In­fan­cia per­di­da

Diario Jaen - - SOLIDARIDAD - CRIS­TÓ­BAL FÁBREGA. COOR­DI­NA­DOR AM­NIS­TÍA IN­TER­NA­CIO­NAL JAÉN

En su obra “Pe­ter Pan y Wendy”, el es­cri­tor es­co­cés Ja­mes Matt­hew Ba­rrie nos pre­sen­ta a unos pin­to­res­cos per­so­na­jes que ha­bi­tan en el país de Nun­ca Ja­más: los Ni­ños Per­di­dos. Pe­ro no­so­tros no que­re­mos ha­blar de esos ni­ños que se niegan a cre­cer, sino de aque­llos que pierden su in­fan­cia por el des­co­no­ci­mien­to de sus de­re­chos por la so­cie­dad en la que ha­bi­tan. El 20 de no­viem­bre de 1989 se pro­cla­mó la Con­ven­ción In­ter­na­cio­nal de los de­re­chos del Ni­ño, pe­ro eso no quie­re de­cir que se res­pe­te. En Egip­to se de­tie­ne a ado­les­cen­tes a los que se les vio­la y tor­tu­ra. La Con­ven­ción es ta­jan­te so­bre el tra­to que de­be dar­se a los me­no­res de­te­ni­dos. Ni se les pri­va­rá de la li­ber­tad ile­gal­men­te ni su­fri­rán cas­ti­gos cor­po­ra­les. En Ye­men se es­tá pro­du­cien­do el ase­si­na­to y la mu­ti­la­ción de ni­ños. Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal ha do­cu­men­ta­do reite­ra­da­men­te vio­la­cio­nes del de­re­cho in­ter­na­cio­nal de los de­re­chos hu­ma­nos y del de­re­cho in­ter­na­cio­nal hu­ma­ni­ta­rio co­me­ti­das por la coa­li­ción li­de­ra­da por Ara­bia Sau­di du­ran­te el con­flic­to. Ata­ques aé­reos con­tra es­cue­las y hos­pi­ta­les y uso de mu­ni­cio­nes de ra­ci­mo han ma­ta­do y mu­ti­la­do a me­no­res. Más de 240.000 ni­ños y ni­ñas rohing­yas han hui­do de la lim­pie­za ét­ni­ca en Myan­mar y UNI­CEF ha de­nun­cia­do que Bo­ko Ha­ram ha uti­li­za­do a 83 me­no­res, en su ma­yo­ría ni­ñas, co­mo bom­bas hu­ma­nas en el no­res­te de Ni­ge­ria en lo que va de año.

Al­re­de­dor de 17 mi­llo­nes de ni­ñas se que­dan em­ba­ra­za­das y se con­vier­ten en ma­dres ca­da año. Su in­fan­cia ter­mi­na an­tes de tiem­po y se po­ne en pe­li­gro su salud, su educación y sus pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas. Es­tos em­ba­ra­zos in­fan­ti­les, mu­chos de ellos con­se­cuen­cia de abu­sos se­xua­les, au­men­tan los po­si­bles ries­gos. La mu­ti­la­ción ge­ni­tal fe­me­ni­na, los em­ba­ra­zos for­za­dos y los ma­tri­mo­nios pre­co­ces son al­gu­nas de las gra­ves vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos que afec­tan a las ni­ñas de ma­ne­ra des­pro­por­cio­na­da. En el mun­do hay 30 mi­llo­nes de ni­ños y ni­ñas que vi­ven le­jos de sus ho­ga­res por ha­ber­se vis­to obli­ga­dos a des­pla­zar­se a otro país. Si tie­nen que ha­cer el ca­mino so­los, la si­tua­ción em­peo­ra ex­po­nen­cial­men­te. La fal­ta les ex­po­nen a múl­ti­ples ad­ver­si­da­des y ha­ce que los ni­ños aban­do­nen pre­coz­men­te su in­fan­cia. Te­ne­mos una le­gis­la­ción que per­mi­te que los me­no­res mi­gran­tes sean re­cha­za­dos cuan­do lle­gan a los pues­tos fron­te­ri­zos, sin co­no­cer su si­tua­ción par­ti­cu­lar y su vul­ne­ra­bi­li­dad. Nor­mas que per­mi­ten de­cla­rar adul­tos a los ni­ños y ni­ñas que lo­gran en­trar al te­rri­to­rio desafian­do to­das las ad­ver­si­da­des, sin ni si­quie­ra ha­blar con ellos y ellas. Le­yes que per­mi­ten de­jar­les en lim­bos ju­rí­di­cos has­ta el mo­men­to en el que se en­cuen­tran en si­tua­ción de irre­gu­la­ri­dad ad­mi­nis­tra­ti­va y de des­am­pa­ro. Ac­tual­men­te se cal­cu­la que hay unos 300.000 ni­ños y ni­ñas sol­da­do en to­do el mun­do. Se ven obli­ga­dos a con­ver­tir­se en com­ba­tien­tes involuntarios. Mu­chos es­tán di­rec­ta­men­te en la línea de com­ba­te y otros son obli­ga­dos a ejer­cer co­mo co­ci­ne­ros, men­sa­je­ros, es­cla­vas se­xua­les, o pa­ra rea­li­zar ata­ques sui­ci­das… Du­ran­te el tiem­po en el que es­tos ni­ños es­tán vin­cu­la­dos a las fuer­zas y gru­pos ar­ma­dos, son tes­ti­gos y víctimas de te­rri­bles ac­tos de vio­len­cia e in­clu­so son obli­ga­dos a ejer­cer­la. Hay una in­fan­cia que se en­cuen­tra per­di­da, aban­do­na­da por las so­cie­da­des que tie­nen la obli­ga­ción de pro­te­ger­los. Son el fu­tu­ro del mun­do y nues­tro mun­do se en­car­ga de que­bran­tar su inocen­cia an­tes de tiem­po. No son co­mo los ni­ños per­di­dos de Nun­ca Ja­más que no quie­ren cre­cer. Al con­tra­rio, son ni­ños que cre­cen an­tes de tiem­po y a los que no da­mos la pro­tec­ción a la que tie­nen de­re­cho se­gún los ins­tru­men­tos in­ter­na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos. de ex­clu­sión social.

SE VEN OBLI­GA­DOS A CON­VER­TIR­SE EN COM­BA­TIEN­TES INVOLUNTARIOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.