La im­por­tan­cia de en­tre­gar fe­li­ci­dad

Diario Jaen - - OPINIÓN -

An­te es­ta so­cie­dad en de­cli­ve, con ese ma­te­ria­lis­mo y he­do­nis­mo exa­cer­ba­do, con esas an­sias de pro­ta­go­nis­mo y de po­der por par­te de to­dos. No mi­ra­mos a nues­tro al­re­de­dor y evi­ta­mos el su­fri­mien­to de los de­más, por­que no­so­tros es­ta­mos em­po­tra­dos en la co­mo­di­dad y en los in­tere­ses per­so­na­les. Qué fal­ta ha­ce que nues­tra so­cie­dad en ge­ne­ral y nues­tros re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos en par­ti­cu­lar, cam­bien sus pos­tu­la­dos, pro­gra­mas, et­cé­te­ra, apar­ten de ese pro­ta­go­nis­mo, po­der e in­tere­ses y mi­ren en ser­vir a los de­más; que es esa su mi­sión y pro­fe­sión. An­toi­ne de Saint-Exu­péry, au­tor de “El Prin­ci­pi­to”, en un pe­río­do par­ti­cu­lar de su vi­da, es­cri­bió es­te be­llo rue­go al cie­lo que yo re­su­mo en lo esen­cial: Ayú­da­me a ha­cer ca­da co­sa de mi pre­sen­te lo me­jor po­si­ble…. Guár­da­me de la in­ge­nua creen­cia de que en la vi­da to­do de­be sa­lir bien. Otór­ga­me la lu­ci­dez de re­co­no­cer que las di­fi­cul­ta­des, las de­rro­tas y los fra­ca­sos son opor­tu­ni­da­des en la vi­da pa­ra cre­cer y ma­du­rar. En­vía­me en el mo­men­to jus­to a al­guien que ten­ga el va­lor de de­cir­me la ver­dad con amor. Haz de mí un ser hu­mano que se sien­ta uni­do a los que su­fren. Per­mí­te­me en­tre­gar­les en el mo­men­to pre­ci­so un ins­tan­te de bon­dad, con o sin pa­la­bras. No me des lo que yo pi­do, sino lo que ne­ce­si­to. ¡En­sé­ña­me el ar­te de los pe­que­ños pa­sos! Sea­mos fe­li­ces con no­so­tros mis­mos y po­dre­mos en­tre­gar fe­li­ci­dad, sin im­por­tar có­mo es el otro. Si­ga­mos aman­do la vi­da tal cual se pre­sen­ta. Val­drá la pe­na apar­tar­se de lo ba­nal y cen­trar­se más en lo pro­fun­do, que es lo que real­men­te nos lle­na y nos sa­tis­fa­ce.

JO­SÉ RA­MÓN TALERO

ISLÁN / JAÉN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.