El man­da­rín

Diario Jaen - - OPINIÓN - JUAN FER­NAN­DO VA­LEN­ZUE­LA MA­GA­ÑA

Re­cor­de­mos la cues­tión del man­da­rín de la que ha­blá­ba­mos el mes pa­sa­do. Us­ted tie­ne la po­si­bi­li­dad de he­re­dar una gran for­tu­na con la con­di­ción de ha­cer que un vie­jo man­da­rín en la le­ja­nía de la Chi­na mue­ra. El cri­men que­da­rá im­pu­ne y no so­li­ci­ta de us­ted más que ha­cer un ges­to con la ca­be­za o apre­tar un bo­tón. ¿Ma­ta­ría us­ted al man­da­rín? Vi­mos que es­te cuen­to mo­ral cons­ta­ba de es­tos cua­tro ele­men­tos: el be­ne­fi­cio, la le­ja­nía res­pec­to de aquel a quien se da­ña, la fa­ci­li­dad de la ac­ción y la im­pu­ni­dad. Re­la­cio­na­mos es­ta úl­ti­ma con la co­rrup­ción y anun­cia­mos que hoy ha­bla­ría­mos del in­gre­dien­te de la dis­tan­cia. Da­ñar a al­guien que nos re­sul­ta le­jano pa­re­ce más fá­cil que ha­cer­lo a al­guien pró­xi­mo a no­so­tros. Aris­tó­te­les de­cía que com­pa­de­ce­mos a quie­nes son se­me­jan­tes a no­so­tros en “edad, cos­tum­bres, mo­do de ser, ca­te­go­ría o li­na­je”, así co­mo los pa­de­ci­mien­tos cer­ca­nos en el tiem­po, no los muy an­ti­guos o los del fu­tu­ro, al me­nos no del mis­mo mo­do. La dis­tan­cia, es­pa­cial y tem­po­ral, es­tá re­la­cio­na­da con la com­pa­sión. Mu­chos si­glos des­pués, Di­de­rot apun­ta­ba que “el ase­sino, que aca­ba en las cos­tas de Chi­na, ya no es­tá en con­di­cio­nes de per­ci­bir el ca­dá­ver que ha de­ja­do de­san­grán­do­se a ori­llas del Se­na”. Y Adam Smith ima­gi­na có­mo un eu­ro­peo de­cen­te se en­tris­te­ce­ría por la no­ti­cia de un te­rre­mo­to de­vas­ta­dor en Chi­na pa­ra pa­sar des­pués a sus pro­pias cui­tas, al­gu­na de las cua­les po­dría qui­tar­le el sue­ño que no en­tur­bia­rían los ca­dá­ve­res de tan­tos her­ma­nos desconocidos. Tan­to in­di­vi­dual co­mo co­lec­ti­va­men­te, el pro­gre­so mo­ral ha con­sis­ti­do en con­tra­rres­tar ese egoís­mo na­tu­ral, en apli­car nues­tros prin­ci­pios a un cam­po ca­da vez más am­plio. El psi­có­lo­go Köhl­berg es­tu­dió el desa­rro­llo mo­ral de la per­so­na, si­tuán­do­la al prin­ci­pio en un es­ta­dio egoís­ta y de­pen­dien­te de re­com­pen­sas y cas­ti­gos has­ta lle­gar al res­pe­to a unos prin­ci­pios uni­ver­sa­les, pa­san­do an­tes, en­tre otros es­ta­dios, por el de ca­ma­ra­de­ría y pro­xi­mi­dad. De la im­pu­ni­dad a la

má­xi­ma dis­tan­cia, di­ría­mos en los tér­mi­nos de la cues­tión del man­da­rín. Si ha­bla­mos co­lec­ti­va­men­te, co­mo co­mu­ni­dad, ¿no in­quie­ta nues­tra con­cien­cia la sos­pe­cha de si nues­tra vi­da con­for­ta­ble no es­ta­rá sien­do com­pra­da al pre­cio de la mi­se­ria de otros, de si no es­ta­mos ma­tan­do al man­da­rín con­ti­nua y co­mu­ni­ta­ria­men­te? Tal vez la Chi­na de nues­tra cues­tión ten­ga que ser hoy sus­ti­tui­da por In­dia, don­de na­da cues­ta ima­gi­nar a tra­ba­ja­do­res ex­plo­ta­dos por mar­cas cu­yos pro­duc­tos po­de­mos com­prar, por tal ex­plo­ta­ción pre­ci­sa­men­te, a un pre­cio ase­qui­ble. O por Ye­men, un país tan dis­tan­te emo­cio­nal­men­te que no im­por­ta si las ar­mas que ven­de­mos a Ara­bia Saudí pue­den ser uti­li­za­das con­tra su po­bla­ción siem­pre que se ase­gu­ren los seis mil pues­tos de tra­ba­jo que per­mi­te el con­tra­to de cin­co cor­be­tas pa­ra es­te país con Na­van­tia (re­ví­se­se el re­cien­te ca­so y dí­ga­se si no es per­ti­nen­te ahí la cues­tión del man­da­rín). La in­ter­re­la­ción en­tre to­do lo hu­mano no es ya un ideal, sino un he­cho. De ahí que la jus­ti­cia ten­ga que ser glo­bal. Sin em­bar­go, da la im­pre­sión de que la po­lí­ti­ca se ha­ya atra­pa­da en con­cep­tos lo­ca­les, es­ta­ta­les, y es in­ca­paz de con­tro­lar el ver­da­de­ro po­der, si­tua­do fue­ra de to­do te­rri­to­rio y ca­ren­te de fron­te­ras. Es esa la zo­na os­cu­ra de la glo­ba­li­za­ción, que ha ge­ne­ra­do dis­tó­pi­cas pe­sa­di­llas. El ciu­da­dano sien­te hoy que el rum­bo de las co­sas no de­pen­de ya de él y que es­tá a mer­ced de gol­pes que no pue­de pre­ver. ¿No se vi­ven es­tos a ve­ces co­mo el cas­ti­go por la muer­te de los man­da­ri­nes? Y del mis­mo mo­do que ya na­da hu­mano, por le­jano que sea es­pa­cial­men­te, pue­de re­sul­tar­nos ajeno, el pa­sa­do y el fu­tu­ro im­po­nen de­be­res al hom­bre de hoy. Las po­si­bi­li­da­des am­bi­va­len­tes de nues­tra ca­pa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca po­nen de ma­ni­fies­to la ne­ce­si­dad de pre­ser­var res­tos pre­té­ri­tos y, so­bre to­do, las obli­ga­cio­nes con las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras. Nun­ca es­tas han es­ta­do tan cer­ca de no­so­tros, re­cla­man­do su de­re­cho a un pla­ne­ta ha­bi­ta­ble.

El cuen­to cons­ta­ba de cua­tro ele­men­tos: el be­ne­fi­cio, la le­ja­nía, la fa­ci­li­dad y la im­pu­ni­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.