con un nue­vo do­cu­men­to que uni­fi­ca la ma­te­ria os­cu­ra y la ener­gía os­cu­ra en un so­lo fe­nó­meno: un flui­do que po­see “ma­sa ne­ga­ti­va”. Si fue­ras a em­pu­jar una ma­sa ne­ga­ti­va, se ace­le­ra­ría ha­cia ti. Es­ta sor­pren­den­te teo­ría tam­bién pue­de re­sul­tar acer­ta­da en una pre­dic­ción que Eins­tein hi­zo ha­ce 100 años.

Nues­tro mo­de­lo ac­tual y am­plia­men­te re­co­no­ci­do del Uni­ver­so, lla­ma­do Lamb­daCDM, no nos di­ce na­da acer­ca de có­mo son fí­si­ca­men­te la ma­te­ria os­cu­ra y la ener­gía os­cu­ra; so­lo sa­be­mos so­bre ellos de­bi­do a los efec­tos gra­vi­ta­to­rios que tie­nen so­bre otra ma­te­ria ob­ser­va­ble.

Es­te nue­vo mo­de­lo, pu­bli­ca­do en “As­tro­nomy and As­trophy­sics” por el doc­tor Ja­mie Far­nes, del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Elec­tró­ni­ca del De­par­ta­men­to de Cien­cias de la Ingeniería de Ox­ford, en Reino Uni­do, ofre­ce una nue­va ex­pli­ca­ción.

“Aho­ra pen­sa­mos que tan­to la ma­te­ria os­cu­ra co­mo la ener­gía os­cu­ra se pue­den uni­fi­car en un flui­do que po­see un ti­po de ‘gra­ve­dad ne­ga­ti­va’, re­pe­lien­do to­do otro ma­te­rial a su al­re­de­dor. Aun­que es­te asun­to nos re­sul­ta pe­cu­liar, su­gie­re que nues­tro cos­mos es si­mé­tri­co tan­to en cua­li­da­des po­si­ti­vas co­mo ne­ga­ti­vas”, ex­pli­ca Far­nes.

An­te­rior­men­te, se ha­bía des­car­ta­do la exis­ten­cia de ma­te­ria ne­ga­ti­va, ya que se pen­sa­ba que es­te ma­te­rial se vol­ve­ría me­nos den­so a me­di­da que el Uni­ver­so se ex­pan­die­ra, lo que va en con­tra de nues­tras ob­ser­va­cio­nes que mues­tran que la ener­gía os­cu­ra no se di­lu­ye con el tiem­po. Sin em­bar­go, la in­ves­ti­ga­ción de Far­nes apli­ca un “ten­sor de crea­ción”, que per­mi­te la crea­ción con­ti­nua de ma­sas ne­ga­ti­vas. De­mues­tra que cuan­do más y más ma­sas ne­ga­ti­vas es­ta­llan con­ti­nua­men­te, es­te flui­do de ma­sa ne­ga­ti­va no se di­lu­ye du­ran­te la ex­pan­sión del cos­mos. De he­cho, el flui­do pa­re­ce ser idén­ti­co a la ener­gía os­cu­ra. La teo­ría de Far­nes tam­bién pro­por­cio­na las pri­me­ras pre­dic­cio­nes co­rrec­tas del com­por­ta­mien­to de los ha­los de ma­te­ria os­cu­ra. La ma­yo­ría de las ga­la­xias gi­ran tan rá­pi­do que de­be­rían es­tar des­tro­zán­do­se, lo que su­gie­re que un “ha­lo” in­vi­si­ble de ma­te­ria os­cu­ra de­be man­te­ner­las jun­tas. La nue­va in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da es­te miér­co­les pre­sen­ta una si­mu­la­ción por or­de­na­dor de las pro­pie­da­des de la ma­sa ne­ga­ti­va, que pre­di­ce la for­ma­ción de ha­los de ma­te­ria os­cu­ra co­mo los in­fe­ri­dos por ob­ser­va­cio­nes que uti­li­zan los ra­dio­te­les­co­pios mo­der­nos.

Al­bert Eins­tein pro­por­cio­nó el pri­mer in­di­cio del uni­ver­so os­cu­ro ha­ce exac­ta­men­te 100 años, cuan­do des­cu­brió un pa­rá­me­tro en sus ecua­cio­nes co­no­ci­do co­mo la “cons­tan­te cos­mo­ló­gi­ca”, que aho­ra sa­be­mos que es si­nó­ni­mo de ener­gía os­cu­ra. Eins­tein lla­mó a la cons­tan­te cos­mo­ló­gi­ca su “gran error”;, aun­que las ob­ser­va­cio­nes as­tro­fí­si­cas mo­der­nas de­mues­tran que es un fe­nó­meno real. En no­tas que se re­mon­tan a 1918, Eins­tein des­cri­bió su cons­tan­te cos­mo­ló­gi­ca y es­cri­bió que “se re­quie­re una mo­di­fi­ca­ción de la teo­ría pa­ra que el es­pa­cio va­cío asu­ma el pa­pel de la gra­ve­dad de las ma­sas ne­ga­ti­vas que se dis­tri­bu­yen por to­do el es­pa­cio in­ter­es­te­lar”. Por lo tan­to, es po­si­ble que el pro­pio Eins­tein pre­di­je­ra un uni­ver­so lleno de ma­sa ne­ga­ti­va. Far­nes sub­ra­ya: “Los en­fo­ques an­te­rio­res pa­ra com­bi­nar la ener­gía os­cu­ra y la ma­te­ria os­cu­ra han in­ten­ta­do mo­di­fi­car la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad ge­ne­ral de Eins­tein, que ha re­sul­ta­do ser in­creí­ble­men­te desafian­te. Es­te nue­vo en­fo­que to­ma dos ideas an­ti­guas que se sa­be que so com­pa­ti­bles con la teo­ría de Eins­tein (ma­sas ne­ga­ti­vas y crea­ción de ma­te­ria) y las com­bi­na”. “El re­sul­ta­do pa­re­ce bas­tan­te bello: la ener­gía os­cu­ra y la ma­te­ria os­cu­ra se pue­den uni­fi­car en una so­la sus­tan­cia, y am­bos efec­tos pue­den ex­pli­car­se sim­ple­men­te co­mo una ma­sa de ma­te­ria po­si­ti­va na­ve­gan­do en un mar de ma­sas ne­ga­ti­vas”, agre­ga el au­tor prin­ci­pal del tra­ba­jo.

ES­TE NUE­VO MO­DE­LO OFRE­CE UNA NUE­VA EX­PLI­CA­CIÓN PA­RA EL ENIG­MA

UN PRO­YEC­TO MUY AM­BI­CIO­SO. Las prue­bas de la teo­ría del doc­tor Far­nes pro­ven­drán de otras rea­li­za­das con un ra­dio­te­les­co­pio de van­guar­dia co­no­ci­do co­mo Squa­re Ki­lo­me­ter Array, un es­fuer­zo in­ter­na­cio­nal pa­ra cons­truir el apa­ra­to más gran­de del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.