No­ches car­ga­das de frío y ca­lor hu­mano

Una crónica tan cru­da co­mo en­tra­ña­ble es­cri­ta por la pla­ta­for­ma Círcu­lo de Si­len­cio, que abre sus bra­zos a quie­nes lle­gan des­de sus paí­ses de ori­gen en bus­ca de tra­ba­jo y se en­cuen­tran con una reali­dad que los abo­ca a la ca­lle

Diario Jaen - - COLABORACIÓN - CÍRCU­LO DE SI­LEN­CIO JAÉN

Em­pe­za­mos con es­te ar­tícu­lo un gru­po de tex­tos que que­re­mos com­par­tir con la po­bla­ción de nues­tra pro­vin­cia de for­ma men­sual y en re­fe­ren­cia al te­ma mi­gra­to­rio, que tan lle­va­do y traí­do es­tá en nues­tros me­dios de co­mu­ni­ca­ción sea por ex­pre­sio­nes de Trump, por los lí­de­res de las fuer­zas po­lí­ti­cas eu­ro­peas y es­pa­ño­las ó por el mis­mo Pa­pa Fran­cis­co que no ce­ja en sus re­co­men­da­cio­nes. Quie­nes es­ta­mos tras es­tos pe­que­ños tex­tos que os ire­mos ofre­cien­do, no so­mos im­par­cia­les. Lo sa­be­mos. Par­ti­ci­pa­mos del “Círcu­lo de Si­len­cio” y so­mos una pla­ta­for­ma de aco­gi­da, de apo­yo a las per­so­nas con­tra las fron­te­ras y la pre­ca­rie­dad que su­fren tan­tos in­mi­gran­tes en nues­tra pro­vin­cia.

Nos he­mos co­no­ci­do des­de dis­tin­tos ám­bi­tos de so­li­da­ri­dad de Jaén, crean­do víncu­los en­tre no­so­tros y con otras per­so­nas y co­lec­ti­vos que lu­chan por la li­bre cir­cu­la­ción de per­so­nas, el de­re­cho a mi­grar y una so­cie­dad di­fe­ren­te, don­de nin­gún ser hu­mano sea ile­gal y don­de los sue­ños de dig­ni­dad de ca­da per­so­na y por otro mun­do po­si­ble pue­dan rea­li­zar­se.

Nues­tra pla­ta­for­ma es­tá for­ma­da por co­lec­ti­vos co­mo Jaén Aco­ge, Se­cre­ta­ria­do de Mi­gra­cio­nes de la Dió­ce­sis de Jaén, Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal, Cá­ri­tas, Pro­yec­to Ra­jab, Po­bla­do Mun­do, HOAC, In­teRed…Y nos con­cen­tra­mos ca­da ter­cer mar­tes de mes en Jaén y ca­da se­gun­do miér­co­les en Li­na­res. Es­ta­mos en es­te mes de di­ciem­bre en ple­na Cam­pa­ña de Re­co­gi­da de acei­tu­na. Es­ta­mos vien­do en nues­tras ca­lles per­so­nas car­ga­das de ma­le­tas, mo­chi­las ó man­tas bus­can­do un ta­jo don­de tra­ba­jar la tem­po­ra­da. Y te­ne­mos des­de Cá­ri­tas el dis­po­si­ti­vo de Apo­yo a Tem­po­re­ros en pleno ren­di­mien­to. Es un gru­po de vo­lun­ta­rios que se re­pa­ren de lu­nes a do­min­go y que ca­da no­che sa­len en bus­ca de las Per­so­nas. Esas per­so­nas que se en­cuen­tran al la­do de esas mo­chi­las y man­tas y que no siem­pre ve­mos. Ofre­ce­mos al­go ca­lien­te, un cal­do, un ca­fé…pe­ro esa es la ex­cu­sa, no elob­je­ti­vo. Ofre­ce­mos al­go más: char­la, con­ver­sa­ción de tú a tú, es­cu­cha si­len­cio­sa y re­ve­ren­cial a me­nu­do…por­que sur­gen re­la­tos de las per­so­nas con las que nos en­con­tra­mos que son te­rreno sa­gra­do. Re­ta­zos de sus vi­das que a ve­ces en­tre lá­gri­mas y otras en­tre son­ri­sas es­cu­cha­mos siem­pre con el co­ra­zón abier­to a la no­ve­dad que nos apor­ta ca­da per­so­na con la que nos sen­ta­mos a dia­lo­gar. Y así nos en­con­tra­mos con no­ches car­ga­das de frío y ca­lor hu­mano. Con his­to­rias lle­nas de ter­nu­ra y es­pe­ran­za… En es­tas no­ches en­con­tra­mos ate­ri­dos de frío a chi­cos de Ma­li, Se­ne­gal, Ma­rrue­cos, con los que ha­bla­mos me­dio en cas­te­llano, me­dio in­glés-fran­cés. Nos di­cen que ya pa­sa­ron tres no­ches en el al­ber­gue y que aun­que hay pla­zas li­bres, no pue­den vol­ver a per­noc­tar. O que no tie­nen do­cu­men­ta­ción en re­gla y no pue­den tam­po­co en­trar…en un al­ber­gue pa­ra tran­seún­tes se mi­ra más un pa­pel que la dig­ni­dad de la per­so­na. Y ve­mos a los tra­ba­ja­do­res de nues­tros cam­pos en una si­tua­ción que pa­re­ce ser que los políticos, au­to­ri­da­des y los mis­mos

“DEN­TRO DE UNOS DÍAS LA MA­YO­RÍA RE­CO­GE­RÁN NUES­TRA ACEI­TU­NA” NOS CON­CEN­TRA­MOS EL TER­CER MAR­TES DE MES EN JAÉN Y CA­DA SE­GUN­DO MIÉR­CO­LES, EN LI­NA­RES

jien­nen­ses he­mos nor­ma­li­za­do. Los chi­cos en la ca­lle no se que­jan, asu­men, aguan­tan, es­pe­ran pa­ra no mo­les­tar y al­gu­nos be­ben pa­ra ol­vi­dar. Den­tro de unos días la ma­yo­ría re­co­ge­rán nues­tra acei­tu­na, ge­ne­ra­rán ri­que­za pa­ra los em­pre­sa­rios y al­go pa­ra ellos y sus fa­mi­lias allá en sus paí­ses. Pe­ro no que­re­mos mu­cho más, va­ya a ser que nos re­cuer­den que son co­mo no­so­tros: per­so­nas y… que pa­san frío en nues­tras no­ches de Jaén. Pre­fe­ri­mos ver­los de le­jos, mano de obra y ca­si siem­pre sos­pe­cho­sa, ame­na­za­do­ra…Los ne­ce­si­ta­mos por las ma­ña­nas pa­ra el ta­jo, nos so­bran por las tar­des en la ciu­dad. Nos im­por­tan po­co sus his­to­rias, sus vi­das, sus por­qués. La vi­da da mu­chas vuel­tas. Oja­lá no ten­ga­mos que so­por­tar a un Sal­vi­ni en Ita­lia, em­pu­jan­do a los mi­gran­tes al mar , a un Trump en Es­ta­dos Uni­dos, ti­ro­tean­do a per­so­nas en la fron­te­ra, a un Bol­so­na­ri en Bra­sil ex­pul­san­do in­mi­gran­tes en nom­bre de Dios…To­do pue­de pa­sar

Y mien­tras el Pa­pa Fran­cis­co gri­tan­do por aco­ger, pro­te­ger, pro­mo­ver e in­te­grar a los in­mi­gran­tes en­tre no­so­tros. Y cuán­tos oí­dos pre­ten­di­da­men­te sor­dos. Gra­cias una vez más al Dis­po­si­ti­vo de Tem­po­re­ros por ser es­cu­cha y ca­lor en las no­ches de di­ciem­bre. Sen­ti­mos que que­da mu­cha ta­rea, pe­ro lo fun­da­men­tal, la prin­ci­pal es que no nos acos­tum­bre­mos a ver a una per­so­na en la ca­lle dur­mien­do en pleno frío por ne­ce­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.